III Congreso Inteligencia Artificial Alicante 2020

La Inteligencia Artificial, un “arma” contra el coronavirus con la medicina predictiva

Las tecnologías para rastreo, diagnóstico, desinfección robotizada y otros usos se convierten en herramientas clave en la pandemia actual y en las futuras

Archivado en: 

Rafael Palomar, Luis Barcala, Casimiro García-Abadillo y Carlos Mazón. /Ayuntamiento de Alicante

El III Congreso de Inteligencia Artificial ha puesto de relieve que este tipo de tecnologías se han convertido en un “arma” contra el coronavirus, imprescindible para mejorar la medicina predictiva, sin dejar de lado su implantación progresiva en el ámbito de la economía. Una expansión que también requiere de regulaciones legales e incluso de una Carta de Derechos Digitales en la que ya trabaja el Gobierno de España, según ha anunciado la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digitial, Nadia Calviño.

El director de El Independiente y alma mater del evento, Casimiro García-Abadillo, ha destacado la relevancia de contar con “el biólogo más importante que hay en España, Luis Enjuanes” como parte de “un mensaje de esperanza en la tecnología, de esa vacuna que va a llegar, pero sobre todo en la capacidad del ser humano de llegar con la ciencia y la razón, ya que el mejor antídoto contra el virus es la inteligencia”.

En la inauguración, el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha hecho hincapié en que “empieza a florecer” la Inteligencia Artificial en la capital: la Generalitat instala la sede de la Conselleria de Innovación en Alicante, el alcalde tiene “perfectamente encarrilada” su estrategia de Alicante Futura, la Universidad de Alicante y Telefónica llevan adelante un importante proyecto y la Diputación, con voluntad de “ser motores de la recuperación económica”, ha puesto en marcha un nuevo “hito”: CENID, Centro de Inteligencia Digital.

En este caso, la idea ya se ha materializado “con el talento” procedente de las universidades y ya hay 50 científicos trabajando en proyectos, como el presentado hace unos días de más de 600 kilómetros de senderos de la provincia digitalizados con Google Maps, que ya está disponible.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha abundado en que Alicante Futura es una estrategia con la que la ciudad se incardina con otra de la Generalitat (sede ELIS) y la Diputación (CENID): “Por fin estamos todos remando en la misma dirección, debemos implicarnos con la iniciativa privada porque hace falta un polo de atracción para generar ese hub de industria digital”.

El Ayuntamiento trabaja en varias líneas: biotecnológica (con suelo en el polígono industrial Aguamarga para ese hub físico); el mar y la actividad marítima (“sería imperdonable no aprovechar un magnífico puerto”); agroalimentaria (en Mercalicante, implementando nuevos proyectos), y la gobernanza (con el premio a Alicante a la ciudad que mejor implantó el teletrabajo en el confinamiento, en 48 horas) y la sede electrónica, para hacer los trámites accesibles al ciudadano, “sin ser ingenuos, ya que existe una brecha digital en la población” y con formación que derivará en posibles empleos

Carta de Derechos Digitales

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, ha participado en el congreso con un vídeo grabado en el que ha puesto de relieve que la Inteligencia Artificial va a jugar “un papel fundamental para los retos de presente y de futuro, en la lucha contra esta pandemia, la primera en un mundo digital”.

De hecho, la IA ya se está utilizando en la preparación de vacunas, en diagnósticos, en patrones de propagación del virus, en sistemas robotizados para desinfección de zonas de alto riesgo y proteger al personal sanitario. “Hasta ahora solo hemos descubierto una pequeña parte de su potencial, y servirá para la búsqueda de soluciones para los efectos del coronavirus”, ha añadido. Otro ejemplo es la app Radar COVID disponible ya en todas las Comunidades Autónomas.

La también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha resaltado el trabajo del Gobierno con la Comisión Europea para las reformas que necesita el país, con la IA en la hoja de ruta para unas medidas en los próximos años, “dentro de un marco ético y jurídico dentro de nuestros valores, una digitalización humanista, que ponga en el centro a las personas”.

En esa línea, están preparando con expertos una Carta de Derechos Digitales y en paralelo la economía del dato, para “situar a España en una posición de liderazgo, con el potencial del español en el ámbito del lenguaje natural”.

