Análisis de la crisis

Utor: “El sector turístico no se ha tenido en cuenta, ni en discursos ni en actuaciones”

Los presidentes de Baleària y Air Nostrum defienden que la economía no puede seguir en este grado de paralización, "se tienen que abrir fronteras"

Adolfo Utor y Carlos Bertomeu durante la videoconferencia.

Adolfo Utor, presidente y consejero delegado de Baleària y Carlos Bertomeu, presidente ejecutivo de Air Nostrum han reclamado la necesidad de la vuelta a la actividad del sector turístico y de la movilidad, íntimamente relacionados, “conciliando la percepción de seguridad con modelos de negocio rentables: no puede viajar un avión con el 50% de la ocupación, ni un tren, ni siquiera un barco o un hotel”, ha lamentado Bertomeu en el encuentro #Salvemos al turismo organizado por Grupo Hotusa.

Tal y como ha recordado el dirigente de Air Nostrum, el turismo representa un 12% del PIB y un 13% del empleo en España “y en estos momentos, de los cerca de 140.000 millones que aportábamos al PIB, hay estimaciones de que van a desaparecer entre 90.000 y 120.000 millones, es decir estamos jugándonos casi 10 puntos porcentuales del PIB”.

De hecho, ha llegado a calificar la situación de “devastadora”, “no nos hubiéramos imaginado ni en la peor de las pesadillas una situación de 0 ingresos”.

Admite el presidente ejecutivo de la aerolinea que están “noqueados”, pero “muy activos y con la responsabilidad de guiar las políticas que están marcando nuestro regreso a la actividad que, por cambiantes y no sé si por no estar lo suficientemente bien pensadas, explicadas o ambas, están añadiendo desconcierto en un momento en el que España se juega mucho”, ha incidido.

Por su parte, Utor ha reconocido que en esta “crisis sufrimos todos, pero unos más que otros, incluso dentro del propio sector turístico, donde nos hemos visto afectados de lleno”. Respecto al transporte marítimo de mercancías ha manifestado que ha mantenido cierta actividad, “incluso costándonos más mover los barcos que tenerlos parados”.

Pero a su juicio, la situación se ha ido agravando y el gran problema ahora es el de la solvencia, “¿en qué situación van a quedar las empresas?”, se ha preguntado. Cree el empresario que la nueva normalidad “se complica”, porque nos enfrentamos a una recesión económica que conllevará una contención de la demanda y por otra parte, empresas más endeudadas, “un horizonte que podrá poner en riesgo buena parte del sector”, ha dicho.

De todas las crisis se aprende

Aunque ambos empresarios han reconocido ser optimistas por naturaleza, según Utor, “hay que rebajar y ponderar el optimismo con el que se habla de la reactivación”, “lo importante es ponerse a trabajar cuanto antes”. Entienden que “es una buena señal que vayamos a ponernos en marcha, y de este modo seguiremos ocupados, pero ahora sí, con retornos, porque hasta ahora el sector no ha tenido”.

Lo evidente a su juicio es que “ha habido un despertar hacia la necesidad de esa movilidad en condiciones de seguridad, al evidenciarse que de esta situación o salimos todos o no saldrá nadie: La economía no puede seguir en este grado de paralización, se tienen que abrir fronteras entre provincias, entre comunidades e inmediatamente con Europa”, ha reiterado.

Críticas a la gestión

Carlos Bertomeu ha destacado que España es una gran potencia turística, gracias a que una “generación de gestores del turismo en España” ha sabido forjar “un sólido producto turístico”, gracias a ingentes inversiones públicas y privadas y a los recursos y atributos que atesoramos (gastronomía, oferta cultural…).

“Pero lo que me preocupa -ha matizado- es que no estemos liderando las decisiones y medidas que impulsen la recuperación del turismo en Europa, siendo el país que más criterio y know how puede tener en la materia y jugándonos lo que nos jugamos con ello”.

Además, Bertomeu ha dicho sentirse “irritado“, porque en el ámbito doméstico, el argumento que han tenido que esgrimir ante los dirigentes políticos ha sido: “fíjense en qué están haciendo otros mercados, para ver si nosotros hacemos algo -haciendo referencia a la apertura de fronteras o a la cuarentena a los turistas, ha citado como ejemplos-“.

Cree Bertomeu que ha habido “ muchas, demasiadas e inoportunas declaraciones que restan; algunas neutras (inexplicables con la importancia que debía darse al sector), y de las que suman, tendría que hacer un ejercicio para recordar alguna”.

Concreta Utor que “si hablamos de comunicación al servicio del sector turístico esta ha sido nefasta, fundamentalmente porque no se ha tenido en cuenta ni en los discursos ni en las actuaciones”.

Lamenta que no haya habido medidas específicas para el sector de la movilidad -para Baleària el pasaje representa casi el 60% del negocio-, aunque reconoce el acierto de los mecanismos de liquidez y los ERTE.

“La realidad es que no hay economía sin salud, ni salud sin economía”, ha añadido Utor, quien entiende que “se debía haber contenido la crisis sanitaria, al tiempo que manteníamos viva la economía”.

Conciliar seguridad y negocio

“En este tiempo hemos tenido 12 barcos trabajando que han albergado a miles de conductores de mercancías y personal de operaciones, y no hemos tenido un solo contagio”, ha expuesto el empresario alicantino.

“Frente a la campaña del miedo efectiva durante el confinamiento, debemos comunicar ahora nuestro esfuerzo por garantizar la seguridad (siendo absolutamente diligentes en los medios y las normas) pero sin cargarnos nuestro modelo de negocio, ya que aviones, trenes, hoteles y barcos tienen que tener la densidad que tienen para ser rentables”, ha añadido Bertomeu.

Reconocen ambos ponentes que España ha perdido imagen y seguridad, a raíz de la pandemia, incluso Utor ha hablado de “hipoteca reputacional”, pero creen que se levantará con éxito “gracias a nuestras fortalezas que son innegables”.

Amancio López, fundador y presidente de Grupo Hotusa ha clausurado este encuentro que tendrá sus próximas convocatorias el día 2 y 11 de junio, para pedir flexibilidad en los ERTE.

Suscríbete a nuestra newsletter