Clasificación de empresas

Clasificación de empresas: ¿Qué es y qué requisitos se necesitan?

Contar con la clasificación empresarial adecuada, es imprescindible y obligatorio para poder obtener contratos de alto valor. Pero no es solo eso, también sirve para otros varios propósitos tales como: acceso a financiamiento y programas gubernamentales, facilitar la toma de decisiones, etc. Además, solicitar la clasificación empresarial se hace inevitable cuando una empresa crece y se hace conocida. Pero… ¿Qué es exactamente la clasificación de empresas y qué se necesita para poder solicitarla? A continuación, te lo decimos.

¿Qué es la Clasificación Empresarial?

La clasificación empresarial es un requisito básico para optar a determinados contratos públicos de cierta envergadura financiera. Se define como un proceso que establece la solvencia financiera y técnica de una empresa. Y establece, a qué tipos de contratos puede optar y a qué licitaciones puede presentarse de acuerdo con su objetivo empresarial.

En otras palabras, se trata de un reconocimiento de la capacidad de una empresa para ejecutar contratos que, en cierto sentido, son más importantes por su dimensión económica. De manera que, el requisito de clasificación puede considerarse como una especie de garantía de la competencia de la empresa, para las autoridades públicas a la hora de seleccionar al adjudicatario.

La clasificación empresarial es de carácter obligatorio para aquellos contratos de obras por un importe igual o superior a 500.000 euros. Mientras que, para los contratos de servicios, no es exigible, aunque sí recomendable.

Este certificado de clasificación empresarial es totalmente intransferible a otras empresas. Solo se podrá hacer en el caso de la clasificación a empresarios individuales y en las fusiones. En el resto de situaciones no estará permitido.

¿Quién otorga el Certificado de clasificación de empresas?

El Certificado de Clasificación Empresarial es otorgado por la Junta Consultiva de Contratación Administrativa. Este organismo depende del Ministerio de Economía y Hacienda del Gobierno de España.

Para la concesión final del certificado nos referimos a la Subdirección General de la Clasificación de Contratistas y Registros de Contratos de la Junta Consultiva de Contratación de la Administración. Esto es posible gracias a un acuerdo con la Comisión de Clasificación que expide el certificado y que se renueva de forma mensual.

¿Qué valora la administración para otorgar a un empresario el certificado de clasificación empresarial?

La administración valorará de forma muy especial la experiencia que tenga la empresa en la ejecución de otros contratos semejantes a los que pretende con la clasificación que busca obtener. Asimismo, también se tiene en cuenta el personal técnico, la maquinaria disponible y los medios económicos de la empresa.

¿Qué vigencia tiene el certificado de clasificación empresarial?

El Certificado de clasificación empresarial tiene vigencia indefinida. Esto quiere decir que no tendrá una caducidad concreta. No obstante, será necesario realizar anualmente la concesión de este certificado para comprobar que la empresa sigue reuniendo los requisitos necesarios.

Se revisará de forma anual la solvencia económica y financiera (SEF), mientras que se esperará a una revisión cada tres años en cuestiones técnicas y profesionales (STP).

La revisión de la clasificación es obligatoria incluso estando el certificado en vigor. Anualmente, se revisará la situación de la empresa para justificar que los recursos que se inscriben en el expediente no han sufrido ninguna variación y que la situación de la empresa sigue siendo solvente (económicamente hablando).

En el caso de la revisión cada tres años, se deberá corroborar la solvencia técnica y profesional. El empresario deberá aportar toda la documentación actualizada de la empresa o proyecto para que la validación sea correcta.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar el certificado de clasificación de empresas?

Para solicitar el certificado de clasificación empresarial, una empresa o un trabajador autónomo deberá reunir todos los requisitos requeridos. Si no se cumple uno de los requisitos, este certificado podrá ser denegado de forma automática.

Según lo establece la ley, podrá realizar o acordar un contrato con las Administraciones Públicas cualquier persona física o jurídica que tenga plena capacidad de obrar. Sin embargo, se deben cumplir ciertos requisitos.

En el caso de las personas físicas, es decir, los trabajadores autónomos, se debe:

  • Ser una persona mayor de edad
  • Estar legalmente capacitado para la obtención del certificado
  • Estar dado de alta en el Registro correspondiente o tener experiencia demostrable
  • Disponer de medios materiales suficientes para la realización de la actividad
  • Capacidad de financiación propia que le permita hacer frente al proyecto.

En el caso de las sociedades, los requisitos que se deben cumplir para solicitar el certificado de clasificación de empresas son:

  • Inscripción en el Registro Mercantil o en el que proceda
  • Tener relación directa con los grupos o subgrupos en los que se quiera clasificar
  • Tener actividad de medios humanos que capaciten a la sociedad para ejercer el trabajo
  • Disponer de medios materiales suficientes para la realización de la actividad
  • Se tendrá en valor los medios que usen el alquiler
  • Presentar una relación de trabajos realizados en los últimos cinco años en el caso de obras. Y de los últimos tres años en el caso de los servicios, que estén acreditados con certificados de buena ejecución
  • Tener capacidad de financiación propia que le permita iniciar los trabajos. La capacidad financiera deberá ser conformada por el Patrimonio Neto de la Empresa.

Mutua Levante Seguros
Taya gestiona y automatiza la Tesoreria
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
Informatica del Este
Infocif bases de datos

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.