Comparativa

La UPV analiza los relojes GPS: Los más caros no son los mejores

Estudio de 85 modelos de GPS y más de 70.000 registros de las principales maratones del mundo de los años 2016 a 2019

Archivado en: 

Un grupo de investigadores de la Universitat Politècnica de València ha analizado 85 modelos de GPS y más de 70.000 registros de las principales maratones del mundo (Berlín, Boston, Chicago, Londres, Nueva York, París, Tokio y Valencia), entre 2016 y 2019 para concluir que los dispositivos GPS, no por ser más caros son más precisos.

En el estudio se han analizado varios tipos de dispositivos, desde móviles y relojes inteligentes, hasta bandas de pecho o relojes especializados de diferentes gamas para asfalto, trail o los conocidos como multideporte.

El estudio se ha realizado a partir de los datos registrados en Strava, una popular aplicación donde los deportistas populares (y algunos profesionales) registran y comparten sus entrenamientos y competiciones.

Desde Strava, que ofrece los datos en abierto, obtenemos información sobre el tipo de dispositivo, la distancia medida, el tiempo y el sexo del participante. Agrupando los datos por dispositivo y las distancias medidas, podemos aproximar cuál es la precisión de cada modelo, que es el principal resultado de este artículo”, apunta Xavier Lluch, investigador del Instituto de Automática e Informática Industrial (ai2) de la Universitat Politècnica de València.


Como mejor posicionados han situado diez de la marca Garmin, uno TomTom y otro Iphone (concretamente se ha analizado el funcionamiento de la aplicación de Strava para el teléfono de Apple).

Como introducción, se advierte que el porcentaje de error depende más del recorrido elegido que de la distancia, de modo que es más probable que un dispositivo ofrezca mediciones erróneas en Nueva York o Chicago, básicamente debido a los edificios altos, túneles o puentes, que en València.

“En recorridos cortos, en una pista de atletismo por ejemplo, el error se dispara. Aunque también hay que considerar otras variables como las condiciones meteorológicas, inhibidores en edificios sensibles, etc.“, advierte este experto.

Para la realización del estudio se han elegido aquellos modelos cuya aparición en las citadas carreras suma el 80 % del total (ofrecen más de 63.000 lecturas), de modo que de los 12 aparatos finalistas, diez son de la marca Garmin, uno TomTom y otro Iphone (concretamente se ha analizado el funcionamiento de la aplicación de Strava para el teléfono de Apple).

Así, los investigadores han descubierto una “clara brecha” entre los modelos diseñados para su uso en montaña y los asfálticos o urbanos; y advierten además que los teléfonos móviles son los dispositivos con una mayor desviación.

“Las diferencias entre los modelos asfálticos no son significativas. Tampoco los modelos más nuevos son más precisos, ni hay diferencias relevantes en las marcas respecto a sus mediciones“, explica Xavier Lluch.

Probablemente la desviación de los dispositivos trail se debe a cambios en el diseño para incluir otros elementos, como un barómetro, o utilizar el tiempo de proceso en el cálculo de datos de salud y rendimiento (por ejemplo, VO2 máximo), con un tamaño y un peso más pequeños“, expone el estudio.

Siguiendo el análisis, aseguran que para quienes prefieren las carreras por la montaña “es difícil elegir, ya que todos ellos tienen un error significativo”, al tiempo que alguno de cada media más utilizados por los corredores ve afectada su precisión por la altura de los edificios, “lo que explica sus malos resultados en las carreras disputadas en Nueva York o Chicago”.

Lluch incide en que actualmente hay mucha tendencia a utilizar GPS de montaña en pruebas de asfalto “y son poco precisos a la hora de calcular la distancia y el ritmo”.

En el estudio los investigadores de la UPV han comprobado también que las mujeres utilizan mucho menos los relojes especializados.
“Una gran mayoría de mujeres hace uso de su reloj inteligente o de su móvil para correr y no adquieren un dispositivo específico, y si se tienen en cuenta únicamente los relojes multideporte o trail, sus usuarios son en su práctica totalidad hombres”, explica Lluch.

El equipo de la UPV ha abierto además nuevas líneas de trabajo en las que analizarán, utilizando técnicas de ‘big data’, cuál es el rendimiento de los corredores a lo largo de los maratones y medias maratones, estudiando cómo evolucionan sus pulsaciones, durante breves periodos de tiempo (unos pocos segundos).

“Este tipo de aplicaciones pueden ser muy útiles en un sector que está en continuo crecimiento como es el de la actividad física, ya no sólo para atletas profesionales, sino también para atletas populares que quieran mejorar sus marcas”, concluye Lluch.

Junto a Xavier Lluch, en el estudio han participado Ramón Mollá, del Instituto ai2; Ángeles Calduch, del Departamento de Estadística e Investigación Operativa Aplicadas y Calidad; y Miguel Rebollo, del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial.
El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista especializada IEEE Consumer Electronic Magazine.

Suscríbete a nuestra newsletter