Más confianza de la población

El congreso, que ha contado con la colaboración de Economía 3 y el apoyo de SUMA, la Diputación, la Generalitat y el Banc Sabadell, se ha desarrollado en cuatro mesas redondas. En la primera, Laura Flores, subdirectora general de IA y Tecnologías Habilitadoras Digitales en SEDIA, del Ministerio de Nadia Calviño, ha señalado que hay una escasez de perfiles profesionales TIC y que se requiere también aumentar el nivel de confianza de la población en las tecnologías digitales.

Aunque ya se utilizan a diario, por ejemplo en las app de voz en el hogar, todavía hay menos de un 15% de las empresas que las usan y el reto es pasar al 25% en los próximos cinco años.

Nuria Oliver, alicantina comisionada de Presidencia de la Generalitat Valenciana para la estrategia de IA y la ciencia de datos contra el Covid-19, ha indicado que este departamento se trabaja en cuatro aspectos: el “modelado” de la movilidad de la población, para saber si están funcionando las restricciones con el fin de reducir los contagios; los modelos computacionales para predecir cómo podría evolucionar la pandemia y la ocupación de UCI; el pronóstico de la segunda oleada según la inmunidad colectiva; y la “gran encuesta” entre ciudadanos sobre el Covid, “un movimiento de envergadura mundial para saber cuál es el origen de cada contagio, el impacto emocional” con el que se han constatado las diferencias según personas. Ha tenido 302.000 respuestas en España y 70.000 en otros países

Senén Barro, director de CITIUS (Universidad de Santiago de Compostela), ha subrayado que “si la tecnología digital no se monetiza, se convierte en algo ilusorio”. Y ha puesto ejemplos de usos rentables como la mejora de la localización de la señal de móvil en interiores, con una app AENA que va a funcionar en todos los aeropuertos, para cálculos de la mejor ruta de servicios por geoposicionamiento. Otra con un servicio aplicado para rastreo de los contagios de coronavirus en los días previos en empresas, así como para prever posibles contagiados por el contacto.

Xabi Uribe-Etxebarria, fundador y CEO de la empresa Sherpa.ai, ha matizado a la cifra del 15% de empresas que utilizan IA, que en múltiples situaciones cotidianas se usa, por lo que ese porcentaje realmente es mucho mayor. Por ejemplo, sirvió de anticipación para la propagación del coronavirus en Wuhan (China)

Manuel Palomar, rector de la Universidad de Alicante, ha puesto el acento en el futuro de las tecnologías del lenguaje, aplicadas a la IA explicativa. “Hay que desarrollar herramientas para divulgar lo que las máquinas de aprendizaje automático pueden hacer, como la medicina predictiva, personalizada, digital, prever el mejor escenario para poder luchar el coronavirus”, relató.

En el actual contexto de lucha contra la pandemia, resulta de especial importancia “el procesamiento de la información para que esté estructurada, poder estandarizar los registros de salud, una revolución tecnológica de la Sanidad, administrar historias clínicas, que los sistemas sepan anticiparse en función de toda esa información. Ahora estamos viendo disparidad y no existe homegeneización de los datos de Sanidad”, ha precisado.


“Poder estandarizar los registros de salud, hace falta una revolución tecnológica de la Sanidad, administrar historias clínicas, que los sistemas sepan anticiparse en función de toda esa información” (Manuel Palomar)

En cuanto al problema de los bulos, el rector ha apuntado que se han detectado más de 6.000 sobre la pandemia, a través de redes sociales, medios digitales y la ciudadanía, que tiende a replicarlos. Ahora se desmienten, pero de una forma manual, y CENID trabaja en sistemas para que se haga de forma automática.

El diputado provincial de Modernización y Asistencia a Municipios, Adrián Ballester, moderador del debate, ha preguntado porqué la app Radar COVID no detecta más que un número pequeño de los contagios totales, a lo que Laura Flores ha contestado que no se están distribuyendo los códigos desde las Comunidades Autónomas. Ya hay cinco millones de descargas de la app, se hizo en tiempo récord, se han ido ajustando parámetros y actualizaciones.

Por su parte, Nuria Oliver ha añadido que cualquier app es un “complemento”, un apoyo a una tarea principal, que es el rastreo manual, como en otros países, aunque también hay “retos técnicos” pendientes en la app, porque indica posibles contactos de riesgo que no lo son, porque el Bluetooth no estaba pensado para detectar proximidad.

En Alemania su app tiene más visibilidad, entre el 10-12% de los contagiados ha generado clave, por su “simplicidad” de manejo: se escanea un código QR con el resultado de la prueba, sin necesidad de introducir un código. “En general, hay que pensar a largo plazo, se ha ido hablando de salvar el verano, salvar la Navidad… no es cuestión de semanas, sino de meses”, ha enfatizado Oliver.

