Cuenta de resultados o de perdidas y ganancias

Cuenta de resultados: ¿Qué es, para qué sirve y cuál es su estructura?

La cuenta de resultados es la herramienta que sirve para medir el desempeño de una empresa y evaluar la calidad de su gestión. La cuenta de resultados es uno de los documentos más importantes para una compañía, ya que tiene como objetivo ayudar a determinar si lo que se está haciendo en la empresa está surtiendo efecto o no y por qué.

¿Qué es una Cuenta de resultados?

La cuenta de resultados también conocida como cuenta de pérdidas y ganancias es uno de los documentos contables más importantes del estado financiero. En él, como su nombre lo indica, se muestra la utilidad o pérdida de la empresa, los ingresos y gastos generados.

Es esencial para cada empresario, saber cómo es la cuenta de resultados de su empresa. De esta manera, podrá entender su rendimiento, compararla con los resultados de la competencia y tomar decisiones clave sobre su futuro.

En resumen, la cuenta de resultados o de pérdidas y ganancias puede considerarse como la más importante de todas las cuentas financieras. Muestra el resultado de la organización en un periodo concreto. No obstante, también sirve para analizar cómo se distribuyen los recursos entre las diversas áreas operativas del negocio.

¿Para qué sirve la cuenta de resultados?

La cuenta de resultados es una de las herramientas más importantes para medir la rentabilidad de una empresa. En efecto, gracias a esta información podrás saber cómo se desenvuelve tu negocio: si lo haces bien o mal, si los resultados son positivos o negativos y cuál es el margen que obtienes en las distintas áreas de tu actividad.

En otras palabras, te permite comparar tu performance con el resto del sector y decidir si debes tomar alguna acción correctiva sobre tus procesos o no.

Estructura de la Cuenta de Resultados

La cuenta de resultados es la cuenta financiera por antonomasia. Es la que refleja el resultado económico de un periodo de tiempo, como un mes o un año. Está compuesta por todas las operaciones y transacciones realizadas en dicho periodo y deben ser analizadas para saber si ha sido bueno o malo para la empresa.

En consecuencia, dependiendo de sus propias características particulares, cada empresa requiere diferentes niveles de información en cuanto a detalle y clasificación. De tal manera que, se puede decir con cierta propiedad que cada una debe elaborar su propia estructura obedeciendo a estas características y sus necesidades.

Por esta razón, no se puede hablar de una estructura única o un formato único para la elaboración de la cuenta de resultados.

Elementos de esta cuenta

La cuenta de resultados es el instrumento que permite analizar la performance de una empresa, y se compone de los siguientes elementos.

Información financiera: Esta información tiene que ver con los datos básicos sobre la empresa, como su nombre y razón social, domicilio fiscal y personalidad jurídica. Además, suele contener un breve resumen de los principales aspectos económicos y financieros del negocio en cuestión.

Resultados de un periodo: En esta parte se detallan las ventas realizadas dentro del periodo (incluyendo las devoluciones), así como la utilidad bruta obtenida por el mismo motivo. Normalmente, corresponden al último mes o trimestre para cada año fiscalizado por la administración tributaria del país en donde se ubica tu empresa.

Ingresos y gastos: Aquí aparecen los ingresos totales obtenidos durante el período considerado (que pueden ser un trimestre o medio ejercicio), más sus respectivas deducciones fiscales para estimar el resultado operacional conforme lo requiera la legislación nacional vigente en materia Fiscal Tributaria y Burocracia Administrativa.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.