Solar Profit

Óscar Gómez, SolarProfit: «Nuestro modelo fastidia el negocio a las eléctricas»

La crisis energética y el aumento del coste de los suministros, debido en gran parte a la invasión de Ucrania, es una de las principales preocupaciones de los españoles. Sin embargo, el encarecimiento de la factura de la luz lleva siendo una realidad desde mucho antes del comienzo de la guerra. La pobreza energética y la necesidad de disminuir el consumo son, cada vez más, una realidad.

Sin embargo, a pesar de la coyuntura, existen formas de conseguir rebajar tu factura eléctrica. Empresas como la catalana SolarProfit, una instaladora de placas solares que apuesta por el autoconsumo, proponen un modelo basado en la gestión energética que, afirman, es capaz de reducir la factura a casi cero.

La empresa, que desde el año pasado cotiza en bolsa, comenzó hace más de una década, pero ha sido durante los últimos años cuando ha comenzado a cosechar un crecimiento exponencial. Hablamos con Óscar Gómez, cofundador de SolarProfit, acerca de las claves del éxito de su empresa:

Gestores energéticos

-Sois una empresa especializada en la instalación de placas solares que cuenta con más de una década de experiencia. ¿Cómo estáis viviendo el auge de las energías renovables?

El momento es muy bueno, no hay duda. Nosotros somos una empresa instaladora, pero nos definimos como algo que va más allá. La cosa empieza con las placas solares pero después ofrecemos toda una serie de servicios y de gestión asociada.

Estamos ante un cambio de forma de vernos en el mercado energético. En SolarProfit somos cada vez menos instaladores y cada vez más ingeniería, servicio y todo lo que viene detrás.

Al final es lo que te piden los clientes y saber aprovechar todo lo que se puede aprovechar el modelo del autoconsumo.

-¿Y qué es lo que está demandando ahora mismo el cliente?

En el momento en que tú planteas una instalación de autoconsumo, mucha gente piensa en una instalación básica que genere una parte de tu consumo. Pero hay que tener en cuente que en los momentos en que más energía se genera no estamos en casa. Sólo coincide el 30-35% aproximadamente.

O haces una instalación muy pequeñita o ya tienes que entrar en un modelo de gestión energética. Eso es lo que hacemos nosotros. Proporcionamos placas y baterías a nuestros clientes, pero también jugamos con el sistema a acumular energía cuando te sobra.

Nosotros podemos estar cargando tus baterías casi gratis mientras tú duermes

Estamos conectados al mercado energético cada día y así podemos cargar las baterías cando la luz está más barata. En definitiva, sabiendo qué momento es más propicio, nosotros podemos estar cargando tus baterías casi gratis mientras tú duermes.

Ahora mismo hay un boom, están apareciendo empresas nuevas como setas, pero la mayoría de esas empresas sólo te ofrecen instalaciones y no van más allá. Nosotros ofrecemos un servicio de gestión integral, que es lo más importante.

En SolarProfit hemos sido pioneros en el autoconsumo en las casas. Nuestros clientes han quedado siempre muy contentos y hemos ido madurando el modelo hasta lograr un servicio totalmente integral.

-Da la sensación de que con vuestro modelo el consumidor deja de tener un papel pasivo y pasa a ser un gestor de su energía.

Exacto, pero con el añadido de que el cliente no tiene que hacer nada. Nosotros estamos conectados al pool diario energético, tenemos acceso a información de precios, de previsiones meteorológicas…

Buscamos que la factura de nuestros clientes sea cero

Según todo eso vamos analizando el consumo de cada cliente y creamos perfiles que automatizan su sistema. Estamos transformando la manera en que funciona el consumidor. Buscamos que la factura de nuestros clientes sea cero.

Nuestros clientes dejan bajo nuestra gestión su consumo energético y nosotros lo optimizamos. La inversión se amortiza en cosa de seis o siete años.

Una travesía por el desierto

-El momento ahora es muy propicio, pero, ¿Cómo ha sido el recorrido hasta aquí?

Esto ha sido una travesía por el desierto. Hubo un boom en el año 2007 y 2008 ,en el que se primó mucho las macroinstalaciones y las tarifas subvencionadas por el Estado desvinculadas del consumo.

Eso creó una demanda de energía solar y se empujó el aprendizaje de los fabricantes. Hoy en día ese objetivo sí se ha conseguido y tenemos una tecnología que era inimaginable hace diez años.

Tuvo muchas sombras, sin embargo. Por el camino se puso el impuesto al sol… Ha sido una historia de 15 años, con mucha burocracia, muchos cambios normativos y altibajos. Hemos sobrevivido muy pocos a todo eso.

En SolarProfit vimos que esto del autoconsumo era muy potente y decidimos apostar por el mercado nacional. En 2011 calculamos que en 2013 empezaría el boom del autoconsumo… y en realidad fue en 2019. La visión no era mala, pero el cálculo de tiempo falló.

-¿Qué ha supuesto para vosotros este boom en términos de facturación?

La empresa ha tenido un crecimiento brutal. Ha sido exponencial, hemos pasados de facturar 18 millones a casi 40 el año pasado. Este año vamos a acabar por encima de los 100 millones…

Tenemos la suerte de que empezamos a prepararnos muy pronto y eso nos ha permitido estar muy bien posicionados. Todo el plan estaba hecho y mientras otras empresas no tenían todavía en foco este posible negocio, nosotros ya estábamos lanzados a una velocidad de crecimiento tan alta.

Ahora mismo en España estamos entre el 10-15% de la cuota de mercado y en Cataluña estamos por encima del 30%.

