La información económica de los líderes

Las constructoras de obra civil superan la crisis con internacionalización y divesificación

Las principales compañías valencianas del sector han optado por la internacionalización y la diversificación de su actividad inicial hacia otras áreas como el medioambiente, los servicios o las concesiones. Pero también han encontrado en la especialización un factor de competitividad para acceder con éxito a concursos públicos fuera de España.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]El sector de obra civil está soportando en gran medida los recortes en la inversión para ajustar el déficit de las administraciones públicas, lo que hasta la fecha ha supuesto un incremento significativo de las cifras de desempleo y una contracción importante de su actividad, que ha llevado a la reducción del tamaño de las empresas e incluso a su desaparición del mercado.

José Luis Macicior

José Luis Macicior

El deterioro de las cuentas públicas españolas ha marcado un punto de inflexión en el sector de obra civil, que en la mayoría de los casos, pasa por impulsar la proyección internacional de las empresas constructoras, “reorientando nuestra actividad hacia el exterior” como explica José Luis Macicior, director general de Rover Alcisa.

En 2011, esta compañía sondeó el mercado exterior preseleccionando zonas: Golfo Pérsico, Magreb, América Latina, y países europeos con fondos destinados al desarrollo de las infraestructuras, fijándose en países que ofrecían razonables condiciones de seguridad y potencial de inversión en infraestructuras.

Esta labor de sondeo de mercados les ha dado ya un conocimiento suficiente de algunos países y les ha permitido centrarse en los más adecuados, así como enfocar en cada uno de ellos la forma en que Rover Alcisa puede estar presente (socio local, clientes, tipo de obra a licitar, etc.).

Hoy Rover Alcisa cuenta con una delegación propia en Colombia, en donde cuenta con importantes socios locales, lo que les permite optar a contratos de relevancia. En similar situación está la zona del Golfo Pérsico, especialmente en Arabia Saudí y los Emiratos Árabes, en la que Rover Alcisa opta a proyectos de gran envergadura. En el resto de países, Argelia, Polonia y Turquía, selecciona únicamente obras ferroviarias.

“El valor añadido de Rover Alcisa -sostiene su director general, José Luis Macicior-, es nuestra capacidad para realizar cualquier tipo de obra, ya que disponemos de amplios medios técnicos y tecnológicos para acometer y aportar soluciones técnicamente complejas en la culminación del cualquier proyecto en el ámbito de la obra pública”.

“No obstante, hemos marcado una preferencia por nuestra especialidad ferroviaria en el exterior”. De ahí, que Rover Alcisa en algunos países solo licite obra ferroviaria.

LATINOAMÉRICA, EUROPA DEL ESTE Y NORTE DE ÁFRICA

También Ocide apostó por la internacionalización al primer indicio de cambio de tendencia. Con presencia en Europa del este desde hace más de cuatro años y con cartera actual para mantener cifras de negocio durante los próximos dos años, la compañía que dirige Rafael Casado está actualmente valorando su entrada en otros mercados como el norte de África y Sudamérica.

Microsoft Word - Documento2En este momento, Ocide se centra en Europa del este, con proyectos de inversión directa con fondos europeos, sobre todo en el sector del agua y de las infraestructuras viarias y de transporte. También están estudiando proyectos en el norte de África y Sudamérica, con características similares.

También para Cyes el área de Europa del este es un mercado interesante, precisamente, por la presencia de fondos europeos destinados a la mejora de las infraestructuras. Actualmente, Rumanía es el país que presenta mejores oportunidades.Y sin descuidar el norte de África, que está experimentando un crecimiento que vendrá acompañado de importantes inversiones en infraestructuras y dotaciones sociales. En Argelia, Cyes prevé nuevas adjudicaciones.

Al acudir a otros mercados las empresas españolas se encuentran con determinadas exigencias. Así, la colaboración con empresas locales es complicada, ya que la tipología de asociaciones es completamente distinta a las que se producen en España.

Por ejemplo, en Europa del este la asociación supone que cada empresa es responsable de una parte del contrato, acorde con su participación. Mientras que en España, las UTE normalmente suponen que ambas empresas son completamente responsables de la globalidad del contrato, y finalmente al resultado aplican su participación.

Además en materia de financiación se exigen avales de licitación (del 5% del valor de licitación) y posteriormente avales de garantía de buena ejecución (normalmente del 10% del valor del contrato). Adicionalmente se solicitan cartas de acceso a créditos del 20% del valor del contrato, para garantizar el cash flow del contrato por un periodo de 2 a 6 meses.

