Baqueira Beret

Un destino de nieve para Semana Santa: las pistas de Baqueira Beret

La estación de esquí más importante del sur de Europa, accesible a través del túnel de Viella y el puerto de la Bonaigua, la componen cuatro extensas zonas: Beret, Baqueira, Baciver y Bonaigua, en los valles de Arán y de Aneo. Con una capacidad de transporte de 61.399 esquiadores por hora, Baqueira Beret dispone de una amplia área de 2.273 hectáreas, con 111 pistas que suman 167 kilómetros. Cinco verdes (muy fácil), 43 azules (fácil), 46 rojas (difícil) y 17 negras (muy difícil).

Un lujo para los aficionados a este deporte de invierno que, además, disponen de un circuito de siete kilómetros para esquí nórdico y una gran zona para debutantes. Madrileños, vascos, catalanes y valencianos, por este orden, son sus principales clientes.

«Baqueira tiene músculo como demuestra la fuerte inversión que hemos realizado tras un año sin una temporada normal como consecuencia de la pandemia. De ahí nuestro eslogan, ‘Más Baqueira que nunca'», señala entusiasmado su director de Marketing, Pep Albors, que, tras el cierre decretado el año pasado señala que «han salido adelante».

La estación de esquí leridana quiere recuperar el tiempo perdido y no ha escatimado recursos para conseguirlo. Con una inversión que supera los siete millones de euros, la empresa presenta mejoras y novedades con las que quiere hacer realidad su objetivo: «Recuperar el espíritu de Baquera Beret y tener una temporada espectacular», declara Albors, a pesar del elevado gasto que supone el actual precio de la electricidad.

Baqueira Beret

Sostenibilidad y autosuficiencia

Pero la sostenibilidad y la autosuficiencia forman parte de la vida de la estación que, a lo largo de los años, ha ido implementando medidas para reducir el consumo energético, racionalizar la gestión de residuos y el reciclaje y preservar el impacto ambiental. La optimización en la producción de nieve artificial es una de ellas, así como las mejoras de aislamiento en restaurantes y en iluminación eficiente. Un buen ejemplo de ello es el histórico hotel Montarto, a pie de pistas, establecimiento que en las navidades de 1986 sufrió un atentado de ETA. Allí se hospedaban los escoltas de la familia real, que tenía su residencia a menos de 500 metros.

Baqueira Beret también es más online que nunca. Empezando por la mejora de su aplicación y los dos soportes para la recarga de forfaits: el baqueirapass y baqueiraticket. «El objetivo es minimizar la afluencia de esquiadores en los puntos de información. De forma presencial solo se podrán adquirir algunos forfaits con tarifas especiales como senior, baby, paseo, tarde y debutante», apunta Albors.

Este invierno la estación cuenta con un nuevo telesilla desembragable de seis plazas (al inicio y final del recorrido el cable se separa de las sillas, disminuye la velocidad y permite a los esquiadores subir o bajar con más comodidad) que modifica la zona de debutantes de Beret y la conexión con el telesilla de Dossau. Tiene una capacidad de 2.400 personas por hora.

Competiciones

También en la zona de Beret, una de las más tranquilas de la estación, se ha puesto un telesquí (una sola persona)y la zona de debutantes ha sido acotada como en Baqueira. Tiene una capacidad de 650 esquiadores por hora. La cota de salida está en 1.838 metros y la de llegada a 1.881, cubre un desnivel de 43 metros con una longitud de 337 metros, con pendiente media del 12,8 %.

En Beret se celebran las competiciones más importantes de la estación como la Marxa Beret, y la copa del mundo FIS de Snowboardcross. Otro aspecto destacable son los SnowCamp, cuatro parques infantiles que la estación tiene distribuidos en diferentes zonas, donde se acoge a los niños desde los seis meses y se dan clases de esquí desde los cuatro años.

La escuela más antigua de Baqueira Beret

Era Escòla es la más antigua de las 25 escuelas de esquí de Baqueira Beret. Nació al mismo tiempo que la estación, en 1964, y empezó con cinco profesores araneses, algunos de los cuales habían sido olímpicos, como su cofundador Felipe Moga, que enseñó a esquiar al rey emérito Juan Carlos I. Moga es propietario del Museo Eth Corrau, en el bello municipio de Bagergue, situado a 1.419 metros de altura. Se trata de un antiguo corral rústico que expone 2.500 piezas de la cultura, tradiciones y artesanía del Valle de Arán, muchas de ellas con varios siglos de historia.

