Miércoles, 17 de Abril de 2024
Pulsa ENTER para buscar
Club Empresas Infonif Podcast Rankings Eventos Revistas

Carmen Lence: «Buscamos continuidad, no subir el precio de las acciones»

Carmen Lence: «Buscamos continuidad, no subir el precio de las acciones»

«Por una casualidad de la leche», Jesús Lence entró en el negocio lácteo hace casi 50 años. En la actualidad, Grupo Lence es una de las diez empresas lácteas más grandes de España. Su hija, Carmen Lence, es hoy quien lleva las riendas de esta empresa familiar que, por encima de todo, busca su continuidad en la próxima generación y combatir el abandono de las zonas rurales.

Hablamos con Carmen Lence, actual CEO de Grupo Lence, acerca de la continuidad en la empresa familiar, del sector agroalimentario y de liderazgo, entre otras cuestiones.

Carmen Lence, CEO de Grupo Lence

Carmen Lence, CEO de Grupo Lence

Medio siglo en el negocio lácteo

– Grupo Lence aumentó sus ingresos un 10% en 2021. ¿A qué cree que se deben estos buenos resultados?

Efectivamente, a pesar de la escalada de precios que sufrimos desde mediados de 2021, se ha conseguido incrementar la facturación y la rentabilidad con respecto al ejercicio anterior. Este es el resultado de las políticas de mejora continua iniciadas en 2020, que incluyen la digitalización, la optimización de costes, el aumento de la productividad y otros proyectos que han sido claves en la consecución de estos resultados.

Para 2022, prevemos una facturación cercana a los 207 millones de euros y esperamos ser capaces de mantener la rentabilidad de 2021. Este ha sido un año duro, con constantes subidas del precio de la leche en origen que no se han podido trasladar en su totalidad a nuestros clientes. De hecho, la leche en el campo ha subido más de un 45 %, pero la previsión es que el alza interanual alcance el 70%. Sin embargo, el aumento del precio en el lineal ha sido cercano al 27%, una cifra elevada, pero casi 20 puntos inferior al del alza de precio en origen. Esto pone a la empresa en una situación de tener que mejorar su efectividad para poder mantener la rentabilidad.

Desde 1975

– La compañía lleva funcionando desde 1975. ¿Cuál es el secreto?

Mi padre, fundador de Grupo Lence, inculcó en la empresa unos valores que él representaba, como el coraje para ser uno mismo, la persistencia para alcanzar las metas, iniciativa para hacer que las cosas pasen, colaboración y aspirar a la excelencia en todo lo que hacemos. Estos son valores que a día de hoy seguimos promulgando.

Sentimos que somos una empresa que no solo tiene que sobrevivir, sino triunfar, porque si nosotros desaparecemos, el sector lácteo gallego quedaría principalmente en manos de empresas de fuera. Nuestra lucha diaria como empresa familiar compitiendo en una industria de grandes empresas es un reflejo de nuestra misión.

Otra clave vital para nosotros es apostar por Galicia y por su economía. Nos preocupamos por la creación de empleo de calidad y proporcionamos bienes y servicios fundamentales para la población, especialmente en nuestro entorno, Lugo, que es eminentemente rural. No nos preocupamos solo por tener beneficios, también por crear valor para la sociedad.

«Si desaparecemos, el sector lácteo gallego quedaría en manos de empresas extranjeras»

Qué es ser un buen líder, según Carmen Lence

– En su opinión, ¿cuáles son los valores que debe poseer un buen líder? ¿Cree que es diferente el liderazgo en la empresa familiar?

Pronto aprendí la diferencia entre ser un jefe y un líder. Ser jefe puede ser solo un título, los malos jefes tiene autoridad solo por el título. Un líder es la persona que tiene la capacidad de motivar e inspirar a la gente para que consiga un objetivo común y lo hace de tal manera que quienes le siguen creen en el proyecto y se sienten parte de él. El título es lo de menos.

Después, como mujer líder, siempre he creído en la orientación a resultados, la escucha empática y la gestión del tiempo como las claves del liderazgo femenino. Al final, mi vida no es más que la historia del empoderamiento y el coraje para ser uno mismo y crear valor para la empresa.

La ventaja de la empresa familiar es que tiene una visión a largo plazo, por lo general no está supeditada a la presión de dar resultados solo enfocados a maximizar la inversión de los accionistas en el corto plazo.

Premios Economistas de Galicia Carmen Lence

Es un tipo de liderazgo generoso, el compromiso es dejar la empresa a la siguiente generación mejor de como la has encontrado. La empresa no es tuya, solo la cuidas y la haces más fuerte para que pueda seguir generando riqueza por generaciones, no solo para tu familia, sino para las familias y la sociedad en la que está. Esta idea me resulta muy motivadora y realmente me hace sentir que mi vida y mi trabajo tienen sentido.

La empresa familiar en España…

– Casi el 90 % de las empresas españolas son familiares, ¿cree que la empresa familiar está bien cuidada en este país?

El término ‘empresa familiar’ puede recordar a ese restaurante donde todo el personal comparte el mismo apellido o a esa mediana empresa que quebró cuando el hijo del fundador se hizo cargo. Hay empresas familiares de este tipo, pero también se encuentran algunas de las empresas más grandes y mejor gestionadas del mundo como Inditex, Louis Vuitton, Toyota o Kikkoman, que produce salsa de soja en Japón desde hace más de 300 años. De hecho, dos tercios del total de empresas del mundo son familiares.

Las empresas familiares superan en rentabilidad a las no familiares en el largo plazo, como muestra un estudio de las empresas pertenecientes al S&P 500, realizado por Anderson y Reeb. La razón principal es porque la familia propietaria de la empresa controla la gestión y, como comenté antes, la idea es pasar la empresa a la siguiente generación mejor de como la has encontrado.

«Las empresas familiares buscan la continuidad, no maximizar el precio de las acciones a corto plazo»

Además, tienden a ser más conservadoras en su manera de gestionar, controlando la deuda y sin excesos a la hora de contratar y despedir porque el negocio es más que un negocio. Representa a la familia, sus valores, creencias, reputación, su forma de diferenciarse en la sociedad. Las empresas familiares buscan la continuidad, no maximizar el precio de las acciones a corto plazo.

… y sus desafíos

Pero, también se enfrentan a desafíos, y no solo relacionados con el negocio, sino también con la familia como pueden ser el nepotismo, la preparación inadecuada de la próxima generación, los conflictos familiares y, uno de los más comunes, no preparar la sucesión. Un estudio de Beckhard & Dyer estimó que aproximadamente el 70% de todas las empresas familiares se venden o liquidan después de la muerte o la jubilación de sus fundadores.

Esto tiene graves consecuencias sociales y económicas en las comunidades locales, ya que la mayoría de las veces estas empresas, una vez integradas en grandes firmas, pierden las características de empresa familiar y se debilitan sus vínculos con la comunidad.

¿Por qué tantas empresas familiares no planifican la sucesión? Para muchos fundadores que han pasado la mayor parte de su vida trabajando para que la empresa sea un éxito, planificar la sucesión es reconocer que la empresa puede vivir sin ellos y que hay otros que podrían estar mejor preparados para liderar en el futuro. La mayoría de estos líderes pasan por una batalla interna entre lo que es bueno para la empresa –planificación y preparación para la sucesión– y el deseo de mantener el control.

El reto de la sucesión en Grupo Lence

– ¿Y cómo organizan su empresa familiar? ¿Tienen algún tipo de protocolo para asegurar la sucesión?

Hoy en día la empresa está gobernada por un Consejo de Administración en el que están representados los accionistas. Pero antes de llevar las cuentas y propuestas al Consejo de Administración, las discutimos en un Consejo Asesor formado por cuatro asesores independientes, la CEO, el COO y la directora financiera. Mis hijos adolescentes asisten al Consejo Asesor como oyentes dos veces al año.

Es importante que entiendan cómo ser unos dueños responsables, aunque si en el futuro no quieren o no están preparados para trabajar en la empresa tienen que saber ser dueños, rodearse de talento y velar por el bien de la empresa, que al final es el bien de todos los que formamos parte de ella. También trabajan en vacaciones en la empresa con trabajos básicos que les ayudan a apreciar lo que aporta cada uno de los miembros de esta organización. Es importante que entiendan que todo trabajo es digno y todo trabajador debe ser tratado con aprecio y respeto.

