La sostenibilidad y su integracion a las estrategias corporativas

Por qué la sostenibilidad se integra en la estrategia corporativa

La sostenibilidad no solo amplía la reputación de una empresa, sino también las cifras en cuanto a desarrollo y crecimiento de la organización. Son muchas las empresas que solo se estancan en el discurso de la sostenibilidad, sin saber que el retorno de la inversión que puede alcanzar es real. El desarrollo de un veraz valor sostenible puede liderar una estrategia corporativa y brindar un conocimiento fijo a la empresa. Durante un largo tiempo, la sostenibilidad fue del todo una cuestión de marketing para las empresas. Estos tiempos llegaron a su fin. Las innovaciones y los modelos de negocios cada día están más guiados hacia cuestiones sostenibles.

¿Qué es la Sostenibilidad?

La sostenibilidad se refiere a la satisfacción de las necesidades actuales, sin comprometer la capacidad que puedan tener las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando así el equilibrio entre el bienestar social, el crecimiento económico y cuidado del medioambiente. De aquí nace la idea del avance sostenible, como aquel modo de progreso que sostiene ese delicado equilibrio hoy, sin exponer los recursos del mañana. En ningún momento debemos olvidar nuestro futuro.

Desde esa idea se pueden extraer varios conceptos adicionales. En este punto nos encontramos con tres definiciones: Sostenibilidad ambiental,  que se enfoca en preservar la biodiversidad sin necesidad de renunciar al progreso económico y social; Sostenibilidad social, que busca la cohesión de la población y su estabilidad y, por último; la sostenibilidad económica, que se encarga de que las actividades que buscan sostenibilidad social y ambiental sean rentables.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Ventajas que brinda a las empresas

  • Imagen de marca optimizada y ventaja competitiva: Las grandes marcas que crean productos ‘sostenibles’ no lo hacen sin razón o por mera casualidad. Se sabe que esto mejorará su imagen y que cada vez son más los clientes que se fijan en los valores de marca antes de comprar. Si estás buscando que los clientes te acepten y te quieran, la sostenibilidad será tu aliada. Sin embargo, los clientes no son nada tontos, por esta razón, si algo en tu marca no concuerda con tu mensaje, se darán cuenta rápidamente.
  • Sube la productividad y reduce los costes: La sostenibilidad nos ayuda a ser eficientes en todo momento, a optimizar el esfuerzo y a conservar los recursos, lo que mejora las labores de los empleados y reduce los costes. La reducción de los costes también se relaciona con estrategias de conservación de agua y energía.
  • Incrementa la capacidad para cumplir con la legislación: Integrar la sostenibilidad te ayudará a encarar a las nuevas regulaciones en cuanto a legislación social y ambiental de manera sencilla, ya que irás un paso por delante y no tendrás dolores de cabeza a futuro.
  • Atrae empleados y buenos inversores: A todo el mundo le gusta asociarse con personas positivas y no quieren tener relación alguna con empresas que estén vinculadas con desastres ecológicos o escándalos de bienestar social. Debes mostrar que tu empresa es respetuosa con el medioambiente y con tus empleados. Así podrás atraer el talento de calidad que deseas emplear y los fondos que se necesitan para expandir tu empresa. Toda organización debe tener en cuenta los límites ambientales, pues deforestar y contaminar sin tener responsabilidad alguna ya no es un modelo válido o aceptado para crecer.

La Sostenibilidad se transforma en un factor competitivo

Diversos estudios destacan la considerable importancia de la sostenibilidad para las ventas. El SVS (Sustainability Value Score) se encarga de medir el éxito económico concreto de las imágenes de sostenibilidad y deja claro que las imágenes de sostenibilidad ya contribuyen de una manera notable a las ventas en numerosas compañías. En consecuencia, la sostenibilidad representa cerca de un 13% de las ventas, aproximadamente.

Un estudio realizado por Boston Consulting ha concluido algo similar:

  1. El compromiso de la sostenibilidad se ve recompensado cuando las empresas comienzan a tener un enfoque integral. Por ejemplo, por si brindan un valor unilateral al compromiso social o a las normas ambientales dentro de la cadena de suministro. Podría terminar siendo una pérdida la estrategia de responsabilidad social empresarial (RSE).
  2. El efecto positivo solo suele ser totalmente medible al cabo de algunos años. Solo entonces, las estrategias de RSE y de sostenibilidad de las empresas abren las puertas a mayores márgenes de beneficio en condiciones de mercado por lo demás idénticas. Esto significarían entonces hasta 12,4 puntos porcentuales por encima de la media.
  3. Los inversores terminaron por reconocer el verdadero impacto que la sostenibilidad tiene dentro del desarrollo de los beneficios. Por esta razón, el aspecto de la responsabilidad social es cada vez más significativo para dichos inversores.
  4. Las empresas que tengan un alto rendimiento alcanzan de un 3% a un 9% de valoraciones de empresas más altas que la media.

La sostenibilidad se integra cada vez más

En conclusión, la sostenibilidad vale la pena y el esfuerzo, siempre puede ponerse en práctica en el sentido de una ventaja competitiva. Si se usa la sostenibilidad como un factor competitivo, el desarrollo sostenible en su conjunto también puede beneficiarse. No cabe duda, que la sostenibilidad trae muchos beneficios y frutos prósperos para las compañías que decidan ponerla en práctica, tomando en consideración que los clientes se fijan cada vez más en los términos ambientales de las marcas. Por esta razón, con el pasar de los años las empresas han ido adaptándose gradualmente a un pensamiento cada vez más sostenible.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.