Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Contrata a un asesor fiscal cualificado para tu empresa

Publicado el:
Evita a los pseudoprofesionales en tu empresa


Asesor de empresa


1-Un asesor de empresa no se limita a recoger y presentar facturas, sino que va más allá, indica el consejero en materia fiscal, contable y laboral para pymes y autónomos, pues se interesará en conocer la actividad de la firma y su “quehacer diario”, conversando con su cliente.


2-Con ello, se preocupa por sus intereses, la calidad del servicio y los medios para alcanzar una óptima gestión. Un asesor fiscal preparado y cualificado, informará al cliente de cada paso que da, explicándole tanto la terminología como los “pormenores que rodean a su gestión”, señala José Antonio Bravo.


3-De igual forma, pondrá al empresario al día sobre los aspectos relacionados con la tarea que realiza como por qué se repercute el IVA y se deduce, qué es el rendimiento empresarial y su diferencia con el del profesional, qué es el RAI y, a veces, incluso hasta “tienen un blog para explicar cosas como esta”, explica.


4-El consejero, hará las labores de consultoría gratuita, para lo que buscará y explicará a su cliente cuáles son los instrumentos más adecuados para mejorar la gestión de su negocio y conocer los productos más útiles del mercado.


5-El asesor intentará ofrecer servicios de valor añadido a sus clientes que les proporcionen satisfacción e innovará en servicios, con el objetivo de diferenciarse. Poseerá amplia formación y dilatada experiencia, sin dejar de formarse con continuidad. Además participará en asociaciones profesionales, foros, lo que le permite tener un amplio abanico de relaciones con expertos y la administración.


6- Con el fin de cuidar a sus clientes, quiénes son su principal fuente de negocio, el asesor contestará a los correos, cogerá las llamadas fuera de su horario laboral, a no ser que haya alguna causa mayor.


7- Un asesor fiscal que se preocupa por su cliente, sólo planteará un recurso administrativo, si considera que hay posibilidad de ganarlo, intentando solucionar el asunto con anterioridad con el funcionario pertinente.