Crisis COVID-19

València suspende los actos oficiales del 9 d’Octubre y prepara otros alternativos

Pretenden homenajear a la senyera, aunque darán más detallas en las próximas semanas porque quieren "consensuarlo al máximo"

Joan Ribó, Sandra Gómez y Sergi Campillo | Imagen de archivo

El Ayuntamiento de València anunciará este viernes la suspensión de los actos oficiales del próximo 9 d’Octubre, Día de la Comunitat Valenciana, debido a la situación actual de la pandemia de coronavirus, que en las últimas semanas refleja un ascenso constante de nuevos contagios y brotes de COVID-19 en esta ciudad, y preparará actos alternativos a la programación tradicional.

Fuentes municipales han confirmado a EFE que esta decisión se tomará en la reunión de la Junta de Portavoces Extraordinaria que el alcalde, Joan Ribó, ha convocado para la mañana del viernes en el Ayuntamiento. Asimismo, han añadido que en esa Junta se estudiarán posibles alternativas ante la suspensión de actos, como la tradicional procesión cívica de la Senyera, que recorre el centro de la ciudad cada 9 de octubre con la presencia de decenas de miles de personas. La pandemia también obligó, el pasado mes de marzo, a suspender las Fallas de este año, que pese a haberse aplazado inicialmente a mediados de julio, se decidió celebrarlas ya en 2021.

Ribó ha comunicado esta mañana a los portavoces de los diferentes grupos municipales con representación en el Consistorio que este año la celebración del 9 d’Octubre tendrá que contemplar una agenda de actos alternativa a la programación tradicional e histórica en la ciudad de València. En este sentido, ha especificado, “la celebración de actos multitudinarios como la Processó Cívica será imposible de realizar por motivos de seguridad sanitaria, así como la mascletà posterior, o los actos de la tarde”, como la celebración de los Moros y Cristianos.

El primer edil ha apostado por “homenajear la Senyera con toda la dignidad, tal y como se merece el emblema que nos une como Pueblo”. A la salida de la Junta de Portavoces, Ribó ha explicado que ha querido plantear este asunto con antelación, porque el 9 d’Octubre es “un día fundamental y tiene una connotación simbólica muy especial para la ciudad de València y para toda la Comunitat Valenciana”. Así, el alcalde se ha marcado como objetivo “trabajar las celebraciones del 9 d’Octubre de este año con el máximo consenso posible: tanto con los grupos municipales que conforman la Corporación, como con la Generalitat y la sociedad civil”.

“Los actos de los próximos meses en València se están cancelando o están modificando su programación, y en otras ciudades, como por ejemplo en Madrid, los actos del 12 de octubre se han suprimido”, ha especificado, para comunicar a continuación que no quieren cancelar el 9 d’Octubre, porque “es importante celebrarlo como una fiesta de unión y acogida”. “Tendremos que adaptar su desarrollo a lo que marcan las normas sanitarias con tal de hacerlo con la máxima seguridad”, ha subrayado.

De esta manera, el alcalde ha concretado que los actos con un gran número de personas como asistentes “no se podrán realizar como venían haciéndose tradicionalmente”. “La Processó Cívica será imposible de mantener, así como tampoco la mascletà posterior, o la cabalgata vespertina de Moros y Cristianos. Pero sí considero importante homenajear a la Senyera, como emblema de nuestra unión como Pueblo acogedor, diverso y enriquecido con la pluralidad de sus gentes. Por eso, estamos considerando la posibilidad de que el Ayuntamiento esté abierto para que, de forma ordenada, se pueda visitar la Senyera, o realizar actos de manera virtual. En las próximas semanas podremos dar más detalles, porque queremos consensuarlo al máximo”, ha anunciado.

A preguntas de los periodistas, el alcalde ha señalado que “a día de hoy es impensable que la situación sanitaria que vivimos cambie radicalmente”. “Si esto ocurriera, reaccionaríamos para adaptar nuevamente los actos”, ha señalado.

Durante la reunión de la Junta de Portavoces, el alcalde también ha informado sobre los resultados de las analíticas de detección de presencia de COVID-19 en las aguas residuales de la ciudad de València, que reflejan una estabilización general. Tal como ha explicado Ribó, los datos de los últimos días del mes de julio (a partir del día 20) indicaban un pico preocupante que se está traduciendo en el incremento de contagios que se está observando actualmente. “Pero conocemos también los datos a fecha de ayer 6 de agosto, que reflejan una estabilización, e incluso una cierta bajada, de presencia del coronavirus en las aguas residuales de la ciudad”, ha matizado.

Ribó ha calificado estos resultados como “una buena noticia”, aunque ha precisado que “no se puede establecer una correlación entre estos análisis y los contagios en la realidad”. “Los resultados han de ser estudiados, son un indicador, no un elemento directo y, por eso, hay que ir con precaución, aunque es cierto que sí se observa una cierta relación, dado que cuando los datos reflejan un aumento de presencia de virus en las aguas residuales, a los diez o doce días se nota un incremento de contagios”, ha añadido.

Por ello, y dado que los últimos análisis muestran un descenso de rastro vírico, el alcalde ha mostrado su “deseo y esperanza de que también se note en unos días una bajada de contagios”, aunque ha reconocido que hay otros elementos que también inciden en la lectura de los datos, como los movimientos de población por las vacaciones: hay gente que sale de viaje o cambia su lugar de residencia estos días, por ejemplo.

A preguntas de los periodistas sobre las disposiciones de la Conselleria de Sanitat Universal respecto a las competencias de los municipios para controlar los brotes, el alcalde ha explicado que dado que el Decreto todavía no está publicado, hay que esperar para conocer de manera exacta el alcance de dichas competencias. No obstante, ha manifestado la total disponibilidad y voluntad del Consistorio en continuar trabajando, en la medida de las posibilidades y recursos, en esta dirección.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter