Sanidad reforzará la prevención, detección y atención integral de residencias

La Conselleria de Sanidad invirtió 6 millones de euros en material de protección para residencias de ancianos, y reforzará en estos centros la aplicación de los mecanismos que garanticen la prevención

Archivado en: 

La Conselleria de Sanidad invirtió 6 millones de euros en material de protección para residencias de ancianos, y reforzará en estos centros la aplicación de los mecanismos que garanticen la prevención, detección, atención integral y control frente al riesgo todavía existente por la COVID-19. Así lo ha trasladado este martes la consellera de Sanidad, Ana Barceló, durante la reunión que ha mantenido con los representantes de las asociaciones de residencias y centros de mayores (Aerte, Solimar, Lares, Savia y La Saleta), informa la Generalitat en un comunicado.

Barceló ha manifestado que las personas mayores usuarias de centros de carácter asistencial se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, por lo que, ante el riesgo de infección por su edad avanzada, patología de base o comorbilidades y convivencia en entornos cerrados, les hace más frágiles ante las enfermedades. Ante esa situación, la consellera ha asegurado a las asociaciones de residencias que se mantendrán las medidas organizativas y de coordinación, con el objetivo de “reducir el riesgo de contagio, así como tratar de la forma más adecuada a las personas que sufran esta enfermedad”.

La Conselleria de Sanidad dictó, con fecha 18 de marzo, una resolución por la cual se acordaban medidas excepcionales en relación con las actuaciones sanitarias en las residencias de personas mayores dependientes, independientemente de su titularidad y tipología de gestión, en salvaguarda de la salud pública. A partir del cese del estado de alarma se han establecido ya medidas organizativas para seguir garantizando la prevención y control sanitario de la infección en los centros residenciales de servicios sociales, han indicado las mismas fuentes.

Los centros de servicios sociales de carácter residencial, en general, siguen siendo objeto de vigilancia y seguimiento respecto a la existencia y posible aparición de casos de COVID-19, por la comisión de control de centros residenciales, constituida en cada departamento de salud. La consellera ha señalado que si aparece cualquier caso o sospecha de coronavirus en las residencias, “se harán pruebas para la detección de posibles casos de manera generalizada tanto a residentes como trabajadores de los centros afectados”.

Actualmente son cuatro las residencias que se encuentran bajo vigilancia activa de personal sanitario en la Comunitat Valenciana. Según la resolución de la Conselleria de Sanidad de 20 de junio, con el cese del estado de alarma, los centros residenciales que a fecha 21 de junio estuvieran bajo vigilancia activa de control sanitario grado 1 y grado 2 se mantendrán en esta situación hasta el cierre del actual brote activo que justifica esa actuación, con las mismas medidas de protección y aislamiento.

Sanidad recuerda asimismo que para cada centro residencial bajo vigilancia activa, la comisión de control designa una persona empleada pública como coordinadora de la asistencia sanitaria que garantizará que se han adoptado las medidas establecidas sobre la ubicación y aislamiento en el centro, medidas higiénicas y de protección, coordinación para el diagnóstico, seguimiento y, en su caso, derivación sanitaria de residentes.

En la reunión también se ha facilitado el dato de que, durante el estado de alarma, se produjo una dificultad para el acceso en el mercado de materiales de protección, por lo que, ante esta situación, la Conselleria de Sanidad proveyó de material a las residencias. Las mayores cantidades fueron de más de 8,7 millones de guantes, más de 2,5 millones de mascarillas quirúrgicas o 123.503 buzos, además de batas (40.381), mascarillas FFP2 (133.411), protecciones oculares (26.029) o solución hidroalcohólica (83.093), con una inversión total de más de 6 millones de euros,

Suscríbete a nuestra newsletter