Análisis de las inversiones de los presupuestos autonómicos 2020

Ballester (Ineca):“El deficiente grado de ejecución sigue siendo un problema crónico”

El Instituto de Estudios Económicos pide a la Administración que facilite “sin miedo al examen” los datos sobre el grado de cumplimiento por provincias y municipios

De izqd a derecha: Armando Ortuño -director de Proyectos de INECA; Rafael Ballester -presidente de INECA; y Francisco Llopis, director de Estudios de Ineca |E3

Desde 2008 hasta hoy, las inversiones reales y transferencias de capital presupuestadas para la provincia de Alicante “muestran un nivel de ejecución crónicamente insuficiente que da lugar a inversiones diferidas que se extienden más tiempo del necesario debido a su deficiente ejecución por múltiples razones: administrativas, políticas o simplemente de planificación”. Es una de las conclusiones expuestas este jueves por el presidente de Ineca, Rafael Ballester, durante la presentación del análisis sobre las inversiones de los presupuestos de la Generalitat Valenciana 2020. “Estamos ante un problema crónico que se reitera ejercicio tras ejercicio”, subrayó.

No obstante, según Ballester, no es posible saber con precisión ese grado de incumplimiento porque “se torna invisible” desde el momento en que la Generalitat contabiliza la ejecución a nivel global pero no de manera territorializada. En este sentido, desde Ineca han pedido hoy públicamente al Gobierno valenciano “un plus de información de los capítulos VI y VII” que permita realizar un seguimiento de su grado de ejecución por provincias y municipios. “La apuesta por esa información es la verdadera asignatura pendiente.  No hay que tener miedo a presentarse al examen, ni a rendir cuentas”,  afirmó.

A pesar de la insuficiente información disponible, hay indicadores que permiten reflejar con claridad que el bajo grado de ejecución – estimado en un 30%- es un problema crónico no solo a nivel autonómico sino también en lo que respecta a los presupuestos generales del estado.

ineca-inversiones-2020

Fuente: Ineca

Como ejemplo, el director de Estudios de Ineca, Francisco Llopis, explicó que en los últimos 12 meses, la Generalitat debía haber invertido 325 euros por habitante en la provincia de Alicante y, sin embargo, solo se llegó a los 131 euros totales sumando no solo fondos autonómicos, sino también de otras administraciones como la Diputación, ayuntamientos y Gobierno central.  La cifra global que debía haber invertido la Generalitat ha sido calculada en 600 millones, cuando de forma efectiva fueron 240 millones de euros totales contando todas las administraciones.

Llopis advirtió que este balance es incompleto precisamente porque la Generalitat solo facilita datos sobre las inversiones que aparecían ya territorializadas en el presupuesto y falta saber el destino de la cuantía genérica que aparece en los presupuestos sin asignación a territorios. Rafael Ballester ha añadido por su parte que las inversiones no territorializadas, a pesar de ser siempre superiores, dificulta la monitorización y fiscalización de los presupuestos. “Sabemos que se quiere gastar dinero en determinadas partidas, pero no sabemos dónde”, puntualizó.

2020

Partiendo de estas premisas, el presidente de Ineca ha destacado que la inversión territorializada ha supuesto este año un ligero incremento – ha pasado del 41,7% del año pasado, al 47,5% actual- y ha agregado que la provincia de Alicante recibirá 105,1 millones de euros, un 35,9% de la partida del grupo VI y cuya cuantía total asciende a 293,1 millones de euros para las tres provincias.

En esta línea, Francisco Llopis, ha explicado que de los 650 millones de euros que deberían llegar a Alicante en 2020, solo se conocen con proyectos individualizados 105,1 millones de euros. Esto significa que quedarían otros 544  millones de euros -que supuestamente están destinados para la provincia aplicando el criterio poblacional– pero cuyos proyectos están pendientes de concretar. Además, Llopis manifestó su preocupación “porque es una cantidad muy elevada para que se desconozcan los proyectos a los que va dirigida”.

Ballester  resaltó también como positivo que la inversión territorializada para el año que viene haya subido del 41  al 48% y que el grado de inversión haya tenido en cuenta el peso poblacional de la provincia de Alicante -cifrado en un 37%)  y la aportación al PIB a la hora de repartir las inversiones entre las tres provincias. “Es algo que desde Ineca llevamos reclamando desde el principio porque  es fundamental que se tengan en cuenta los criterios elementales de proporcionalidad y equidad”.

A pesar de este cambio de tendencia de la Generalitat en materia presupuestaria, se ha constatado que aún queda camino por recorrer. Al menos, el necesario para equiparar el PIB per cápita entre provincias de una misma comunidad, donde Alicante no alcanza el 90% de la media autonómica.

Suscríbete a nuestra newsletter