Fernando Prieto es un logroñés que llegó a Baqueira a principios de los 90 de vacaciones. Tanto le gustó que decidió abandonar su trabajo en el mundo financiero y establecerse en el Valle de Arán. Hoy es uno de sus profesores más demandados de snowboard. Una actividad que le apasiona y transmite a sus alumnos. «Es mi profesión. Para mí, un auténtico lujo poder hacer lo que quiero y disfrutar de estos paisajes. Baqueira es una maravilla».

FERNANDO PRIETO con alumnos. (Autor Gorka Martínez)

Prieto tiene, además, un espacio en Radio Arán, donde conversa con los invitados que llegan a la estación y habla de gastronomía, vino y turismo. «La zona ofrece muchas cosas buenas y bonitas además del esquí», destaca, recomendando una excursión nocturna en motos de nieve a Montgarri, a 12 kilómetros de Baqueira Beret. El refugio de José Antonio Abadía, Casa Vall, ofrece esta opción con cena preparada a la brasa por 115 euros.

En Montgarri, un pueblo abandonado en la década de los 60, también se puede visitar lo que queda de él; el santuario, fundado en el siglo XII y que a lo largo de su historia ha sido hospital de montaña, refugio de viajeros y de fugitivos durante las guerras que afectaron a los dos lados de la frontera. El conjunto está integrado por la iglesia, la rectoría y varios edificios anexos que actualmente acogen el refugio de Montgarri, que dispone de 35 plazas individuales para dormir, además de varias colectivas. Aquí, se puede llegar hasta con un trineo de perros.

Dónde alojarse en Baqueira Beret

La capital del Valle, Viella, ofrece numerosas opciones para hospedarse y comer. El antiguo parador reformado es una de ellas. Fue inaugurado en 1966. Un año después abrió sus puertas el de Arties, joya de la arquitectura aranesa del siglo XVI, conocido como la casa de Gaspar de Portolà, descubridor de California. Era la casa solariega de la familia. También se puede visitar la torre y la capilla privada. El conjunto está declarado Bien Nacional de Interés Cultural.

El hotel Albares en el corazón de Viella, una casa tradicional aranesa, con un patio interior que separa la antigua casa de la cuadra, es un buen alojamiento familiar y económico. Otro hotel acogedor y con buenos precios es El Ciervo, en el casco antiguo, que cuenta con 20 habitaciones. En Salardú, el tranquilo Hotel Mauberme, con diez habitaciones y una suite, es un referente del Valle. Creado en 2003, a partir de la reforma de una casa de montaña, es ideal para relajarse y disfrutar de hermosas vistas desde su terraza. Los admiradores de Leo Messi se pueden dejar caer por el establecimiento de su propiedad, el MiM Baqueira, de 141 habitaciones.

Otras propuestas son Casa Irene, en Arties, o el Eira Ski Lodge, en Tanau, a una altura de 1.700 metros. El albergue, de cuatro estrellas, consta de cuatro habitaciones dobles y cuatro dúplex. Con una capacidad de 16 personas.

Val d'Aran

Dónde comer en Baqueira Beret

La gastronomía de la estación de Baqueira es muy variada. En el restaurante Cinco Jotas, a 1.800 metros de altitud, se puede comer el mejor jamón y productos de bellota de Jabugo. La cola es larga pero fluida para conseguir mesa y disfrutar de la carne a la parrilla. El Grupo Osborne se encarga de este espacio gastronómico. La estación dispone de 24 establecimientos de restauración. Cinco de ellos temáticos como el Möet Winter Lounge en Orri, el restaurant Pla de Beret, en Beret y la Borda Lobat by Ron Barceló, en Baqueira a 1.500 metros de altitud.

El restaurante Lits, su nombre significa el polvo que levanta una avalancha en descenso, es la nueva propuesta de la familia Urtau, con una gran tradición hostelera desde que en 1963 fundaran la primera taberna en Arties. Hoy en día cuentan con varias por todo el valle. Su especialidad, los pinchos. Mención especial merece Devinsvielha, un pequeño bar vinoteca con encanto con vistas al río Nere. Y la quesería más alta de los Pirineos, Era Hormatgeria, en Bagergue, junto al restaurante Casa Rosa, que pertenece a la misma familia.

Restauración en Baqueira Beret

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.