barrera innovación colaborativa mapa conocimiento mapitec INDITEC

La información como barrera para la innovación colaborativa

Las estrategias de innovación han contemplado en la última década un cambio sustancial a medida que se ha ido extendiendo la innovación colaborativa.

Este enfoque empresarial de la innovación ya no es un caso aislado, sino una práctica cada vez más extendida. Un reciente estudio del BCG ha cifrado el número de alianzas estratégicas de innovación tejidas por grandes empresas europeas y norteamericanas, que ha subido desde 1.117 en 2012 a casi 9.000 en 2020 (véase figura adjunta).

La mitad de las alianzas en innovación fracasan

Pero, a pesar de su potencial de valor que ha atraído a tantas empresas, crear y gestionar una alianza de innovación no es tarea nada fácil. Un alto porcentaje de ellas fracasan o quedan lejos de su potencial desempeño. Los estudios empíricos cifran la tasa de fallo por encima del 50%, aunque el rango oscila del 25% al 80% (Fuente: Alliance Optimization (optimalalliances.com)

Las razones principales para el fracaso de la innovación colaborativa, entendido como el logro de unos resultados que no cumplen las expectativas, residen en objetivos poco claros; expectativas inconsistentes; capacidades duplicadas; ejecución inconsistente y culturas organizativas diferentes. Tras todas estas deficiencias late un problema de información.

Las fuentes de información manejadas por las empresas son sobre todo de orden interno, complementadas parcialmente con información desestructurada externa. Pero en estas fuentes es imposible encontrar la información que resulta vital para formar alianzas innovadoras exitosas.

Hablamos de la proximidad a la frontera del conocimiento por líneas tecnológicas; el conocimiento acumulado en patentes y marcas; la experiencia en consorcios de innovación y los resultados alcanzados en estas alianzas.

Rapidez y datos

En esta línea, el estudio Become 2020, elaborado al alimón por Mastercard y Harvard Business Review Analytic Services, ha concluido que algunas de las claves para el éxito en la innovación son: la velocidad y los datos.

La velocidad importa, de modo que los líderes más innovadores (96%) aportan soluciones y respuestas al mercado con rapidez, frente al 17% de los más rezagados; y los datos son el acelerador de la innovación, por lo que los innovadores más exitosos (73%) extraen datos e ideas de muchas fuentes de información tanto internas como externas, no fiando sus decisiones a la intuición.

Este problema de información aqueja sobre todo a la oferta y demanda de conocimiento para la innovación procedente de otras empresas. Otras empresas son la fuente preferida de información externa que las empresas escogen para innovar en colaboración.

La Encuesta de Innovación del INE apunta a que las empresas son el partner preferido a la hora de formar consorcios de innovación por casi el 84% de empresas valencianas que practican la cooperación en innovación. Pero el subsistema empresarial es precisamente el menos conocido y transparente dentro del sistema regional de innovación.

De ahí el interés que encierra el Mapa del Conocimiento para la Innovación (https://mapitec.es) desarrollado por el Grupo de Investigación en Estrategia, Competitividad e Innovación de la Universitat de València dentro del proyecto INDITEC para la EGM del Parque Tecnológico de Paterna.

La transformación en EGM del ente gestor de este parque empresarial la puso hace tres años ante el reto de pensar qué acciones podía desarrollar para colaborar en la mejora de los flujos de información y de los procesos de transferencia de conocimiento; no solo desde el sistema científico y la red de institutos tecnológicos sino entre las propias empresas; desde una perspectiva de complementariedad con las políticas adoptadas por el resto de agentes del sistema regional de innovación. Esta herramienta ofrece:

1. Una base de datos que ayudará a corregir los desequilibrios entre la información disponible sobre la oferta y demanda de conocimiento y tecnología para la innovación, ofreciendo información de oferentes y demandantes de conocimiento y de sus capacidades y necesidades en las líneas tecnológicas deseadas.

2. Un canal para vehiculizar el potencial tecnológico de las empresas con potencial de tracción de la innovación; brindándoles oportunidades para explotar su conocimiento tejiendo redes con startups; spin-offs y grupos e institutos de I+D (tractoras aceleradoras) o con empresas necesitadas de una revitalización tecnológica que formen parte de sus cadenas de suministro (tractoras dinamizadoras).

3. Utilidades para practicar la innovación colaborativa exitosa entre empresas, centros tecnológicos y organizaciones de I+D ayudándoles a identificar socios y a la formación de consorcios con capacidades y perfiles complementarios.

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.