El Botànic confía en la nueva financiación y la oposición habla de traición

Los partidos políticos valencianos ensanchan su división ante el pacto de Gobierno PSOE-UP

Recuento de votos emitidos desde el extranjeros en València | Foto Efe Kai Försterling

Los partidos del Botànic han afirmado este miércoles que el preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para un Gobierno de coalición en España será positivo para la Comunitat Valenciana y han llamado a emular el pacto valenciano, mientras que la derecha cree que los valencianos salen perdiendo.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido a todos los actores necesarios que faciliten la investidura y pueda haber un gobierno que aborde los retos en términos económicos, la cuestión territorial y otras que han quedado marginadas de la agenda política.

Puig, a preguntas de los medios de comunicación, ha calificado de buena noticia para la sociedad española que haya un principio de acuerdo entre el PSOE y Podemos, para el que espera que se dé “el acompañamiento necesario” para que sea una realidad.

Puig ha reclamado que la agenda valenciana se implemente “de una vez por todas” en lo que es fundamental: la financiación, las inversiones y los compromisos en política social que reclama el Botànic.

Según el president de la Generalitat, la financiación autonómica es un eje fundamental de la cuestión territorial, que sí está recogida en el preacuerdo para el Gobierno de coalición que, en cualquier caso, es “un inicio de acuerdo”.

El síndic socialista en Les Corts, Manolo Mata, ha indicado que todo lo que recoge el preacuerdo está en el programa electoral del PSOE y en el acuerdo del Botànic y lo pueden “suscribir todos los progresistas españoles”, y ha explicado que el PSPV aspira a que la Comunitat reciba el 10 % de las inversiones y una financiación justa.

La portavoz adjunta de Compromís Mónica Álvaro ha afirmado que su formación apoyará el acuerdo, siempre que se tenga en cuenta la agenda valenciana, y primero que nada la nueva financiación autonómica, mientras que la síndica de Unides Podem, Naiara Davó, se ha mostrado convencida de que “la agenda valenciana” tendrá presencia en el nuevo Gobierno, incluida la reforma del sistema de financiación.

Por el contrario, el secretario del grupo popular en Les Corts, Alfredo Castelló, ha afirmado que el preacuerdo es un “nuevo engaño” de Pedro Sánchez tras el que se prepara “una gran traición a España“, porque solo le queda “pactar con los partidos que no creen en este país”.

En los mismos términos se ha pronunciado Toni Cantó, que lo ha calificado de una “mala noticia” para los españoles y para los valencianos, porque “el nacionalismo vasco y el catalán están poniendo precio ya” a su apoyo a ese acuerdo, que “ni siquiera” menciona el problema de la infrafinanciación valenciana.

La síndica de Vox, Ana Vega, ha tachado de “pacto de la infamia” ese preacuerdo y ha acusado a Pedro Sánchez de haber “vendido a los españoles al comunismo más absoluto, al de las cartillas de racionamiento, al Gobierno de Chávez de Venezuela”.


El voto de los valencianos en el extranjero ha sido para las listas de izquierda


El PSPV-PSOE ha sido el partido más votado por los electores de la provincia de Valencia que residen en el extranjero en las elecciones generales al Congreso, con 1.567 votos, seguido por Unidas Podemos, con 1.032 papeletas, según el escrutinio efectuado este miércoles por la Junta Electoral Provincial.

También como parte del Botànic, el tercer partido más votado para el Congreso por los valencianos ausentes ha sido Més Compromís, con 907 papeletas; en cuarto lugar se ha situado Vox, con 733 votos; el quinto puesto es para el PP, con 717 votos, y el sexto lo ocupa Ciudadanos, con 500 papeletas.

El resto de partidos se sitúan a una distancia mayor, como el Pacma, con 97 votos, y Avant, con 58, mientras que se han registrado 18 votos nulos y 27 en blanco. El censo electoral de residentes ausentes (CERA) en la provincia de Valencia para estas elecciones generales lo formaban 63.022 personas.

Suscríbete a nuestra newsletter