Congreso de Áreas Empresariales Fepeval

Polígonos y administración se alían para modernizar el sector industrial con las EGM

La colaboración público-privada se erige como objetivo clave en Les Corts para vertebrar las áreas industriales y dotarlas de mejor presupuesto

Mesa coloquio sobre la nueva Ley de gestión, modernización y promoción de las áreas industriales de la Comunitat| Foto: Salva Garrigues

Potenciar al máximo la colaboración público-privada y las sinergias entre empresas para innovar en el sector industrial, caminar hacia la sostenibilidad y mejorar la transmisión de conocimientos. Son algunas de las necesidades en las que todos los ponentes han coincidido en la Mesa coloquio sobre la nueva Ley de gestión, modernización y promoción de las áreas industriales de la Comunitat Valenciana.

Los representantes de los partidos presentes en Les Corts, con la excepción del de Unides Podem, que no ha podido acudir al coloquio, han alcanzado importantes puntos de encuentro para este cometido. Ha arrancado el coloquio Ana María Cerdán, diputada de Vox en las Cortes Valencianas que ha definido el Congreso como “un buen escaparate para reforzar el tejido empresarial de la Comunitat”.

Ha incidido en la idea general de que los “polígonos deben dejar de ser la parte pobre del Ayuntamiento” y ha recalcado la importancia de comenzar a trabajar para dar a conocer la EGM y comiencen a utilizarse para solucionar los problemas de todos los polígonos.

Ana María Cerdán ha explicado que “las empresas demandan una fórmula de agrupación de propietarios que vaya más allá del ente urbanístico porque tienen que dar servicio de mayor valor añadido”.

Retos clave para la sostenibilidad: movilidad y energía

En la segunda intervención de la jornada, el presidente de la Comisión de Industria de les Corts Valencianes, Josep Nadal, de Compromís, ha empezado lanzando un dardo a las políticas anteriores al Botánic, especialmente la gestión en “las décadas de la burbuja” y la construcción de polígonos “sin planificación” basado en un “sistema de comisiones a los políticos”.

Lejos de fijarse en modelos industriales como el japonés, el estadounidense o el alemán, donde “grandes empresas madre tiran de todo el área”, Nadal ha recalcado que España es un país en el que el 99% de las empresas son pymes y esto se extrapola a los polígonos. El cargo de Compromís ha defendido este modelo en el que las principales ventajas son la diversidad, la cooperación, la adaptación y la capacidad de “suplir rápidamente los vacíos cuando hay un fracaso y una empresa desaparece”.

Respecto al concepto de innovación, ha afirmado que hay que cambiarlo y destinarlo a “las cosas prácticas de las pequeñas empresas”. Aunque ha señalado que las EGM pueden ayudar, plantea la necesidad de fijar dos retos clave: la movilidad y la energía. “Tenemos que caminar hacia un modelo autosuficiente y sostenible propio del siglo XXI”, sostiene.

En cuanto a la colaboración público-privada, apunta que es imprescindible, pero que “sin dinero no se puede hacer nada”. Por ello, ha vuelto a reclamar, por enésima vez, una financiación justa para la Comunitat Valenciana. Ha recordado que ante la falta de presupuestos la prioridad es “atender la emergencia social” antes que reconstruir y modernizar el tejido industrial.

Nadal ha protagonizado la anécdota de la jornada al pronunciar su intervención en valenciano, ante la protesta de un sector de los asistentes.

Colaboración público-privada para transferir conocimiento

El segundo en intervenir ha sido Carlos Gracia, diputado de Ciudadanos en Les Corts, que ha puesto en valor la Ley 14/2018 de 5 de junio por poseer “características que la hacen singular a todos los niveles”. En concreto, ha destacado “el hecho de que sea pionera, la primera en España que se hace específicamente para buscar el desarrollo y la modernización de las áreas industriales”.

Por otro lado, ha apuntado la importancia de la creación de la nueva figura jurídica de las Entidades de Gestión y Modernización, las cuales “vienen a ayudar a esa colaboración tan necesaria público-privada entre polígonos y administraciones”.

El presidente de la Comisión de Industria de les Corts Valencianes, Josep Nadal, de Compromís, duranre su intervención| Foto: Salva Garrigues

Un tercer punto que ha ensalzado Gracia es que su aprobación fuera respaldada con un amplísimo consenso de los partidos políticos porque “pone de relieve la importancia que tiene un polígono industrial en el crecimiento y la contribución al PIB del territorio” y “que un polígono es una infraestructura básica de interés general”.

