Entrevista

B. Coronado (CFZ Cobots): “El cobot no está maduro al 100% pero ya no es un bicho raro”

En caso de una nueva crisis económica, afirma que "pienso que la tecnología puede sufrir, pero considero que será lo último que lo hará"

Archivado en: 

Borja Coronado. | Foto: Vicente A. Jiménez

El pasado martes día 12, en la sede de Femeval, se celebró una jornada con motivo del estudio R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0, que la federación metalúrgica está llevando a cabo con la colaboración de distintas entidades representativas del tejido industrial de la Comunitat Valenciana. Tras la presentación a los medios, hubo un coloquio sobre las nuevas tecnologías 4.0 y las ventajas que aportan para el aumento de la productividad y la seguridad de los trabajadores. En él participó Borja Coronado, CEO de CFZ Cobots, empresa de soluciones tecnológicas, nacida en 2017 y especializada en cobots (robots colaborativos). Uno de ellos -un brazo mecánico con una tenaza- se exhibía en el salón de actos de Femeval.

-Este tipo de cobots, ¿qué nivel de implantación tienen? Al hablar de cobots, quizá nos viene a la mente algo mucho más complicado, y este modelo se ve bastante sencillo, como un brazo mecánico.

-Su implantación es exponencial. Ahora mismo hay 39.000 unidades en el mundo, y en la Comunitat tendremos, más o menos, unas 150. Desde empresas tan grandes como Ford hasta tan pequeñas como talleres de mecanizado donde los utilizan, por ejemplo, para alimentar tornos de control numéricos, alimentación, paletizado, encolado, mueble, ensamblaje…

-¿Qué función tiene exactamente ese cobot?

-El cobot en sí no tiene ninguna función implícita. Es decir, viene en una caja, y el mismo modelo se puede utilizar para distintas aplicaciones, en función de cómo se programe y de qué herramienta se le ponga. Llega hasta lo que nosotros llamamos el sexto eje, lo que coloquialmente podría ser “el muñón,” y viene con unos elementos de fijación para que se le coloque una garra, que puede ser de dos dedos, tres, una antorcha soldadora, un destornillador automático…

cobots

Cobot modelo UR 16e de CFZ Cobots. | Foto: CFZ Cobots

-Un sistema al que cada cual ya le da la utilidad que necesite.

-Exacto, porque el producto es estándar.

-¿Cómo es el nivel más avanzado, o completo, que funciona en estos momentos en la Comunitat Valenciana?

-Diría que la aplicación más avanzada está ahora mismo en una empresa de Castellón, de tamaño mediano, que hace pinturas de perfiles. El robot se comunica directamente con el ERP y de forma gráfica se establece un pintado en una pantalla táctil. Lo que se dibuja en la pantalla se convierte en un programa para el robot y lo ejecuta. Es brutal.

-CFZ Cobots es una de las empresas líderes en el sector. ¿Cómo ha evolucionado en los últimos meses? ¿Prevés un incremento de la actividad?

-Sí, no vamos a parar de crecer. Ya hemos pasado la etapa inicial de “siembra”, de difusión de nuestra tecnología. Es un producto que todavía no está maduro al 100% pero ya se le conoce, ya no es un bicho raro.

-En el caso de que viniera una nueva crisis, que algunos dan por segura y otros niegan, la posición de vanguardia tecnológica que ocupa el sector de la robótica, ¿le hace estar más protegido?

-No nos debemos descuidar nunca. Pienso que la tecnología puede sufrir, pero considero que será lo último que lo hará. Espero que pronto veamos muchos equipos por las fábricas colaborando con las personas.

Suscríbete a nuestra newsletter