Internacional

España, Francia, Italia y Alemania piden una fiscalidad digital internacional

Nadia Calviño, Bruno Le Maire, Roberto Gualtieri y Olaf Scholz firman una propuesta que permitiría combatir el "dumping social"

Nadia Calviño. | Foto: Efe/ Chema Moya

Los ministros de Economía de España, Francia, Italia y Alemania publicaron este sábado en el vespertino Le Monde una tribuna en la que piden una fiscalidad digital antes de que acabe el año. “Crear una nueva fiscalidad internacional, adaptada a las realidades del siglo XXI, es uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo. Tenemos la responsabilidad colectiva de buscar un acuerdo internacional sobre este asunto antes de finales de 2020″, indican Nadia Calviño, Bruno Le Maire, Roberto Gualtieri y Olaf Scholz.

Los firmantes aseguran que la situación actual no permite tasar en su justa medida a las grandes empresas digitales, “sean estadounidenses, europeas o chinas“, que “obtienen beneficios importantes en territorios donde solo tienen una presencia física limitada”. Son poco o nada tasados allí donde crean valor, a partir de los datos de millones de usuarios“, lo que provoca que “las empresas con más beneficios no contribuyen de forma eficaz a la financiación de los servicios públicos”, lo cual es “inaceptable e ineficaz“, indican.

Una nueva fiscalidad internacional daría a esas empresas “una mayor previsivilidad”, tal y como algunos de sus dirigentes han asegurado en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Además, permitiría combatir el “dumping social“, ya que muchas de esas empresas se instalan en territorios con bajo nivel impositivo, lo que genera “distorsiones de la competencia” y “cólera social”.

El impuesto mínimo es la única solución eficaz contra la optimización fiscal agresiva ejercida por un puñado de grandes multinacionales“, agregan. Esta nueva fiscalidad permitiría a los países recaudar “decenas de miles de euros” para “la construcción de escuelas, hospitales y la inversión en la transición ecológica”. Está en juego, sobre todo, la legitimidad de los estados frente al crecimiento de los gigantes digitales. Actuemos juntos y deprisa”, agregan.

Suscríbete a nuestra newsletter