Jueves, 23 de Mayo de 2024
Pulsa ENTER para buscar
autoridad Portuaria de Valencia

Cuestión de valores: El ejemplo de las Fuerzas Armadas

Cuestión de valores: El ejemplo de las Fuerzas Armadas
Elisa Valero, Directora General en Economía 3

Arrancamos el último cuatrimestre del año en un momento en el que las noticias casi impulsan a irse de nuevo de vacaciones a vivir la “Dolce Vita” porque parece que la tormenta –además de las DANAS habituales de la época– vaya a ser de cuidado: se agrava el desequilibro de las pensiones; la luz en máximos históricos; el IBEX a la baja; amenaza de estanflación; siguen las dificultades para encontrar personal cualificado por parte de las empresas; la guerra de Ucrania que no cesa; etc.

Cuestiones sin duda difíciles de manejar, pero ante las que hay que asumir responsabilidades y desempeñar el rol que a cada uno le haya tocado, tanto si diriges un Banco Central, como si diriges un país, una compañía eléctrica, trabajas en el sector público o en el privado.

Todos tenemos una responsabilidad.

Y ante tanto pavor, me gustaría resaltar los valores castrenses, de los que todos deberíamos tomar ejemplo. Estos valores imprimen una fortaleza mental capaz de desarrollar misiones altamente difíciles a la par que peligrosas, y jamás hemos visto a un militar echar la culpa al otro de sus circunstancias.

Quizás sea cuestión de valores el hecho de resolver digna y eficientemente los problemas económicos y políticos que se están presentando.

Valor, honor, honestidad y lealtad son sin duda sus pilares básicos. Pero podríamos mencionar algunos más: disciplina, vocación de servicio, entrenamiento férreo, compañerismo, sacrificio, ejemplaridad, excelencia profesional y sentido del deber.

En la sociedad civil ¿no vamos a ser capaces de encontrar en alguno de estos valores la fuerza suficiente como para dar solución a las circunstancias actuales?

Yo pienso que sí, que tenemos esa obligación.

Y siempre es bueno mirar fuera del entorno habitual y ver cómo se entrenan en misiones altamente complejas, porque ahí sí se juegan la vida, no se puede fallar.

Del mismo modo, cada ejecutivo, político, directivo o trabajador, en la responsabilidad que le ha tocado asumir, tampoco puede fallar, porque la suma de cada actuación da un resultado positivo o negativo.

Arrojemos luz a cada problema y a cada noticia negativa, y elijamos a qué cualidad nos vamos a agarrar para ello: valor, honestidad, lealtad, disciplina, vocación de servicio, entrenamiento férreo, compañerismo, sacrificio, ejemplaridad, excelencia profesional o sentido del deber.

Sería muy deseable que este último cuatrimestre podamos dar noticias positivas, depende de nosotros.

Mujeres al Timon viaje transformador
Mujeres al Timon viaje transformador
campaña renta Generalitat
Generalitat Matrícula colegios valenciano

Dejar una respuesta