Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Los retos de las mujeres directivas

Publicado el:
Los retos de las mujeres directivas

Sin embargo, a pesar de estar por encima de la media, estamos muy por detrás de países como Rusia con un 45% de mujeres en puestos directivos, seguido de Filipinas y Lituania con un 39%.

En nuestro país las mujeres representan el 45% del mercado laboral y un 60% son universitarias, pero sólo el 22% alcanzan puestos directivos en las empresas y el 16% son consejeras. Únicamente un 5% son CEO.

Por otro lado, persiste la desigualdad salarial entre hombres y mujeres en las empresas, que en España alcanza un 17,8%, superando la media europea del 16,3%.

Por lo tanto, en España queda mucho camino por recorrer para alcanzar un equilibrio entre los puestos directivos ocupados por mujeres y los ocupados por hombre. Y, sobre todo, surge la pregunta relativa a las causas de esa diferencia.

Los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en el mundo laboral

Son diversos los motivos que se encuentran en la base de las diferencias que existen en el ámbito laboral entre hombres y mujeres y se pueden destacar los siguientes:

  • Dificultad para conciliar vida laboral y familiar

Las mujeres y madres siguen siendo vistas como las principales responsables del cuidado de los hijos y la maternidad suele coincidir en muchos casos con la época de mayor posibilidad de desarrollo profesional.

  • Cultura masculina en las empresas

En algunas empresas permanece una cultura masculinizada que dificulta la progresión y ascenso de las mujeres a puestos directivos. Además, debido a ese tipo cultura, una mujer que alcanza un puesto de dirección se siente poco respaldada.

  • Menor visibilidad

Las mujeres por lo general tienen menos visibilidad, exigen también menos en las empresas y se centran más en desarrollar su trabajo y obtener resultados.

  • Sistemas de promoción poco objetivos

En algunas empresas para promocionar a un hombre se mide su potencial, qué puede aportar en el futuro en base a lo que ha hecho hasta hora, sin embargo, en el caso de las mujeres, se miden los resultados obtenidos. Esto crea un desequilibrio y un doble rasero en el momento de promocionar a un hombre o a una mujer.

En base a los datos anteriormente detallados, es evidente que es necesario un cambio que dé una oportunidad a las mujeres de alcanzar una igualdad que hace años que no tienen. Y ese cambio debe partir de las propias empresas y organizaciones en general, que deben realizar las modificaciones que sean necesarias para que las mujeres accedan a puestos directivos, participen en los comités de dirección, y accedan a los Consejos de Administración.