Miércoles, 17 de Abril de 2024
Pulsa ENTER para buscar
Club Empresas Infonif Podcast Rankings Eventos Revistas

Makalú, la kombucha valenciana que busca competir con los grandes refrescos

Makalú, la kombucha valenciana que busca competir con los grandes refrescos

Son muchas las ideas que se cocinaron durante la época de la pandemia. Fue el caso de Daniel Aguilar y Alejandro Medina, dos compañeros de piso que un día sentados en el sofá decidieron que querían hacer algo juntos. Surgió la idea de emprender un negocio y, tras debatir varias opciones, lo tuvieron claro, querían centrarse en un producto muy de nicho y poco conocido en España: la kombucha. Aguilar sabía cómo elaborar esta bebida fermentada de forma casera, puesto que había vivido 10 años en Australia, donde la kombucha es la bebida no alcohólica más consumida.

A este proyecto se unió más tarde Marta Jiménez, amiga de ambos. Los tres decidieron dejarlo todo y apostar por lo que creían que podía ser una buena idea. De esta forma, nació Makalú, una marca de kombucha valenciana artesanal que busca competir con los grandes refrescos más conocidos del mercado.

La kombucha es un té verde fermentado que contiene una serie de minerales, vitaminas y probióticos que la hacen saludable. Además, es hidratante, antioxidante y con menos azúcares que los refrescos tradicionales.

Los tres socios y amigos iniciaron el proyecto en 2021, constituyeron la empresa en 2022 y este 2024 relanzarán la marca con el objetivo de triplicar el volumen de facturación e introducirse en los canales retail y de supermercados.

Apertura del obrador

Tras comenzar el proyecto a finales de 2021, en 2022 los tres socios deciden aplicar para entrar en Lanzadera, la aceleradora de empresas de Juan Roig, y, para ello, se constituyen como empresa. En ese momento, se instalan en un pequeño altillo de un bajo comercial, donde empiezan a tener sus primeros tanques de 50 litros para producir su receta de kombucha.

Alejandro Medina, Marta Jiménez y Daniel Aguilar, fundadores de Makalú.

Alejandro Medina, Marta Jiménez y Daniel Aguilar, fundadores de Makalú.

Posteriormente, con el objetivo de tener su propio espacio, Daniel Aguilar, Alejandro Medina y Marta Jiménez comienzan una pequeña ronda de inversión de familiares y amigos que les permitió abrir en mayo de 2022 un local en la calle del Bany (Valencia), que servía tanto de centro de producción como de tienda. Hacia finales de 2022, ese espacio se quedó pequeño y se quedaron con el local contiguo que era del mismo propietario.

«Todo eso nos llevó a tener que captar más financiación privada y luego pública. En esa época ya teníamos nuestros primeros clientes, principalmente en el canal Horeca de Valencia», explica la CEO y cofundadora de Makalú, Marta Jiménez.

Aumento de la capacidad productiva

Tras dos años de posicionar la marca en el canal Horeca de Valencia, Makalú ha hecho un acuerdo conjunto con un socio industrial que se encargará de la parte de envasado, de esta forma la marca no solo contará con kombucha en vidrio, también en formato de lata. El objetivo final de todo ello es posicionar el producto, venderlo e introducirlo en nuevos canales, concretamente en retail y supermercados.

Para ello, los tres fundadores acaban de cerrar una ronda de inversión de 150.000 euros con la que pretenden ampliar su capacidad productiva y también relanzar la marca con un rebranding.

«Nos hemos centrado en un producto muy de nicho, pero confiamos en que pueda ser un producto que compita directamente contra los refrescos. Necesitamos mucho ser icónicos, visibles y trabajar mucho esa parte de marca para hacerla llamativa. Apostamos por un único sabor y queremos que sea muy visual a la hora de decisión de compra para nuestros clientes”, señala Jiménez.

Las dificultades de emprender en España

Sobre los obstáculos para emprender un negocio en España, Jiménez asegura que se han encontrado con «muchísimas» dificultades, aunque «no es imposible». «Yo soy ingeniera industrial, venía de un sector con una carrera con proyección, lo primero que pasó fue que mis padres y mi entorno me dijeron que estaba loca. Entonces ya tienes una primera barrera casi emocional que es persuadir y convencer de que estás tomando una buena decisión. Encima emprender con dos amigos un producto en España que casi nadie sabía ni pronunciar», explica.

Botellas de kombucha Makalú.

Botellas de kombucha Makalú.

Otro obstáculo, según la cofundadora de la empresa, fue el capital. Ahí su papel fue fundamental, puesto que ya había gestionado varios proyectos y ese centró en captar financiación: «Eso nos ha salvado, ya que mientras íbamos validando el producto, hemos tenido algo de caja, desde subvenciones públicas hasta capital privado de rondas de financiación».

Objetivo de 2024: triplicar la facturación

En la actualidad, Makalú cuenta con un equipo humano formado por Álex, Dani y Marta y un cuarto socio que se unió más tarde al proyecto. Además, alrededor de cinco perfiles de marketing forman parte del proyecto realizando prácticas.

Alejandro Medina, Marta Jiménez y Daniel Aguilar, fundadores de Makalú.

Alejandro Medina, Marta Jiménez y Daniel Aguilar, fundadores de Makalú.

El propósito de este 2024 es que la marca cambie por completo. Según explica la propia cofundadora, 2023 ha sido «un año pequeñito» en facturación: «Hemos llegado a nuestra capacidad productiva máxima y ahora hemos hecho una transición, hemos estado con el foco en captar inversión y en toda la parte de producción. Este 2024 es el año en el que las métricas de facturación tienen intención de triplicar el volumen del año anterior».

 

Caixa Ontinyent emancipar-te
campaña renta Generalitat
campaña renta Generalitat
Ruta de las barracas Alcati

Dejar una respuesta