El Nuevo Liderazgo: quinta clave del éxito empresarial

Coach Ontológico

En el anterior artículo reflexionaba sobre la necesidad de trabajar un nuevo liderazgo, con nuevas competencias, un modelo integrador para el siglo XXI, lo que denominamos el Liderazgo Tridimensional.

Ahora bien, es necesario preguntarnos ¿Cuál es el recurso metodológico que trabajamos para desarrollar dicho Liderazgo Tridimensional? ¿Cuál es el proceso? Veamos.

La herramienta Triple 8 es el recurso metodológico que aplicamos para desarrollar dicho Liderazgo Tridimensional, y está incluida dentro del Programa DOP (Programa de Desarrollo Organizacional y Personal), una herramienta metodológica cuya finalidad es, construir y consolidar un proyecto empresarial de futuro, basado en el compromiso y la responsabilidad. Contempla siete fases de trabajo estructuradas en tres procesos: Indagativo, Estratégico e Intratégico.

La herramienta Triple 8 se desarrolla en la parte Intratégica, dando respuesta a ¿Cómo lo logramos?
¿Cómo? Diagnosticando y evaluando las habilidades, capacidades, creencias y valores que establecemos como competencias esenciales del nuevo Liderazgo y que responde al siguiente modelo competencial:

– 8 competencias de liderazgo: Gestiona el cambio, ilusiona, genera un clima de confianza, sé eficaz y persigue el logro de objetivos, comunícate con las personas, sé flexible, comprométete con el cliente y aprende, motiva y estimula el talento de las personas.

– 8 herramientas de liderazgo: Actitud positiva, toma de decisiones, preparación de conversaciones, escucha activa, cumplimiento de compromisos, entrega y recepción de juicios, reconocimiento y gestión de las emociones.

– 8 competencias genéricas clave: Factores del espacio emocional, cultura de alta impecabilidad de compromisos, rutinas defensivas del callar, modalidades del habla, competencias declarativas básicas, los juicios y el arte de la retroalimentación, diseño de conversaciones y diseño de la corporalidad.

El objetivo de la herramienta Triple 8, como recurso metodológico, es lograr un proceso de liderazgo eficaz y eficiente que, inevitablemente, pasa por trabajar en tres niveles de consecución de objetivos:

Nivel 1: Interiorizar la Misión, Visión, Factores Críticos de Éxito y Valores Esenciales de la Organización. El Propósito Corporativo. | Seleccionar a personas comprometidas, dedicadas y entusiasmadas. | Comunicar adecuadamente la retribución y practicar el reconocimiento.
Nivel 2: Desarrollar a colaboradores a través de la Responsabilidad. | Practicar el Desarrollo personalizado con los miembros de su equipo.
Nivel 3: Insistir y ser un ejemplo en la aplicación de los Procesos de innovación y de aprendizaje.

Con este artículo finalizamos el tema que nos ha ocupado los últimos meses y que llevan por título “Las 5 Claves del éxito empresarial”, 13 artículos en los cuales hemos compartido con todos nuestras creencias y convicciones sobre lo que requiere una empresa, un espacio organizacional, independientemente del tamaño que tenga, como hemos argumentado en muchas ocasiones, para tener un futuro esperanzador.

Bajo una interpretación ambiciosa, pero ética, añado que la verdadera contribución de la gestión empresarial del siglo XXI, es la evolución del trabajador del conocimiento hacia el Talento, donde desaparece el trabajador y aparece la Persona con Talento, donde no existirán las nóminas sino profesionales con talento involucrados y comprometidos con Propósitos Empresariales y de Futuro, con una clara alineación de las inquietudes personales con las inquietudes empresariales, con una retribución mayoritariamente variable, por resultados y por facilitar el desarrollo de personas tanto a nivel personal, como profesional.

Para finalizar y como conclusión a la temática expuesta, me gustaría compartir con todos una reflexión personal:
“Es necesaria una nueva cultura empresarial, que facilite la innovación en la gestión de las personas, para fomentar la creatividad, la colaboración y la felicidad de las personas. Invertir en bienestar supone mejorar los resultados económicos, emocionales y personales. En definitiva, la eficiencia y la rentabilidad de las empresas”.

Suscríbete a nuestra newsletter