Economía 3: Noticias económicas e Información para el liderazgo Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Oficinas flexibles. Teletrabajo.

Al teletrabajo le sale competencia: ¿cuál es la nueva modalidad laboral de moda?

La vuelta a la oficina ya no volverá a ser como antes. La pandemia ha cambiado muchos de los hábitos de los trabajadores, pero también de las empresas españolas. Nadie puede negar que el teletrabajo es el rey indiscutible de esta nueva era laboral. No obstante, otras corrientes, que vienen pisando fuerte desde hace unos años pero que han dado el ‘sprint’ con la crisis sanitaria, se postulan como el futuro más inmediato. Se trata de las oficinas flexibles.

Este sector resurge con más actividad que nunca en el escenario postpandemia, según el Informe de Oficinas Flexibles 2021 de Proworkspaces y Cushman and Wakefield. La opción de los espacios compartidos cobra especial relevancia en un momento en el que el concepto flexibilidad laboral comienza a normalizarse. Pero, ¿qué tipo de empresas son más flexibles? ¿De qué forma la covid ha acelerado el proceso? ¿Qué beneficios tiene para empresa y trabajadores?

¿Por qué hay ahora más espacios flexibles?

Sin duda, hay varias razones. La primera es conocida: la pandemia ha obligado a las empresas a reinventarse, en el sentido de buscar nuevas opciones para sus trabajadores. Y esto incluye los espacios de trabajo flexibles, más allá del teletrabajo y de la oficina convencional. Según el informe, en los primeros 6 meses de este año ha habido más actividad en estos centros que la acumulada en todo 2020. Los datos, por tanto, respaldan esta idea.

Además, Eduardo Salsamendi, presidente de la Asociación de Operadores de Espacios de Trabajo Flexibles (Proworkspaces), ofrece a Economía 3 las otras claves de esta expansión. “Estos espacios resuelven el hecho de flexibilizar las instalaciones a medida que cambian los flujos de personas en las empresas. Esto tiene que ver con el trabajo distribuido que están implantando muchas corporaciones para organizar determinados equipos. La opción flex se está incorporando en sus protocolos internos utilizando de manera puntual, periódicamente o incluso de forma fija“, explica.

Por otra parte, Salsamendi destaca que son los propios trabajadores quienes han percibido la oportunidad que estos espacios les dan y “los consideran como parte de su ‘vuelta a la oficina’ después de las restricciones derivadas de la pandemia“.

Oficina flexible

El empujón de la pandemia no solo afecta al teletrabajo

Según revela el informe, la tendencia ya se veía antes de la crisis sanitaria, pero es cierto que esta la ha empujado a consolidarse en el mercado. De hecho, la contratación de superficie destinada a espacios compartidos se incremento un 20 % en Europa en 2018. Además, acaparó el 10 % de la absorción total de ese mismo año. En 2019, según se indica, el ‘flex’ dio el gran salto. En Portugal, Francia y España se registró un aumento del stock de espacios de este tipo de hasta el 142 % en el caso del país luso. Cabe destacar que Reino Unido es el mercado más grande de Europa, con cerca de un millón y medio de metros cuadrados destinados al ‘flex’. Esta cifra representa el 5,3 % del stock total de oficinas.

coworking

En España, este cambio se ha observado sobre todo en las grandes ciudades. En Madrid, los operadores de espacios flexibles han ampliado superficie en 8.680 metros cuadrados. Un 4 % sobre la superficie total contratada los nueve primeros meses de 2021. Mientras que en el caso de Barcelona se trata de 10.925 metros cuadrados, un 4,7 % sobre la contratación total de enero a septiembre de 2021.

espacios flexibles

Ahora lo que hay que ver es si el aumento del teletrabajo y el trabajo distribuido que están implantando muchas corporaciones confirman esta tendencia al alza. Y además que ese aumento se produce no solo en las ciudades sino fuera de los grandes núcleos urbanos“, añade el presidente. Respecto a esto último, en otras autonomías como la Comunitat Valenciana la oferta es inferior. Y, sobre todo, con actores “muy fragmentados y pequeños“. No obstante, en el último año, la contratación de espacios es mayor que en otros lugares precisamente porque antes había esa carencia. “Dentro de esta comunidad, la ciudad de Alicante está registrando un pico de demanda importante“, aclara.

¿Qué empresas son las más ‘flexibles’?

Como era de esperar las compañías más flexibles son aquellas que apuestan por los nuevos formatos desde el principio, es decir, las startups. También, los autónomos. Eso sí, Salsamendi advierte de que es una realidad que está cambiando. “Cada vez son más las grandes empresas las que utilizan estos espacios para combinar el trabajo en la oficina tradicional y el que se realiza fuera de la misma. Además, antes era un mercado ocupado mayoritariamente por empresas tecnológicas. Algo que ahora ya no es tan exclusivo, solicitando este tipo de espacios compañías de otros sectores“, afirma.

Por otra parte, las pymes mantienen su tendencia destacada en el uso de los espacios compartidos de años anteriores. “Es un sector que se ha visto obligado a rebajar los gastos fijos e incluso a deshacerse de la oficina física en muchos casos. Con lo cual han buscado en el coworking un lugar donde tener su oficina virtual, su dirección postal, donde poder reunirse o ir a trabajar un número determinado de horas. Se han dado cuenta que les sale más rentable el pago por uso“, comenta.

Modelo de teletrabajo de PFS

Y es que los beneficios para ambas partes, empresa y trabajador, son varios. Para las empresas, les aporta valor y pueden hacer su activo “más atractivo tanto para sus clientes como para sus trabajadores“. Además, según el presidente de Proworkspaces, se han dado cuenta de que el espacio flexible es un servicio que pueden dar por sí mismos, bien asociándose con operadores ‘flex’ o bien haciéndolo dentro de sus propias oficinas. “Esto les da flexibilidad y temporalidad“, dice.

Del lado de los trabajadores afirma Salsamendi que es una opción “muy beneficiosa“. Ya que pueden trabajar desde cualquier lugar “sin necesidad de ir a la oficina o combinándolo, lo que supone un importante ahorro de tiempo y costes. La flexibilidad estimula además aspectos como aumentar la productividad y supone un incentivo para ellos o para posibles candidatos“.

¿Desbancará el espacio flexible al teletrabajo?

Es innegable que el teletrabajo es la opción laboral más de moda en la actualidad. Pero, ¿puede coexistir ambas modalidades en un mismo espacio? ¿Son complementarias? Eduardo Salsamendi opina así. “Cuando hablamos de oficina flexible nos referimos a espacios que se adaptan a este nuevo cambio de tendencia. Teniendo en cuenta todos los ámbitos dentro de ella, desde trabajadores, puestos, clima laboral, eficiencia, eficacia, jerarquía, productividad, costes, y muchas más variables, con el fin de mejorar su estructura y facilitar una mejora en el trabajo“, declara a este medio.

Y añade: “La mayoría de las empresas están optando por un formato híbrido de presencialidad y trabajo en remoto. Pero, además, están implantando trabajo distribuido para organizar determinados equipos. Conviene aquí aclarar que ambos conceptos, teletrabajo y oficina flexible, pueden coexistir. Sin embargo, no siempre el teletrabajo equivale a trabajo flexible ni este al teletrabajo, pero ese es otro debate“.

Digitalización. Tecnología. Trabajo. Teletrabajo. (Imagen de fancycrave1 en Pixabay)

carretillas-elevadoras-still-300x300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.