Para qué sirve el Swap financiero

Swap financiero: ¿Qué es y cuáles son los principales tipos?

Los swap se encuentran entre las innovaciones financieras más exitosas de los últimos años. Se trata de operaciones de permuta pactadas individualmente entre las partes contratantes. En su mayoría, sirven para cubrir riesgos, pero también se pueden utilizar como instrumentos especulativos para optimizar los rendimientos. A diferencia de los contratos a futuros, que en su mayoría están estandarizados y vencen en un momento determinado, se pueden negociar libremente entre los socios contractuales. Estas son apuestas sobre el desarrollo futuro del mercado.

La mayoría de los swaps involucran flujos de efectivo basados ​​en una cantidad de capital, un préstamo o una fianza, aunque el instrumento puede ser casi cualquier cosa. La mayoría de los swaps implican flujos de efectivo basados en un importe principal, como un préstamo o un bono. Aunque el instrumento puede ser casi cualquier cosa. Normalmente, el importe principal no cambia de manos. Cada flujo de caja incluye un componente de la permuta. Uno de los flujos de caja suele ser fijo, mientras que el otro es variable y se basa en un tipo de interés de referencia, un tipo de cambio flotante o el precio de un índice.

¿Qué es un swap?

El swap es un método de intercambio entre dos entes o personas. Los swaps son transacciones de intercambio extrabursátil en las que se intercambian flujos de efectivo futuros. Los socios contractuales pueden utilizar swaps para protegerse contra riesgos específicos. Un swap financiero es un contrato en el que una parte intercambia los flujos de efectivo o el valor de un activo por otro. Por ejemplo, una empresa que paga una tasa flotante puede intercambiar sus pagos de intereses con otra empresa. Esta luego paga a la primera empresa una tasa fija.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Los swaps también se pueden utilizar para intercambiar otros tipos de valor o riesgo, como la posibilidad de incumplimiento de pago de un bono. Un swap puede definirse formalmente como un contrato financiero bilateral que estipula un intercambio de flujos de efectivo, pagos de intereses o pagos de divisas entre dos partes. Este contrato se basa en condiciones especificadas y un monto nominal en el momento de la celebración. Las transacciones de swap se negocian normalmente de forma individual entre las partes y no existe un mercado estandarizado.

Características clave de los swaps

Todo swap que se considere como tal y un negocio serio y rentable debe cumplir una serie de pautas, características o elementos clave para que el mismo sea llevado a cabo con total éxito. Estos elementos son los siguientes:

  • Fecha inicial del intercambio swap y de vencimiento: es importante establecer este elemento desde el principio, ya que se debe pautar un tiempo estimado para alcanzar el objetivo y satisfacer la necesidad de ambas partes.
  • La cantidad monetaria total estimada: esto determinará la cantidad de los flujos monetarios que se deban pagar periódicamente para alcanzar el objetivo propuesto.
  • El interés de ambas partes: pues bien, no será un swap si no se especifica cuál es el interés económico y financiero de ambas partes que se espera alcanzar con el swap.
  • Frecuencia de las cuotas o flujos monetarios.
  • La base de cálculo: con la cual ambas partes determinarán sus flujos.

¿Cuál es la finalidad de un swap?

El swap tiene como finalidad principal, poder definir o proporcionar a las partes la posibilidad de convertir esquemas de pagos con otros esquemas de naturaleza diferente y, así, adaptarse a las necesidades de ambas partes. Otro objetivo de los contratos de swap es aprovechar las ventajas comparativas de costos que tienen los socios de swap en los distintos mercados. Por lo general, estos acuerdos de intercambio se llevan a cabo como transacciones OTC, es decir, negociación extrabursátil, porque no son contratos estandarizados.

Además, las transacciones de swap se pueden utilizar para una variedad de propósitos, como cobertura de riesgo, estructuración de la cartera de acciones, mejora de las estructuras del balance o explotación de oportunidades especulativas. Este tipo de intercambio también acepta intercambios de bienes y servicios, por lo que no necesariamente se cierra a pagos e ingresos monetarios.

¿Cómo funciona un swap?

En un swap financiero, las partes intercambian flujos de efectivo sobre la base de un importe principal. Este importe no se intercambia realmente, para cubrir el riesgo de tipos de interés o para especular. Por ejemplo, la compañía ABC acaba de emitir bonos por valor de 1 millón de dólares con un vencimiento a cinco años y un tipo de interés anual variable definido como el tipo de oferta interbancaria de Londres (LIBOR) más el 1,3%. Supongamos también que el LIBOR está en el 2,5% y que la dirección de la compañía ABC teme una subida de los tipos de interés.

El equipo directivo encuentra otra empresa, XYZ dispuesta a pagar a ABC un tipo de interés anual del LIBOR más el 1,3% sobre un importe principal de 1 millón de dólares durante cinco años. En otras palabras, XYZ financiará los pagos de intereses de ABC sobre su último bono. A cambio, ABC pagará a XYZ un tipo de interés anual fijo del 5% sobre un valor nominal de 1 millón de dólares durante cinco años. ABC se beneficia del swap si los tipos de interés suben significativamente en los próximos cinco años. XYZ se beneficia si los tipos de interés bajan, se mantienen o suben poco.

¿Cuáles son los principales tipos de swaps?

Los swaps se clasifican en tipos de interés y tipos de cambios. Los swaps de tipo de interés se caracterizan porque una de las partes debe pagar flujos monetarios de intereses fijos, a cambio de que la otra parte pague por medio de intereses variables. Por otro lado, el pago de flujo monetario de tipo de cambio, se caracteriza porque una de las partes realiza un pago de interés de tipo fijo en una divisa específica. Mientras que la otra parte debe cancelar pagos de tipo variable con otro tipo de divisa a la de su contraparte.

Los swaps de tipo de interés y de tipo de cambio tienen a su vez dos subtipos: IRS (Interés Rest Swap), los pagos de flujos fijos por flujos variables se realizan en un mismo tipo de divisa. Basis Swap, ocurre casi lo mismo, un pago de tipo fijo por uno de tipo variable en una misma divisa, pero cambia en la frecuencia o bases de dichos pagos. Los swaps de tipo de cambio son: Swap de Divisas, son préstamos con intereses de tipo fijo en divisas diferentes. ‘Floating rate currency swap’, intercambios de tipo variable con diferentes divisas. ‘Cross currency swap’, intercambios con intereses fijos a cambio de intereses variables con diferentes divisas.

Importancia de los swap en el mercado financiero

Los swaps son una de las innovaciones financieras más exitosas de los últimos años. Los socios de los swaps intercambian cuentas por cobrar y pasivos en la misma moneda o en diferentes monedas. Las expectativas sobre la evolución futura (por ejemplo, con tipos de interés y divisas) juegan un papel decisivo. Porque los swaps contienen un acuerdo contractual sobre el intercambio de flujos de pagos futuros (flujos de efectivo). Y a diferencia de las transacciones de futuros, un swap no resulta en cumplimiento físico.

Los participantes en transacciones de swap tienen básicamente dos objetivos diferentes. Algunos quieren reducir el riesgo, otros lo toman porque quieren aumentar sus beneficios. Los swaps hoy en día representan casi el 80% de las operaciones del mercado global financiero, y es que su efectividad es bien evidente. ¿Por qué? Porque se adaptan muy bien a las necesidades e intereses de sus partes, lo cual lo hace un negocio rentable bajo un acuerdo bien definido.

LANTANIA: el futuro en construccion tren-300
ECO3-octubre-2021

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.