El representante de Ciudadanos en el parlamento valenciano ha señalado varias funciones clave de las EGM: colaborar con los ayuntamientos para facilitar los servicios públicos que el ente local debe garantizar y colaborar con la administración autonómica para el intercambio de información con el objetivo de vertebrar mejor las áreas industriales. “El EGM deber ser el interlocutor entre propietarios de bienes y parcelas del área industrial y la Administración autonómica”, ha enfatizado.

Sin embargo, en el proceso de enmiendas a la ley, según ha especificado, en Ciudadanos proponen que las funciones de la EGM no se circunscriban solo a las que expone la nueva ley, pues entienden que puede servir también de “correa transmisora entre las empresas del área”.

Gracia ha reivindicado por tanto el tejido industrial valenciano de las pymes como un ecosistema óptimo para “crear transferencias y ser polos motores y transmisores de conocimiento”. “Las EGM aglutinarán a los pequeños y medianos empresarios y crearán un efecto sinérgico”, ha añadido.

Por último, ha advertido que la nueva norma “no deja de ser una ley” y ha instado al poder ejecutivo a ponerla en práctica desarrollando un reglamento y unos estatutos, elaborando el mapa del suelo industrial y vertebrando las ayudas que sean necesarias.

Empleo industrial para mejorar el estado de bienestar

A continuación, Felipe Carrasco, diputado en Les Corts del Partido Popular, ha calificado la iniciativa legislativa como “un modelo para el resto de regiones españolas e incluso a nivel internacional”. No obstante, ha sido el más beligerante de la mesa y ha alertado sobre la incapacidad de los ayuntamientos pequeños para crear con éxito una EGM, por lo que pide “algo más que dejar caer una ley” para llegar a los 50 EGM que se han marcado como objetivo para 2020.

Ha criticado, asimismo, la bajada de presupuesto destinado a industria y el hecho de que “en el mapa industrial que está haciendo el Ivace solo haya desarrolladas entre 400 y 500 áreas de las más de 700 que hay”. Además, ha reclamado una mayor inversión en software: “Se tienen que realizar herramientas informáticas que no sean Excels. Así no se puede trabajar”.

Por otro lado, en el PP comparten la preocupación por la infrafinanciación de la Comunitat, pero han llamado la atención sobre el hecho de que la Conselleria de Economía solo haya ejecutado “el 60% del presupuesto”. “Aparte de pedir financiación hay que gestionar”, ha advertido Carrasco.

“Una región sin industria sale mucho más tarde de la crisis”, ha proseguido, y ha subrayado un dato: los salarios industriales son un 8% más altos que la media en la Comunitat. “Una sociedad con mucho empleo industrial es una sociedad mejor pagada; la industria mantiene la sociedad de bienestar”, ha apuntado.

Además, el parlamentario autonómico del PP ha pedido vincular los clústeres y las áreas industriales para atraer la inversión extranjera, crear empleo de calidad y tener mayores oportunidades de posicionarse en las instituciones europeas.

Para finalizar, ha destacado como lo más importante de esa iniciativa estar todos juntos “sin que la ideología o la lengua sean un problema” para el consenso en torno a este ámbito.

Ley pionera a nivel nacional e internacional

El último turno ha sido para Jesús Sellés, del Partit Socialista del País Valencià, que al igual que otros ponentes ha puesto énfasis en que la Ley 14/2018 es la primera de este tipo del estado español. “No había muchos ejemplos europeos en los que nos pudiéramos fijar”, ha agregado.

Entrando ya en materia, ha incidido en la relevancia del trabajo conjunto entre el sector público y el privado y en las líneas de subvenciones para la mejora de las áreas industriales. “Algunas tendrán más de 40 años y hay servicios básicos que había que cubrir, como la red de banda ancha, que estaba prácticamente sin explotar”, ha declarado.

En cuanto a la creación de las EGM, el diputado del PSPV las ha comparado con “la comunidad de vecinos de cualquier escalera en la que vivimos” y las ha descrito como un apoyo fundamental para las asociaciones industriales que ya existen. De hecho, las asociaciones que ya estén gestionando áreas industriales en estos momentos podrán pasar a formar parte de la comisión promotora de las EGM automáticamente.

Suscríbete a nuestra newsletter