Asamblea General Ordinaria

AEFA pide eliminar la “excesiva fiscalidad” a empresas familiares para mejorar economía

Antón reclama apoyo para los sectores más afectados por la crisis e implantar estrategias para recuperar la competitividad, como innovación o emprendimiento

Archivado en: 

La Asociación de Empresas Familiares de Alicante (AEFA) reclama eliminar las trabas para las empresas familiares, como la burocracia, laexcesiva fiscalidad o los impedimentos de sucesión” para mejorar la economía, ya que estas compañías “juegan un papel clave”. “La empresa familiar es la piedra angular de nuestra economía y, si queremos tener una economía fuerte y competitiva, tenemos que apostar porque las empresas familiares crezcan y creen más empleo”, subraya Maite Antón, presidenta de AEFA.

La Asociación celebra este jueves su vigesimoquinta Asamblea General Ordinaria, en la que Antón realiza un balance de 2019. La presidenta celebra que, entre los políticos valencianos, “cada vez existe una mayor sensibilidad” respecto a la empresa familiar. Por ello, pide que la pandemia del coronavirus “no suponga un nuevo retroceso en lo que se estaba trabajando”. “No caigamos en espejismos consistentes en obtener puntualmente un poco más de recursos a costa de destruir empleo y, por tanto, muchos más recursos y un mayor bienestar colectivo”, expresa.

Antón señala que las empresas familiares se caracterizan por la resiliencia, pues están guiadas por “los valores, la visión, la misión y el objetivo de continuidad”. “Queremos mandar un mensaje que exprese nuestro sentimiento y nuestro esfuerzo por hacer que todo vuelva a la situación anterior a la pandemia, pero además a una sociedad más solidaria y más capaz de colaborar y desarrollarse de manera unida”, destaca.

“Sin lugar a dudas, esta pandemia nos ha puesto en frente realidades que ya existían, pero que el día a día no nos dejaban ver: nuestras fortalezas y nuestras debilidades, apunta. En concreto, Antón resalta la capacidad de “la inmensa mayoría de la ciudadanía para actuar con disciplina ante los requerimientos de las autoridades” y la gran solidaridad; así como la implicación de sanitarios, fuerzas de seguridad y sectores que han estado en primera línea.


Antón: “Parece absurdo, y es la realidad, que tengamos titulados sin empleabilidad y empresas que no encuentran personas con la capacitación necesaria”

En cuanto a las debilidades, lamenta: “Hemos visto unos líderes políticos a nivel nacional demasiado ocupados en cuestiones de segundo o tercer orden para el bienestar e interés de los ciudadanos, lo que les ha hecho no prever y actuar con celeridad en una situación de tan devastadoras consecuencias. Creo que es el momento de una sociedad civil que pida un cambio en esa actitud”, asevera.

En la misma línea, indica que el “escaso nivel de digitalización” ha afectado “muy negativamente” en la Administración, en las empresas y en los ciudadanos, con especial relevancia en la educación. “El sistema educativo de nuestro país necesita claramente un cambio. Estamos sufriendo el desastre de no tener una estrategia común, de no trabajar unidos por el objetivo de incrementar la formación de nuestros jóvenes, de anteponer intereses políticos al principio que debe guiar nuestro sistema educativo”, afirma.

“Deberíamos aumentar el nivel de nuestros egresados y, al tiempo, prestigiar y facilitar una Formación Profesional Dual que alinee la oferta con la demanda. Parece absurdo, y es la realidad, que tengamos titulados sin empleabilidad y empresas que no encuentran personas con la capacitación necesaria”, critica Antón.


Antón: “Pondremos toda nuestra creatividad, esfuerzo y sacrificio para salir una vez más airosos de esta complicada situación”

A nivel empresarial, reclama el apoyo a los sectores más afectados por la crisis económica, como el turismo, la hostelería, los servicios y transportes, además de implantar estrategias para recuperar la competitividad, como la innovación, el diseño y creatividad, el emprendimiento o la inversión en los sectores productivos tradicionales para reducir la dependencia económica exterior.

La presidenta de AEFA celebra que la asociación cerró 2019 con 150 empresas, 10 más que el anterior, aunque admite que ahora se enfrentan a “una prueba de las más difíciles en la historia de la mayoría de las empresas”. “Cada uno de nosotros sabe las dificultades que está afrontando y las que nos quedan, porque no sabemos cuánto tiempo seguirá ni con qué cuestiones diversas nos encontraremos. Pero lo que sí sabemos es que pondremos toda nuestra creatividad, esfuerzo y sacrificio para salir una vez más airosos de esta complicada situación. Y que unidos lo afrontaremos mejor. El gran motor del cerebro es la ilusión y, de eso, en AEFA tenemos a raudales”, subraya.

Suscríbete a nuestra newsletter