Estafas con suplantación de identidad

En otra de las mesas redondas, Ricard Martínez, director de la Cátedra de Privacidad y Transformación Digital Microsoft de la Universidad de Valencia, ha explicado que hay en marcha normativas para regular las limitaciones de derechos fundamentales, por ejemplo, los usos de datos de geolocalización. En cualquier caso, “la tecnología no puede ser ajena al derecho y tampoco se puede caer en la hiperregulación, se trata de una cuestión de equilibrio”, ha opinado. “Se ha alarmado innecesariamente a la población y se ha provocado rechazo hacia la tecnologías”, ha concluido.

Juan Luis Pedreño, diputado y portavoz de la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha apuntado que no hay ninguna ley de IA en toda Europa, porque es una tecnología muy diferente a las existentes hasta ahora. Hasta el punto de que el 40% de las aplicaciones de IA se desechan por la desconfianza que generan, no porque funcionen mal.


“El 40% de las aplicaciones de Inteligencia Artificial se desechan por la desconfianza que generan, no porque funcionen mal” (Juan Luis Pedreño)

Además, influye en cada uso de la IA los riesgos del dispositivo que la incorpora, como un coche autónomo, por ejemplo, y está el problema de dónde se aloja el algoritmo, si en el vendedor, en el producto… En EEUU, existe una normativa sobre algoritmos desde 2019.

Su propuesta es crear un estándar, hacer los algoritmos públicos, que se puedan consultar, realizar auditorías (es más caro), crear hubs, laboratorios de tecnología IA. Con su experiencia como ponente de la ley de servicios electrónicos, ha alertado de situaciones de riesgo con estas tecnologías, como que alguien pueda suplantar a otra persona y sacarse ese certificado para pedir un préstamo, por ejemplo.

Casimiro Nevado, inspector de Policía Nacional, experto en seguridad digital y ciberinteligencia, ha relatado que el confinamiento por la pandemia se tuvo que compaginar con necesidades de comunicación y así se han intensificado estos sistemas de tecnologías. En dilema entre “seguridad” y “privacidad”, siempre primará lo primero, aunque aparte de las leyes, están los límites éticos.

El delincuente encuentra más ganancias en la cibertecnología y reinvierte sus beneficios en recursos de IA. Entre los fraudes y estafas que han detectado, hay intentos de suplantar identidades de autoridades sanitarias, dominios relacionados con el Covid, ofertas de medicamentos falsos y campañas de donaciones inexistentes.

Por su parte, María Teresa Sánchez, Evangelist, responsable de estrategia y ética de IA en everis, se ha referido al “deber ético de los datos” y ha indicado que Europa “pierde la carrera tecnológica” frente a Asia porque allí no hay ningún tipo de regulación. No obstante, no se pueden descuidar situaciones como que a un individuo se le deniegue un servicio por una respuesta automática de una máquina.

También han participado en esta tercera edición del congreso Javier García Martínez, catedrático de la Fundación Rafael del Pino y director del “Informe 10 Tecnologías para Impulsar España”, como moderador de una mesa redonda con Germán Villar, director de tecnología de Cofares; Susana Soler, directora del Centro de Competencias Tecnológico de Alicante del Banc Sabadell; Guillermo Pascual, director de Operaciones de SUEZ España; y Gonzalo Martín-Villa, director global de la unidad de IoT/Big Data de Telefónica Tech. En este caso, los directivos han descritos experiencias propias de sus empresas y proyectos de futuro relacionados con la IA, una materia en la que son pioneros.

En el debate final, Rafael Navarro, socio co-fundador de Innsomnia e Inndux Digital Group, ha conducido el diálogo entre Andrés Pedreño, presidente de AlicanTEC; el economista José Carlos Díez; y el inversor Juan Pedro Moreno, exCEO de Accenture. Estos especialistas han aportado sus análisis de cómo pueden salir los empresarios españoles de la crisis derivada de la pandemia, sopesando fortalezas y debilidades, además de plantear sugerencias.

Ha clausurado el congreso la consellera de innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital; Carolina Pascual, quien ha mostrado el compromiso de su departamento con el desarrollo de la tecnología digital y el apoyo a las empresas para favorecer su implantación en Alicante y la Comunidad Valenciana.

Suscríbete a nuestra newsletter