Informe Infoempleo Adecco

La oferta de empleo se ha reducido un 66 % en la Comunitat desde el estado de alarma

Tan solo el 29,5 % de empresas prevén hacer contrataciones en 2020 y el 58 % de profesionales con empleo teme perder su trabajo este año o en 2021

Archivado en: 

EFE/ Juan Carlos Cárdenas

La oferta de empleo se ha reducido un 65,93 % en la Comunitat Valenciana desde la entrada en vigor del estado de alarma (15 de marzo) hasta dos meses después, una reducción algo más moderada que la media nacional. En concreto, en ese periodo se ofertaron 5.250 empleos en 2020 en la autonomía valenciana, por los 15.410 puestos de trabajo ofertados en las mismas fechas de 2019. Estos son los datos que revela la XXIII edición del Informe Infoempleo Adecco: Oferta y Demanda de Empleo en España.

El informe, que ha sido presentado por el portal de trabajo Infoempleo y el Grupo Adecco, que muestra una radiografía de la situación del empleo durante 2019 y un capítulo monográfico dedicado a analizar la repercusión que ha tenido la crisis provocada por la COVID-19 en el mercado laboral español.

A nivel nacional, la oferta de empleo se había incrementado un 10,2 % durante 2019, un aumento que permitía encadenar siete ejercicios consecutivos de crecimiento. Sin embargo, durante los dos meses posteriores a la entrada en vigor del estado de alarma, el volumen de oferta de empleo publicada por las empresas sufrió una reducción media de un 70 %, al pasar de publicar más de 233.000 ofertas en 2019 a tan solo 69.000 en 2020.

La reducción en la generación de ofertas ha afectado de forma generalizada a toda la geografía española, aunque las comunidades de Islas Baleares (-82,1 %), Cataluña (-77,1 %), y País Vasco (-74,8 %) han sido las más afectadas por esta reducción de la oferta de empleo. Además, solo hay una autonomía donde la oferta de empleo haya caído por debajo del 50 %: Extremadura, con una reducción de un 49 %.

Por sectores, los más perjudicados han sido hostelería y turismo (su oferta ha llegado a reducirse hasta un 90,2 %), consultoría (-87,9 %) y las industrias del automóvil (-85,4 %) y el metal (-84,6 %), así como la distribución mayorista (-84,6 %). Por encima del 80 % también se ha reducido la oferta del sector bancario y de inversión (-82,5 %). Por el contrario, en empresas de mensajería las vacantes crecieron más de un 150 % interanual.

De hecho, el perfil de repartidor ha sido el que más ofertas de empleo ha acumulado entre el 15 de marzo y el 15 de mayo de este año: un 5,3 % de todas las publicadas; seguido muy de cerca por el perfil de profesor (5,2 %). Ya con menos porcentaje, aparecen otras profesiones como agentes de seguros, comerciales, operarios, mozos de almacén, operarios de limpieza, teleoperadores, auxiliares de geriatría, técnicos de mantenimiento, enfermeros, o D.U.E. además de otras posiciones sanitarias.

En cuanto al impacto sobre la actividad empresarial, las repercusiones económicas derivadas de la crisis sanitaria (59,5 %), el estado general de la economía (38,7 %) y la incertidumbre política (27,3% ) son las dificultades a las que más temen las empresas en el actual contexto laboral, un escenario muy diferente del que se vivía en febrero de 2020, cuando sus principales reclamos eran el desajuste entre la oferta de profesionales y las vacantes disponibles (41,5 %) y la escasez (35,3 %) y retención de talento (27,5 %).

Impacto del confinamiento

Sobre el impacto que ha tenido el confinamiento en la actividad empresarial, cinco de cada diez organizaciones aseguran haber reducido su actividad económica entre un 25 % y un 75 %, un 12,4 % se ha mantenido estable y un 5,5 % ha crecido. Este último, que supone el menor porcentaje, está representado principalmente por empresas del sector de logística y transporte, sanidad y servicios sociales, TIC, alimentación y bebidas o agricultura.

El 35 % restante son empresas que han paralizado por completo su actividad empresarial. Hostelería y el turismo, la industria automovilística y el comercio son los sectores que más han sufrido esta parálisis. Consultadas sobre sus planes de reactivación, el 30 % habrán reanudado su actividad antes de julio de 2020; entre julio y agosto lo harán el 30,7 %; para el próximo otoño o 2021, la cifra se situará en el 30,5 %; y un 3,9 % descarta poder volver a recuperar su actividad.

Respecto a los ERTE, el 61,3 % de las empresas encuestadas se habían acogido a algún ERTE antes de junio de 2020. Esta cifra varía enormemente en función del macrosector, con construcción (75 %), industrial (74,1 %) y servicios (61 %) entre las principales beneficiarias de la medida. El tipo de ERTE más común ha sido el de suspensión total, solicitado para una parte (43,2 %) o el total de la plantilla (29,2 %). Además, en el 77 % de las empresas que han solicitado algún ERTE, el personal afectado ha alcanzado el 100 %.

Consultadas por el teletrabajo, el 58,5 % de las empresas optaron por esta modalidad para mantener su actividad; aunque la medida no ha alcanzado a todos los trabajadores por igual: tan solo el 18 % de las empresas ha permitido teletrabajar al 100 % de sus plantillas. A este respecto, el 86,2 % muestran su acuerdo en torno a la necesidad de regular por ley el teletrabajo. Sin embargo, excluidas las empresas cuya naturaleza no permite el trabajo a distancia, el 48,8 % de las compañías encuestadas asegura que seguirán facilitando el teletrabajo en la nueva normalidad.

Previsiones del mercado laboral

En cuanto a las previsiones para el mercado laboral español a corto y medio plazo, ni empresas ni profesionales se muestran muy optimistas con la evolución de la economía española para los próximos seis meses, valorando con menos de un 5 sobre 10 su comportamiento en la segunda mitad del año. Para 2021, sin embargo, las expectativas son mucho mejores, con puntuaciones que rondan el 6 sobre 10 en todos los colectivos encuestados.

Sin embargo, tan solo el 29,5 % de las empresas prevén hacer nuevas contrataciones durante 2020, una reducción de un 60,8 % con respecto al número de organizaciones que planeaban aumentar sus plantillas tan solo unos meses antes, en febrero de este año, cuando la cifra se situaba en el 75,4 %. En términos de despidos, la tendencia es la contraria. Entre febrero y junio de 2020 han aumentado un 40 % los planes de reducción de personal, pasando de un 22,5 % al 31,6 % actual. Además, el 29,1 % de las empresas planea hacer recortes salariales que afectarán, especialmente, a los trabajadores del sector servicios (32,4 %) e industrial (30,9 %).

En este contexto, el 58 % de los profesionales con empleo teme perder su trabajo durante los próximos meses o, incluso, en 2021. El miedo es especialmente elevado en sectores como hostelería y turismo, atención al cliente y TIC. Además, el 45 % de los profesionales en paro cree que sus posibilidades de encontrar trabajo en el futuro próximo son bajas o muy bajas. La principal razón para ese pesimismo es el estado general de la economía (52 %).

Suscríbete a nuestra newsletter