Galletas Gullón

Galletas Gullón, la marca «de toda la vida» lidera mercado con su galleta-salud

La tradicional galleta María, que todavía protagoniza los desayunos y las meriendas de muchos hogares españoles hoy en día, es una evolución de un tipo de galleta que se hizo muy popular a finales del siglo XIX por ser la favorita de la aristocracia europea. Una oportunidad que Galletas Gullón supo aprovechar bien, siendo pioneros en España en la introducción de este producto.

La compañía, que este año cumple 130 años de historia, se fundó en 1892 de manos del confitero zamorano José Gullón Barrios. Una empresa familiar –que ya va por la cuarta generación– y que pasó de ser una más de las fábricas de galletas de la localidad de Aguilar de Campoo (Palencia), a la principal industria empleadora de toda la región, con una facturación que en 2021 fue de 419 millones de euros y que genera más de 1.800 puestos de trabajo.

Gullón en la actualidad

Juan Miguel Martínez-Gabaldón, consejero delegado y director general de Galletas Gullón, expresa a Economía 3 que la historia de esta compañía centenaria “ha sido la del desarrollo industrial en España, pasando de procesos manuales a la automatización y la innovación como el principal motor del desarrollo y de la producción”. Martínez-Gabaldón recuerda cómo en los años ochenta, cuando se incorporó a la empresa, la plantilla estaba compuesta tan solo por una centena de trabajadores y su facturación apenas alcanzaba el equivalente a 7 millones de euros.

En la actualidad, Gullón es líder en varios segmentos del sector como el de la galleta «saludable» con un 30 % de cuota de mercado, de la galleta «sin azúcar» con un 35 % y de la galleta «bio» con el 32 %. «Nos adelantamos a la tendencia por la alimentación saludable apostando por la galleta-salud. Asimismo, de una producción nacional, hemos convertido la exportación en principal palanca de nuestro crecimiento y ya llegamos a más de 120 países», señala el consejero delegado.

Y es que en sus dos fábricas del municipio palentino (Gullón 2 y Vida) reúnen, en más de 200.000 m2, la tecnología «más innovadora», siendo capaces de fabricar «cualquier tipo de galleta desde nuestras líneas de producción».

Visión «a largo plazo»

A pesar de las duras circunstancias que supuso la irrupción de la pandemia en la economía española y global, Galletas Gullón cumplió con su plan de crecimiento y, por primera vez, en el año 2020, superaron los 400 millones de euros de facturación.

De una crisis a otra. Y es que, si la pandemia supuso un «hito en su hoja de ruta», Martínez-Gabaldón comenta que el contexto actual de inflación, los altos costes de energía y las consecuencias de la guerra de Ucrania, sumado a los problemas en las cadenas logísticas, «están ralentizando al conjunto de las empresas que conformamos la economía real de los países».

La respuesta de la compañía ha sido abordar la situación desde «la reformulación de algunos de nuestros productos para suplir la falta de alto oleico (procedente del girasol) por otras grasas vegetales. Además, hemos ampliado y diversificado nuestra cartera de proveedores». El director general asegura que en su compañía prima la visión «a largo plazo». Y añade: «Estamos asumiendo parte del incremento del coste con el objetivo de no trasladarlo en su totalidad a clientes ni a consumidores.

Gracias a esta estrategia, solo nos hemos visto obligados una vez a trasladar a los precios de nuestros productos una parte de los incrementos de costes. Hemos realizado planes de reducción de costes basados en la mejora de la eficiencia interna y hemos abierto procesos de negociación con los proveedores para ganar eficiencia y minimizar el efecto de las subidas de precios».

Nuevas gamas

Si algo tienen claro en la empresa es la apuesta por «aumentar los horizontes de placer de los consumidores». Por esa razón, entre sus últimos lanzamientos se encuentran referencias tan estratégicas como la gama sin azúcares Zero o la nueva gama Finas.

Asimismo, pretenden llegar a todo tipo de consumidores: desde personas celíacas a consumidores de productos ecológicos.

130 años de innovación

¿Cuál es la clave del éxito de Gullón para mantenerse 130 años en pie? Martínez-Gabaldón lo tiene claro: «Nuestra política de reinversión del beneficio y nuestra apuesta por el I+D+i, al que dedicamos un porcentaje relevante de nuestro beneficio».

¿Y cómo se aplica esta innovación en la práctica? «La innovación ha sido el motor de crecimiento de Galletas Gullón desde que en los años setenta apostamos por la primera galleta integral del mercado. Bajo esta bandera, en los últimos años, no solo hemos mejorado los perfiles nutricionales de nuestros productos, sino que hemos puesto en el mercado productos tan punteros como la gama Vitalday y ampliado nuestros productos libres de alérgenos (sin gluten, lactosa, soja, frutos secos, etc.).

Y eso ha sido a través de la colaboración con universidades y centros tecnológicos –como el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTi) y el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL)– e investigando en nuestros laboratorios innovamos además en otros aspectos que van desde el marketing a la mejora de la eficiencia de nuestros procesos productivos».

Los retos de Galletas Gullón

En este sentido, afirman tener por delante todavía dos retos principales. El primero es el de continuar aportando valor, a la vez que «atraemos talento y generamos empleo». El director general explica cómo son una industria empleadora «neta» y necesitan mano de obra. «No solo operarios, sino también profesionales formados con cualificaciones medias y superiores que son difíciles de encontrar en una de las zonas más despobladas del país», añade.

El otro «gran reto» es detectar necesidades de consumidores u oportunidades de mercados internacionales para «seguir abriendo nuevos nichos y territorios que permitan nuestro desarrollo a futuro».

Martínez-Gabaldón no duda en afirmar que el agroalimentario es «uno de los sectores más desarrollados y fuertes del panorama europeo y de los que más apuesta por la producción respetuosa con el medioambiente». Siguiendo con los desafíos, en su opinión, el de la industria española es el de «ganar tamaño y ocupar posiciones relevantes fuera de nuestras fronteras. Otras empresas de nuestro entorno europeo lo han hecho. La industria española está preparada para dar ese salto».

Monto pinturas la marca del profesional
prestamo motor CAJAMAR
prestamo motor CAJAMAR
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.