2013-sept-infreestruc-Cyes-TOGO-terminal-2A todo ello, Rafael Casado, director general de Ocide, añade las dificultades cada vez mayores que plantean las entidades financieras para la emisión de estas garantías. “Sería necesario un mayor apoyo e implicación de las administraciones españolas hacia las empresas para la obtención de estas garantías”.

FINANCIACIÓN 

En similares términos se expresa Alejandro Almenar, consejero delegado de Cyes, al constatar problemas en la obtención de avales para estos proyectos en el exterior. “Las entidades financieras son reticentes a apoyarnos en este camino y, muchas veces, tenemos que recurrir a entidades de fuera de nuestro país. Es un problema generalizado del sector que no tiene sentido, ya que en este país no podemos permitirnos perder contratos internacionales por no obtener avales de buena ejecución”.

En Cyes apreciaron los primeros síntomas de saturación de la obra civil en España en el año 2006, ya que “el nivel de desarrollo que había alcanzado nuestro país en infraestructuras, muy superior al de países más avanzados, ya dejaba entrever la maduración del mercado”. Por ello, decidieron iniciar el camino de la internacionalización aunque, en un principio, más tímidamente. La crisis posterior les ha hecho acelerar sus proyectos en el extranjero.

2013-sept-infreestruc-Cyes-TOGO-terminal

La dirección de Expansión Internacional de Cyes trazó dos líneas de actuación para abordar su salida al exterior. Por un lado, se han establecido cuatro áreas geográficas denominadas estratégicas, en las que han implantado oficinas propias con la intención de consolidarse en esos mercados siguiendo el ejemplo de lo que han hecho en España. Se trata de las áreas de Latinoamérica, con oficina en Colombia; Europa del Este, donde han constituido una filial en Rumanía; Norte de África, a través de Argelia; y Oriente Medio.

Por otro lado, atienden oportunidades concretas de negocio en dos de sus especialidades, las obras portuarias y el medio ambiente, en lugares en los que no tienen presencia estable. Se trata de contratos que no implican la continuidad posterior de la empresa en el país, como por ejemplo el proyecto que actualmente está en ejecución de una terminal de contenedores para la naviera MSC en Lomé, capital de Togo, y la ampliación del puerto de Ploce, en Croacia.

En ambas estrategias de internacionalización optaron por apoyarse en socios locales. “Se trata de empresas de tamaño similar al nuestro a las que podemos complementar con la experiencia y conocimientos técnicos que nos caracterizan” explica Alejandro Almenar.

Por otro lado, Cyes decidió hace 30 años diversificar su actividad inicial de la construcción hacia otras áreas como el medio ambiente, las concesiones o los servicios. A través de su filial Vareser abarca servicios de limpieza y mantenimiento integral de edificios, recogida y gestión de residuos, limpiezas viarias, jardinería, conservación y rehabilitación de edificios y eficiencia energética.

REPUTACION INTERNACIONAL RECONOCIDA

Tanto Cyes, Rover Alcisa como Ocide cuentan con una larga trayectoria en obra pública de entre cinco y tres décadas. Con estos antecedentes, las empresas valencianas aportan un apreciado know how a los concursos internacionales como son su dilatada experiencia en la contratación de concursos públicos y la experiencia en licitación y ejecución de obras internacionales.

2013-sept-infreestruc-Ocide-manises

“Nuestra experiencia, medios propios y conocimientos técnicos en obra civil y, especialmente portuaria, son una muy buena carta de presentación cuando intentamos hacernos hueco en un nuevo mercado” comenta Alejandro Almenar, consejero delegado de Cyes.

En general, las empresas constructoras españolas tienen un know how muy relevante y por ello muy buena reputación a nivel internacional. En el caso de Cyes, señala su consejero delegado “además hemos apostado por la I+D+i como un valor añadido que ya está siendo reconocido en el exterior”.

La especialización en determinadas áreas permite “cumplir criterios de solvencia técnica muy exigentes” indica desde Ocide, su director general Rafael Casado. “Pero también aportamos a los concursos -prosigue el directivo- flexibilidad, ya que con estructuras muy ajustadas se puede ser competitivo en costes, y por último un balance lance saneado, con un bajo apalancamiento, que permite afrontar el futuro con optimismo”.

Por su parte, Rover Alcisa dispone desde sus inicios, de una destacada presencia en las grandes infraestructuras de obra civil (ferroviarias, carreteras, hidráulicas, medioambientales, portuarias y aeroportuarias así como edificación) realizadas en España con especial incidencia sobre las ferroviarias. “La actuación de la empresa en las grandes vías de comunicación ha sido, y continúa siendo, unos de los activos” señala José Luis Macicior, director general de Rover Alcisa.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter