El Consell encarga un estudio sobre el impacto del acuerdo a la Universidad de Alicante

El campo valenciano unánime: el acuerdo UE-Mercosur acaba con el sector citrícola

Ximo Puig viaja mañana a Bruselas para conocer en detalle el acuerdo comercial que, en principio, tendrá efectos negativos en cítricos, arroz y apicultura

Puig junto con los representantes de las organizaciones agrarias valencianas | Foto GVA

El campo valenciano pide al president de la Generalitat que defienda en Bruselas un acuerdo equilibrado y recíproco con Mercosur. Las organizaciones agrarias consideran que son los grandes sacrificados en este nuevo acuerdo comercial firmado por la Unión Europea.

Los representantes de AVA-Asaja, Unió de Llauradors, Intercitrus, la Federació de Cooperatives Agroalimentàries y el Comité de Gestión de Cítricos le han transmitido al president del Consell su preocupación por las repercusiones del acuerdo en los cítricos -sobre todo zumo-, el arroz y la apicultura valencianos, y han considerado que no se han adoptado las medidas de salvaguarda necesarias.

Puig se reunió ayer con representantes de las organizaciones agrarias antes de viajar mañana a Bruselas donde solicitará información sobre los pormenores del acuerdo. A lo largo del día de hoy también se reunirá con representantes sindicales y empresariales para conocer su postura ante dicho acuerdo comercial y se ha solicitado un estudio en profundidad al Instituto Universitario de Economía Internacional de la Universidad de Alicante.

El president se ha comprometido a trasmitir en Bruselas la postura de las organizaciones agrarias, así como a hablar con el gobierno central, del que espera sea “un activo defensor de los intereses valencianos y españoles” en Europa ante el acuerdo comercial con los países del Mercosur.


El Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante realizará un estudio en profundidad sobre el acuerdo comercial UE-Mercosur


En este sentido, Puig ha abogado durante los Desayunos de la Agencia Efe por “subsanar esas problemáticas y dar una solución a aquellos que, en un marco de acuerdo de estas características, pueden sentirse perjudicados“, pues aún es un preacuerdo que tiene que pasar por el Parlamento Europeo y los Parlamentos nacionales.

“Nos tenemos que posicionar desde la razón y sabiendo que hay un interés general y hay una política del Gobierno valenciano respecto del conjunto del tratado”, ha señalado Puig, quien ha añadido que si finalmente hay sectores que se ven perjudicados deben tener un apoyo de las Administraciones, no solo de la Generalitat.

En cualquier caso, Puig ha alertado de que la “profundidad” de la crisis citrícola valenciana “va mucho más allá” de Mercosur y ha reivindicado que la política agraria valenciana se basa en la reforma de las estructuras agrarias y en la ayuda a la internacionalización y a superar la “asimetría” en la cadena de valor, para que los agricultores “puedan vivir de la agricultura”.

El presidente de AVA, Cristóbal Aguado, ha mostrado su disgusto por un acuerdo en el que la “moneda de cambio” son las naranjas, el arroz o la apicultura, y ha alertado de que puede ser un “golpe definitivo” a la agricultura valenciana, que necesita medidas como cálculo de volúmenes exportables o un estudio de equilibrio de mercado.

A su juicio, las cláusulas de salvaguarda son insuficientes, y ha alertado de que los países del Mercosur solo en cítricos pueden “alimentar medio mundo”, por lo que es un “despropósito” un acuerdo que viene a “sustituir la naranja española por la suya”, cuando lo que deberían hacer es “complementar” a los agricultores europeos.

Carles Peris, presidente de la Unió de Llauradors, ha reclamado la necesidad de un grupo de presión valenciano “activo“, y una “mejor interlocución” con el Gobierno central, que en su opinión tiene que defender la agricultura valenciana en lugar de mantener un “perfil bajo”. Peris ha puesto el acento en los mecanismos de protección de la sanidad vegetal y la seguridad de los consumidores.

El presidente de la Federació de Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat, Cirilo Arnandis, ha indicado que el sector de cítricos tiene una postura unánime respecto a un acuerdo con Mercosur que le “perjudica” y cuyas negociaciones han durado veinte años y se han caracterizado por el “ocultismo” y por no consultar al sector.


El acuerdo pone en peligro al sector citrícola, que mueve al año 2.500 millones de euros


En su opinión, aunque se diga que se pueden introducir cambios, cuando se firma un acuerdo internacional “es muy difícil” modificarlo, si bien ha mostrado su esperanza de que se pueda hacer, o sería “muy dramático” para el sector citrícola, que solo en la Comunitat mueve 2.500 millones de euros.

La directora general del Comité de Gestión de Cítricos, Inmaculada Sanfeliu, ha afirmado que el acuerdo con Mercosur causará un “grave perjuicio” a la citricultura española, y afecta sobre todo al zumo de naranja, porque Brasil es el primer productor de zumo del mundo y el segundo productor de cítricos.

Ha indicado que el acuerdo es “muy grave“, porque plantea un “desmantelamiento arancelario total” en varios años, lo que supondría que Brasil podría vender su zumo fresco y su zumo concentrado más barato en la UE, con lo que el margen sería cada vez más reducido para la producción que va a industria.

Por último, el presidente de Intercitrus, Manuel Arrufat, ha pedido que se reivindique la reciprocidad, pues a los cítricos valencianos les cuesta mucho exportar a países terceros porque les ponen unas condiciones fitosanitarias “muy complicadas” frente a las “facilidades” que se dan a los países tercero para venir a Europa. EFE

Suscríbete a nuestra newsletter