-¿Qué papel está jugando en todo esto la Administración?

La Administración ha empujado. Las primeras administraciones en favorecer el consumo sostenible fueron las administraciones locales, con incentivos fiscales. Después dio el salto a un nivel más autonómico. Comunidades como el País Vasco o Galicia tenían la visión de igualar las condiciones para el aprovechamiento solar.

Con los fondos Next Generation ha habido un tsunami de inversiones. Todavía no se han empezado a pagar, pero confiamos en ellas.

En general los negocios subvencionados no me gustan porque generan toda una serie de empresas un poco oscuras que se crean exprofeso y que enturbian el mercado. A nosotros nos interesa más un proyecto a largo plazo para mantener y gestionar un sistema. Nuestros equipos tienen una autonomía garantizada de 25 años, pero pueden llegar hasta a 40.

Clientes autosuficientes

-¿Cuál es vuestro perfil de clientes?

En SolarProfit comenzamos en el sector industrial, con proyectos tan importantes como la planta de Mahou. De ahí hasta la vivienda unifamiliar. Ahora está empezando a crecer también la instalación en piso de viviendas.

SolarProfit

Es más complejo porque requieren todavía que la normativa se adapte a esta nueva realidad y ayude a gestionar la convivencia entre los vecinos. Al final la compañía distribuidora lo que quiere es hacer las lecturas bien y poder designar qué consumo es de quién.

Nosotros hemos estado un año y medio a la espera de la legalización de una instalación en una comunidad. Ahora empezamos a ver cómo las distintas distribuidoras comienzan a tener claro el funcionamiento. Estamos derribando muros y espero que en unos meses podamos empezar a instalar con normalidad.

Cuando empiezas con algo desde cero todo está por construir. Los anuncios políticos están muy bien, pero detrás hay toda una serie de agentes que no saben cómo adaptarlo y tienen dudas.

En la parte de edificios de viviendas ha sido especialmente complejo, pero estamos avanzando en ello y ahora es ya sólo cuestión de ponerse de acuerdo entre los vecinos. O, al menos, una parte de los vecinos.

-Con tu experiencias, ¿Crees que es viable ser ya autosuficientes energéticamente?

A nivel eléctrico sí. Iluminación, aires acondicionados… ahí podemos hacer instalaciones para que el cliente acabe pagando casi cero. Esto es, en sí, una autosuficiencia.

A nivel técnico no, porque el consumo de gas es muy alto y para conseguirlo se tienen que implantar otras tecnologías. Ahora la tendencia es instalar, en todos los edificios nuevos, tecnologías como la aerotermia y ya no pones calderas de gas. Con una combinación entre paneles solares y aerotermia consigues casas de consumo cero que consiguen climatizar con una factura energética bajísima.

Pero la inmensa mayoría de edificaciones están funcionando con gas natural y cambiar eso es complicado. Ahí nos falta que avance la tecnología del hidrógeno y nos libere de la dependencia de los combustibles fósiles.

-¿Qué ha supuesto para el sector la crisis energética generada a raíz de la guerra de Ucrania?

La necesidad de no depender de otros ha supuesto un empujón muy grande. Pero venimos de varios empujones seguidos que nos han hecho alcanzar el techo de la demanda.

Verdaderamente lo único que falta para lanzar más el sector es la apertura hacia las comunidades de propietarios. Y ya se está dando.

Si miramos la afectación que ha tenido la guerra de Ucrania, yo prácticamente no percibo un aumento de la demanda, sino que lleva alta ya unos años.

Planes de futuro de SolarProfit

-¿Qué planes de futuro tenéis?

En SolarProfit tenemos un business plan presentado, porque estamos en bolsa y cotizamos. Pretendemos alcanzar las 65.000 instalaciones en 2024 y estamos cumpliendo con los volúmenes previstos y que se han comunicado a los inversores.

Vemos también oportunidad de lanzarnos a Portugal. Pero en España estamos muy atrasados, aquí todo está por hacer y somos líderes. Por lo que estamos muy incentivados en centrarnos en nuestro país.

Es difícil gestionar de manera sana un crecimiento tan grande. SolarProfit ha pasado de 40 millones a más de 100; hemos doblado los empleados de un año a otro y somos más de 200. Hay pocos casos de un crecimiento tan exponencial en algo tan físico, no somos una empresa digital, pese a que estemos muy digitalizados.

-Hay empresas generando muchos beneficios con el suministro energético. Vuestra propuesta reduce el coste de ese suministro casi a cero. ¿Cuanto mejor os vaya a vosotros, peor les irá a ellos?

Si estamos hablando de las eléctricas, eso está claro. Ellos están intentando sumarse, pero tienen una percepción negativa en el mercado porque son los que llevan años atacando el bolsillo de sus clientes, haciendo lobby, las famosas puertas giratorias…

Llevan años exprimiendo la vaca de los privilegios de mercado que han tenido y ahora pretenden meterse también en el sector. Si no me equivoco, se han aliado Repsol y Telefónica para entrar. Iberdrola y Endesa también están pujando…

Tendrán su cuota de mercado porque son muy grandes, pero el consumidor prefiere una empresa como la nuestra. Una empresa más fresca, más simpática y que te ofrece algo que ellas no, una solución integral. A las eléctricas nuestro modelo les fastidia el negocio. Ellos quieren hacer instalaciones pequeñitas, sólo de paneles, para mantener un poco el consumo de los clientes.

Nosotros buscamos el dejar de tener un coste de energía cada mes. Pero bueno, son empresas gigantescas con números desorbitados pero, a pequeña escala, les hacemos algún arañazo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.