Ellos también saben que antes de acceder a una posición de liderazgo en la empresa deben tener una carrera universitaria, haber trabajado en otra empresa fuera de la familiar al menos cinco años con una progresión de carrera y, además, tener un MBA e idiomas.

De la gasolina a la leche

– Además del de la alimentación, también tienen negocios en los sectores de hostelería, inmobiliario e, incluso, gasolineras.

Nuestro negocio original fue una gasolinera. A mi padre le gustaba contar que entró en el negocio lácteo «por una casualidad de la leche», ya que fue como consecuencia de una deuda de un cliente de esa primera gasolinera que le pagó con camiones para trasportar leche. Así empezó el negocio de transporte que más tarde llevó a crear la primera planta de tratado de leche.

La hostelería era un complemento natural para las gasolineras y la inmobiliaria surgió por la necesidad de tener locales para los diferentes negocios. Al final, es un grupo familiar donde unas empresas crean negocio para las otras.

El futuro del sector lácteo español

– ¿Cuál cree que es el futuro de la industria agroalimentaria en España?

Creo que todos somos conscientes de que la situación del sector agroalimentario, y más en concreto el sector lácteo, es complicada. La guerra en Ucrania, la inflación, el cambio climático o el abandono progresivo del rural, entre otros, son retos a los que hay que hacer frente para defender un sector que, si consigue superarlos, tiene un gran futuro, ya que la producción de alimentos tendrá que crecer entre un 60% y un 70% para poder alimentar a la población mundial de 9.000 millones de personas que tendremos en 2050.

Galicia, junto con Irlanda, tienen la posibilidad de convertirse en una de las grandes potencias de producción de leche en Europa. Los gallegos lo tenemos todo para llegar a eso, nos falta superar retos como el aumento de la base territorial o cómo nos adaptamos a todas las exigencias medioambientales pero, sobre todo, nos falta creérnoslo. Tenemos que convencer a las siguientes generaciones de ganaderos para quedarse a trabajar en el rural y de que el sector lácteo gallego tiene futuro.

Otro reto es lograr fijar población en el rural y en Grupo Lence tenemos claro que el futuro pasa por mirar al sector con perspectiva de igualdad de género y apoyar a las nuevas generaciones. Las estadísticas nos muestran que dos de cada tres personas que abandonan el rural son mujeres jóvenes. Este abandono tiene una clara repercusión en el desarrollo del sector primario y la causa de este éxodo femenino no es otra que la falta de oportunidades. Para contribuir al empoderamiento de las ganaderas, hemos puesto en marcha el programa Ganaderas con Actitud Río, para tratar de aportar nuestro granito de arena y paliar esta situación.

El futuro de Grupo Lence

– ¿Qué proyectos tienen en marcha o van a desarrollar este año?

Esperamos seguir creciendo y superar nuestro récord histórico de facturación, así como seguir trabajando en la mejora continua y la eficiencia. También lanzaremos al mercado nuevos productos que esperamos que dejen claro la firme apuesta de esta empresa por la innovación y el coraje de lanzar propuestas únicas al mercado.
Profundizaremos en nuestras iniciativas para contribuir a un rural con futuro continuando con nuestro programa Ganaderas con Actitud Río y el proyecto de trazabilidad MilkChain.

– La poca rentabilidad ha obligado a muchos ganaderos a cerrar sus explotaciones. ¿Cómo os afecta esta situación?

Hay escasez de materia prima y esto ha hecho que suban los precios en origen. Actualmente, las ganaderías gallegas deberían de ser rentables, ya que el precio no ha subido solo debido a la subida de los costes, sino también a que hay más demanda que oferta.

La situación tenderá a normalizarse y, poco a poco, se recuperará la producción. Aunque creo que el mercado seguirá tensionado durante varios meses, ya que lleva un tiempo el que las novillas que se están criando hoy se conviertan en vacas productoras de leche.

campanya renda Generalitat
campaña renta Generalitat
campanya renda Generalitat
Ruta de las barracas Alcati

Dejar una respuesta