Se han aprobado 7,5 hm3 del Tajo-Segura para noviembre

CEV se opone al último trasvase solo para consumo humano aprobado por el Gobierno

Las consecuencias, según la patronal, se agravan en la Vega Baja porque aún no se ha recuperado de los graves daños provocados por la DANA en septiembre

Trasvase Tajo-Segura |E3

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) en Alicante ha manifestado su total disconformidad con la decisión adoptada ayer por el Ministerio para la Transición Ecológica en la que se autoriza un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos a través del Acueducto Tajo-Segura, para este mes de noviembre, destinado exclusivamente a abastecimiento urbano.

Según el comunicado hecho público este viernes, la medida va en contra de la propuesta técnica de la Comisión de Explotación del Tajo-Segura -que había planteado un trasvase de 14,7 hm cúbicos- e impactará negativamente sobre las empresas y trabajadores de todos los sectores productivos y en especial del sector agrario de la provincia de Alicante. Para muchas empresas la falta de agua puede significar el cierre y, por tanto, la pérdida de empleo para sus trabajadores.

Según la CEV, las consecuencias de esta medida se agravan en el caso de la comarca de la Vega Baja, que todavía no se ha recuperado de los graves daños provocados por la DANA en septiembre y ha registrado la peor campaña citrícola de su historia.

Una vez más, se maltrata al tejido productivo y se olvida a un sector, el primario, que es relevante en la provincia de Alicante por su contribución a generar empleo y también por el freno que supone a la despoblación rural”, ha afirmado Perfecto Palacio, presidente de CEV Alicante.

Suscríbete a nuestra newsletter