La información económica de los líderes

Datos de la Encuesta de Población Activa

El empleo parcial sube un 18 % en la última década, sobre todo en los hombres

España cuenta con 2,9 millones de ocupados a tiempo parcial, 435.000 más que hace diez años, mientras que los empleos a tiempo completo han caído un 6%

Obreros durante su jornada laboral.

El empleo a tiempo parcial ha crecido un 18 % en la última década, alcanzando ya al 15 % de los ocupados, un incremento que ha sido más agudo en el caso de los hombres, aunque siguen siendo mayoría las mujeres.

El mercado laboral español cuenta con 2,9 millones de ocupados con un contrato laboral a tiempo parcial, 435.000 más que hace diez años, un aumento que contrasta con el descenso (6 %) que ha experimentado el número de empleados a tiempo completo, según los datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El incremento del empleo a tiempo parcial de la última década se ha repartido entre el masculino (232.500 más) y el femenino (203.000 más), si bien tres de cada cuatro trabajadores que tienen una jornada inferior a la completa son mujeres. Así, 735.500 hombres y 2,16 millones de mujeres terminaron el año pasado trabajando con una jornada parcial, cifras que han aumentado un 46,2 % y un 10,4 %, respectivamente, respecto a los datos de finales de 2008.

En una entrevista con Efe, la secretaria de Empleo de Comisiones Obreras (CCOO), Lola Santillana, considera que esta parcialidad eminentemente femenina es consecuencia de la ausencia de medidas de discriminación positiva en las empresas enfocadas a generar una mayor igualdad en el acceso al empleo de hombres y mujeres.

Los sindicatos reclaman a las empresas que, a través de la negociación colectiva, se introduzcan mejoras en los convenios que actúen como correctivo de esa brecha de género en el empleo parcial, un guante que recoge la patronal.

La directora de Relaciones Laborales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Rosa Santos, sostiene el compromiso de atajar todas las brechas como las de ocupación, formación, salario o pensión, al tiempo que aboga por actuar también en un cambio de roles y estereotipos: “El tiempo parcial tiene mucho que ver con el reparto de cargas en el hogar”.

De los casi tres millones de ocupados con jornada a tiempo parcial, la mitad, 1,5 millones de personas (un millón de ellas, mujeres) lo eran de forma forzosa, es decir, porque no han logrado encontrar un empleo con jornada completa. Esta tasa de parcialidad no voluntaria se situaba a finales de 2018 en el 52,7 %, 14 puntos por encima de los datos de 2008, si bien es superior en el caso de los hombres (59 %) que en el de las mujeres (50 %).

Al observar la evolución por sectores de la jornada parcial en la última década, el incremento ha estado sustentado prácticamente en su totalidad en los servicios, con un ligero aumento en la industria y un retroceso en la agricultura (23.500 menos) y la construcción (12.100 menos).

Para Santillana, este incremento de la jornada parcial esconde un uso fraudulento que realizan las empresas escondiendo en realidad jornadas completas, por lo que considera necesario potenciar el control de jornada y mejorar la dotación de personal de la Inspección de Trabajo.

En el mismo sentido, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, añade en una entrevista con Efe que además hay que cambiar la legislación y elevar las penalizaciones para las empresas que defraudan, para que “les cueste más incumplir la norma vigente que pagar la multa“.

Desde la CEOE, Santos recuerda que el país salió “de una crisis profundísima” durante la que el tiempo parcial ha sido la fórmula utilizada para incorporar o mantener el empleo, aportando flexibilidad interna para evitar despidos. No obstante, reconoce la necesidad de hacer una “profunda reforma” del empleo a tiempo parcial, porque “nadie está contento con su regulación“.

El empleo a tiempo parcial no tiene por qué ser precario“, señala Santos y añade que la implantación en el mercado laboral de la digitalización o la robotización harán cada vez más frecuente tener varios empleos a tiempo parcial. Por ello, llama a los sindicatos a abordar en el marco del diálogo social la portabilidad de los derechos de los trabajadores.

Además de la elevada parcialidad, otro de las características del mercado laboral español es la temporalidad, con más de 4,4 millones de trabajadores que enlazan sucesivos contratos temporales y que representan al 26 % de los asalariados. No obstante, el número de trabajadores temporales se ha reducido en España desde los 4,5 millones que había hace diez años, cuando representaban al 27,7 % de los ocupados, en tanto que el de indefinidos ha aumentado en 127.000.

Pese a que el año pasado había menos empleados temporales que hace diez años, se firmaron 20 millones de contratos eventuales (el 90 % del total), frente a los 14,7 millones de 2008 (el 88 % del total). Es decir, que un menor número de trabajadores acumulan un mayor número de contratos temporales (4,5 por persona) que hace diez años (3,2 por persona).

Y es que, según recuerda Santillana, “durante la crisis, bajó la tasa de temporalidad, pero en el momento que comenzó a crecer el empleo, comenzaron a realizarse contrataciones temporales de nuevo“. Esta elevada temporalidad “podría atajarse incluso con la actual reforma laboral” si se elevan las sanciones, explica Barrera, al tiempo que apunta a una extensión de la precariedad a la contratación indefinida, ya que un elevado porcentaje de los empleos fijos no alcanza los dos años de duración.

Santos atribuye esta tasa al peso que tienen en el mercado laboral las actividades estacionales y considera la temporalidad necesaria en el sector privado para hacer frente a los cambios de demanda evitando despidos, si bien reclama una simplificación y mejora de los contratos.

Suscríbete a nuestra newsletter