Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Día Internacional del Abogado

Sorní Abogados advierte del repunte de los concursos, los ERE y los ERTE

Carlos Morte, socio de Sorní Abogados, expone como han notado un repunte en los procedimientos propios de una crisis económica

Publicado el:
Carlos Morte, socio de Sorní Abogados.

Carlos Morte, socio de Sorní Abogados.

Con motivo del Día Internacional del Abogado que se celebra este miércoles, hablamos con Carlos Morte, socio de Sorní Abogados, firma históricamente vinculada al derecho privado y especializados en asesorar a empresas y particulares en el tráfico comercial, sobre los retos que encara la profesión y la marcha de su empresa.

-Lo primero quería preguntarle por la trayectoria de Sorní Abogados. Saber cómo se fundó y los principales hitos que han vivido en este tiempo.

-Sorní Abogados es un despacho profesional que, a pesar de ser de reciente creación, cuenta con letrados con amplia experiencia en la profesión. Actualmente somos tres socios: Eusebio Gómez-Limón, que ejerce desde el año 1986 y es el que más experiencia tiene; Irene Rico, con casi 20 años de experiencia y yo, Carlos Morte, que ejerzo desde el año 2004. Además de nosotros colaboran con el despacho varios asociados que completan todo lo que se necesita para poder ofrecer y proporcionar un servicio integral y de calidad a nuestros clientes.

Los tres socios nos conocíamos desde hace mucho tiempo y, además de amistad, nos unía una profunda admiración profesional, por lo que, finalmente decidimos asociarnos para hacer un despacho mejor y más fuerte. Tenemos una gran relación personal, a pesar de lo distintos que somos, pero ello nos ayuda a optimizar la gestión, el control, así como la fijación y cumplimiento de objetivos. Cada uno es mejor en una cosa, por lo que formamos un gran equipo.

-¿Qué representa hoy en día Sorní Abogados? ¿Cuál es la principal actividad a la que se dedica?

-En Sorní Abogados intentamos representar la profesionalidad, el compromiso con el cliente y el mejor asesoramiento. Entendemos que son principios básicos para un buen ejercicio de la abogacía. Debemos tener en cuenta que el cliente nos confía la defensa y tramitación de sus problemas, lo cual implica que debemos dar lo mejor de nosotros para obtener el mejor fin.

Siempre hemos estado muy vinculados al Derecho privado. Históricamente hemos asesorados a empresas y particulares en el tráfico comercial con gran éxito.

-La abogacía es una de las profesiones más antiguas que existe, ha ido adaptándose a las distintas épocas históricas. Hoy en día, ¿qué retos tiene la abogacía? ¿Cómo se está adaptando Sorní Abogados a dichos retos?

-Entiendo que el mayor reto de la abogacía y en general de cualquier otra profesión, es la digitalización. Es cierto que en poco tiempo se ha avanzado mucho, ejemplos de ello los tenemos en las Bases de Datos por Intenet, los programas de gestión de los despachos, el uso generalizado de LexNet o incluso las reuniones por medio de videollamada. Lo siguiente, a nivel judicial, debería ser el tan deseado “expediente judicial digital”, lo cual sería un gran adelanto y optimización del tiempo, tanto para los Funcionarios, como para los Procuradores, Letrados y Particulares que usan los servicios de la Justicia. Además, entiendo que haría a la Administración de Justicia más transparente, lo cual creo que es importante en una democracia moderna como la nuestra.

Sí que es cierto que, por desgracia, el confinamiento debido a la crisis sanitaria actual nos ha hecho evolucionar mucho y rápido. En el año 2019 ninguno de los operadores jurídicos pensábamos que seríamos capaces de hacer juicios online y este año nos ha demostrado que, ante las adversidades, buscamos soluciones y avanzamos. Debemos mejorar el sistema, pero desde luego, ha funcionado.

-En este sentido, la pandemia de coronavirus ha sido un duro golpe para la sociedad. ¿Qué ha supuesto para su empresa? ¿Qué cambios han hecho para adaptarse a los tiempos de la covid-19?

-Pues fue un cambio radical cuando se nos anunció que el 14 de marzo de 2020 nos confinaban. Nosotros, como abogados, tuvimos suerte pues no fuimos de las profesiones más afectadas, dado que se nos dio el carácter de profesión esencial y pudimos trabajar, e incluso movernos para las cuestiones más esenciales.

En el despacho no éramos conscientes de que estábamos más preparados de lo que creíamos para algo así. Dado que los teléfonos funcionan por Internet, nuestra secretaria pudo llevárselo a su casa y desde allí pasarnos las llamadas, como si estuviéramos en el despacho de al lado. Y los abogados, como principalmente lo que necesitamos para trabajar es un ordenador, una conexión a internet y un teléfono, no tuvimos excesivos problemas.

Pero ello también nos ha hecho ver cuáles son nuestros puntos débiles y entre ellos está la dependencia del expediente físico, por lo que ya estamos implementando acciones para la digitalización de cualquier documento.

-¿Qué necesidades tienen sus clientes en estos momentos? ¿Cómo los están ayudando?

-En el despacho hemos notado un repunte en los procedimientos propios de una crisis económica. Se han disparado los procedimientos concursales, tanto de personas jurídicas, como de personas físicas, lo cual es normal si pensamos en las dificultades que existen ahora para el comercio o para algunas profesiones. En momentos así crece la morosidad y por tanto llevamos más procesos de reclamación de cantidad y, desgraciadamente y en este concreto caso, más herencias. A nivel laboral estamos tramitando más ERES, ERTEs o despidos por causas económicas. La verdad es que si haces un análisis de qué se tramita, notas que estamos en un mal momento a nivel económico.

-Por último, y a modo de recapitulación, ¿cómo encara este año Sorní Abogados?

-Pues, como dice el refranero español, “a mal tiempo buena cara”, entiendo que a pesar de que va a ser un año duro, debemos tomarlo también como un año de oportunidades. A nivel particular, éste ha de ser el año en que estemos más pendientes de los clientes, pues ahora más que nunca necesitan estar bien asesorados para poder seguir adelante. Por otro lado y a nivel general, debemos pensar que este no es el año de la crisis, sino de la recuperación. Ahora más que nunca surgen oportunidades de negocio, de replantearse el futuro de las empresas, de optimizar los recursos que hemos visto que han fallado. Por ello, creo que deberíamos buscar la parte positiva de cuanto nos está pasando.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.