Netflix a la carta

Este es el modelo de Netflix y cómo genera su beneficio

La industria del entretenimiento no deja de evolucionar y la manera de consumir contenidos audiovisuales ha ido cambiando con los años. Lejos quedan las cintas VHS, los cassettes, los videoclubs y cada vez más, incluso los CD’s. Pero en los últimos años destaca un hito que ha supuesto una revolución en este ámbito: la irrupción de las plataformas de streaming. El usuario puede tener a su disposición un catálogo ilimitado de contenido audiovisual que podrá visualizar desde cualquier dispositivo con acceso a internet y a unos precios fijos mensuales cada vez más competitivos.

¿Qué es Netflix?

Netflix es una plataforma de transmisión de video o ‘streaming’ que ofrece un amplio catálogo de películas, series y documentales para poder disfrutar de ellos en cualquier dispositivo con acceso a internet mediante una suscripción con tarifa fija mensual.

Actualmente, Netflix continúa siendo la plataforma de vídeo en streaming o Vídeo bajo demanda (VOD) líder en el mundo, con 203,7 millones de suscriptores y unos ingresos anuales que superan los 20.000 millones de dólares. La plataforma opera a nivel mundial en 190 países, con películas y series traducidos en 21 idiomas, y todo ello sin publicidad.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En términos empresariales, Netflix, Inc. Es una empresa de entretenimiento de carácter privado con capital abierto, y un servicio de suscripción estadounidense que opera a nivel mundial y cuyo servicio principal es la distribución de contenido audiovisual a través de una plataforma en línea.

¿Cuáles fueron los comienzos de Netflix?

El empresario Reed Hastings y su socio Marc Randolph han contado en numerosas ocasiones una anécdota -un tanto mitificada- sobre cómo surgió la idea de su primer modelo de negocio, que varios años después se convertiría en el gigante de streaming. Fue en 1997, a raíz de la obligación de Randolph de tener que pagar una multa de 40$ a su videoclub habitual de Sillicon Valley por un gran retraso en la devolución de la cinta VHS Apolo 13.

Esta anécdota podía haber quedado en eso. Pero Randolph no se limitó a pagar la multa con resignación, sino que pensó que allí podría haber un posible mercado: una empresa de alquiler de películas vía correo ordinario. Así fueron los inicios de la empresa que, años después, se convertiría en el gigante de streaming. Randolph creó su página web y comenzó con un catálogo inicial de 1.000 películas. La película escogida llegaba por carta al cliente y este tenía un plazo de una semana para devolverla.

A partir de esto, el camino de la empresa atravesó diferentes fases y modelos de negocio. En 1999 introdujeron el método por suscripción, en 2007 comenzaron con su servicio de retransmisión en directo y en 2011 comenzaron a producir contenido propio con la serie House of Cards, que se emitiría en 2013. Netflix cerró el 2018 con unos beneficios que ya superaban los 15 mil millones y con 139 millones de suscriptores.

¿Cuál es el modelo de negocio?

El funcionamiento de la plataforma pionera de streaming es sencillo. Netflix se sirve de dos vías para incluir contenido nuevo en su plataforma: la producción propia o la compra de derechos de autor de producciones ajenas. Pero, ¿de dónde llega el dinero? A través de las suscripciones, que conforman el 100% de su modelo de negocio. Cuantas más suscripciones, más beneficios. Y al contrario. Hay tres tipos de suscripciones, todas ellas mensuales, que van desde los 7,99€ hasta los 15,99€ que cuesta el paquete ‘Premium’.

¿Cómo es viable económicamente?

Detrás del crecimiento de Netflix hay una deuda que no para de crecer, alcanzando cifras muy altas en el cierre de 2020. Esta deuda responde a la fuerte inversión de la plataforma en su apuesta por producir contenido propio. A pesar de esto, la plataforma de entretenimiento es viable económicamente debido a que los ingresos que genera superan con creces a su deuda. Esto no quita que su modelo de negocio necesite una revisión a largo plazo para lograr que los ingresos sigan subiendo pero evitando una deuda perpetua.

Hasta ahora, la compañía siempre ha justificado los altos niveles de deuda como requisito para seguir creciendo, en una estrategia que se basa en el gastar dinero para continuar ganando a largo plazo. Los próximos años serán decisivos para aclarar las dudas sobre la viabilidad del negocio, pero también será imprescindible que la plataforma consiga diferenciarse de la competencia, que también registra un crecimiento sin precedentes en los últimos años.

¿En qué se diferencia de la competencia Netflix?

Netflix sigue siendo la plataforma de streaming líder en el mercado, pero la oferta no para de multiplicarse y cada vez se va acortando más los puestos que le alejan del resto de plataformas. Actualmente compite con otros servicios de vídeo a la carta como HBO, Amazon Prime Video, Movistar+ o Hulu. Pero, ¿cuáles son las características de la plataforma líder que la diferencian de la competencia?

A nivel técnico, Netflix destaca por tener un motor de búsqueda mucho más optimizado, un buscador muy avanzado y con altos niveles de predictibilidad dependiendo del usuario. Además, cuenta con un reproductor versátil y potente.

Por otra parte, a la plataforma coloquialmente se le ha llamado en numerosas ocasiones la “fábrica de churros” por su capacidad de producir contenido propio a niveles que el resto de plataformas ni se acercan. Otro debate sería entrar a la calidad y el impacto de los contenidos, pero no hay duda de que a nivel de cantidad de la oferta audiovisual, la plataforma lidera con creces el mercado.

A nivel de modelo de consumo de contenido, Netflix también tiene un rasgo diferenciador y es que la plataforma lanza las temporadas completas, a diferencia de otras plataformas que su estrategia para generar interés recae en ir sacando episodios.

¿Cuál es el futuro de Netflix?

Solo en el último trimestre de 2020, Netflix ganó en términos netos 8,5 millones de abonados, llevando a 37 millones el total durante 2020 y situando al cierre del año su número de suscriptores por encima de los 200 millones en el ámbito internacional.

El gigante de streaming cerró el año con unos beneficios netos de 2.761 millones de dólares, un 48% más que el año anterior, y una facturación de casi 25.000 millones de dólares. El aumento en la demanda de entretenimiento doméstico responde a la pandemia del coronavirus, que ha hecho aumentar el tiempo que mucha gente pasa en casa.

La plataforma continúa siendo líder en el mercado del streaming, pero tendrá que prestar atención a su modelo de negocio durante los próximos años para poder mantenerse en el primer puesto, diferenciándose de la competencia. Además, la plataforma tendrá que pensar cómo conseguir que sus ingresos no dejen de crecer a la vez que bajan sus gastos, logrando frenar así el endeudamiento perpetuo de la empresa.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

GVA-Sanidad-vacunacion-gripe
IMSKE-artroscopia
GVA-Sanitat-vacunacio-grip

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.