Qué es un activo financiero

Activo financiero: ¿Qué son y cómo elegir el mejor para invertir?

El tema presente es uno de los más interesantes en economía, y de los conceptos más fundamentales para entender, si se quiere aprender mucho más sobre finanzas. Este artículo es sobre que es un activo financiero, un concepto primario y básico dentro de la economía y que permite la inversión de un bien no palpable, por un tiempo determinado con el fin de generar ingresos. Entender este concepto también implica entender muchos otros, tales como los pasivos y las inversiones, que determinan la rentabilidad de los negocios.

Un activo financiero es un valor o un contrato, la mayoría de las veces transferible y negociable, que proporciona a su titular ingresos o una plusvalía. Antes de poder gestionar un patrimonio financiero, es necesario conocer el contexto. Compuesto por elementos variables en función de la naturaleza de la persona, el patrimonio financiero persigue, no obstante, un objetivo común que es la constitución del capital para hacerlo crecer y aumentar su valor en el tiempo.

¿Qué son los activos financieros?

Los activos financieros son créditos sobre activos reales o sobre las rentas producidas por esos activos. Los ejemplos incluyen acciones y bonos que por sí solos no son más que papeles sin valor y que no contribuyen directamente a la producción de una mercancía o servicio, sino que derivan su valor de los créditos que llevan. La valoración de los activos reales difieren de los activos financieros debido a sus diferencias. Los activos financieros son más líquidos y tienen un mercado más regulado.

También están fragmentados en pequeñas partes, lo que hace que un mayor número de personas interesadas entren en el mercado. Por ejemplo, comparemos entre la compra de un coche o un terreno y la compra de una acción. Se necesita mucho dinero para comprar un coche o un terreno en comparación con la compra de una acción de una empresa concreta. También es más fácil vender las acciones más rápidamente que el coche o el terreno. Por lo tanto, los activos financieros son más populares para muchos. El mercado relacionado con los activos financieros se llama mercado financiero

Características principales de los activos financieros

Los activos financieros poseen características únicas. La rentabilidad, riesgo y liquidez, son las tres características fundamentales de un activo financiero. Es importante destacar que, según la magnitud o potencialidad de cada característica, se afecta a las demás ya sea de forma positiva o negativa. Un ejemplo claro de esto es que mientras menos líquido sea un activo financiero, tendrá un mayor riesgo de inversión. Pero a su vez, la rentabilidad del mismo será mucho más grande.

Así pues, la rentabilidad de un activo financiero se trata del interés que aporta el activo. Entre mayor sea el interés que este genere, evidentemente, su valor o rentabilidad será mucho más alto. El riesgo es la probabilidad de que el emisor de un activo financiero no cumpla con su parte o su compromiso con el comprador. Es por ello que, ante mayor riesgo, el interés del activo será mucho mayor. Y, por último, la liquidez, que no es más que la capacidad de convertir los activos financieros en dinero real, sin sufrir pérdidas en el proceso.

Clasificación de los activos financieros

Los activos financieros representan un acuerdo legal y monetario. Se pueden clasificar de diferentes maneras

Sobre la base del periodo de vencimiento: se pueden dividir a corto plazo, es decir, un periodo de vencimiento menor a 1 año y a largo plazo con un periodo de vencimiento mayor a un año.

Sobre la base de la propiedad: pueden ser acreedores cuando los titulares se convierten en acreedores de una empresa. Y de propiedad cuando representan un derecho de propiedad.

Sobre la base de la devolución: pueden ser de renta fija cuando tienen una tasa de interés fijo. O de renta variable cuando su tasa de interés varía.

Sobre la base del emisor: pueden ser corporativos si son emitidos por sectores privados o gubernamentales si los emite el Estado.

¿Cómo se utilizan estos activos?

Los activos financieros, también denominados instrumentos o valores financieros, son activos intangibles. A menudo se utilizan para financiar la propiedad de activos tangibles como equipos e inmuebles. En general, los activos financieros cumplen dos funciones económicas principales: la primera es transferir fondos de quienes tienen fondos excedentes para invertir a quienes necesitan una fuente de financiamiento de activos tangibles. El segundo es redistribuir el  riesgo asociado a la inversión en activos tangibles entre diferentes contrapartes según sus preferencias y aversión al riesgo.

Los activos financieros representan derechos legales sobre el efectivo futuro que se espera a menudo con un vencimiento definido. Las contrapartes involucradas en el acuerdo son la institución o entidad que pagará el efectivo futuro (emisor) y los inversores. Algunos ejemplos de activos financieros son: acciones, depósitos bancarios, préstamos. Todos estos instrumentos pueden clasificarse en diferentes categorías según las características del flujo de caja asociado a ellos como ya se explicó.

¿Cómo saber cuál es el mejor activo financiero de inversión?

Para determinar cuál es el mejor activo financiero en el cual invertir se deben tomar en consideración ciertos aspectos:

  • Se deben establecer metas financieras realistas: los activos financieros pueden ponerte en el camino correcto para lograr tus objetivos de inversión, pero primero debes definirlos.
  • Hay que analizar el perfil de riesgo que tienes para invertir: todos tenemos diferentes perfiles de riesgo, combinando factores psicológicos como la tolerancia al riesgo con requisitos de riesgo basados ​​en la necesidad
  • Comprender las ventajas de cada instrumento financiero: hay pros y contras de todo tipo en los activos financieros. Se deben comparar factores como el objetivo, el nivel de riesgo, la gestión y la limitación de tiempo antes de tomar cualquier decisión
  • Buscar ayuda de expertos financieros siempre es una buena opción, ya que lo ideal es tener una cartera diversa que contenga varios tipos de activos financieros

Ejemplos de activos financieros

Los tipos comunes de activos financieros incluyen certificados, bonos, acciones y depósitos bancarios. Un certificado de depósito (CD) es un acuerdo entre un inversor y un banco en el que el inversor se compromete a mantener una cantidad fija de dinero depositada en el banco a cambio de una tasa de interés garantizada. También son ejemplo de activos financieros los fondos mutuos de inversión y los fondos cotizados en bolsa.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.