Observatorio de Innovación en Gran Consumo en España 2019 (OIGC)

Mercadona lanza con éxito al mercado el 82% de sus innovaciones

El centro de coinnovación de Mercadona y la monitorización de manantiales de agua de San Benedetto las dos iniciativas valencianas reconocidas por el OIGC

Producto fabricado por Dulces Olmedo para Mercadona seleccionado como una de las 20 acciones más innovadoras según el OIGC

“El 82% de los productos innovadores que lanza Mercadona aguantan más de un año en los lineales”, así lo ha explicado el director de Servicios de Estudios del Departamento de Relaciones Externas de Mercadona, Antonio Romero durante la presentación del informe anual del Observatorio de Innovación en Gran Consumo en España 2019 (OIGC) elaborado por el Institut Cerdà.

Entre las 20 innovaciones seleccionadas de toda España –de las más de 300 iniciativas presentadas y analizadas por 15 expertos independientes del OIGC– destaca el Centro de Coinnovación de Mercadona en el polígono Fuente del Jarro de Paterna (Valencia).

Más de 5.700 metros cuadrados y 3,5 millones de inversión inicial para este gran “laboratorio” que supone, según Romero “ir un paso más allá” en la estrategia de innovación de la cadena basada en productos, procesos, innovación conceptual (como el nuevo modelo de tienda eficiente) y tecnológica.

La nave consta de varios espacios, una zona para la comparación de surtidos “conocer el mundo y estudiar las nuevas tendencias tanto a escala nacional como internacional”; un conjunto de centros de coinnovación para experimentar y trabajar con los productos y el consumidor en los que se reproducen una cocina, una zona de planchado, otra de lavado y una más de limpieza, y una “tienda sin jefes” de 1.800 m2 que replica una tienda real y que incorpora tanto el surtido habitual como los lanzamientos más inmediatos.

Según el Observatorio, este Centro destaca por haber conseguido crear “un espacio híbrido” donde sus trabajadores interactúan con los productos en su ubicación natural y realizan todo tipo de pruebas, y “donde se realizan formaciones internas sin interferir en la actividad diaria de una tienda”, ha añadido Romero.

Así, en un único punto se puede realizar y gestionar todo el proceso de desarrollo de producto, desde el inicio hasta su lanzamiento definitivo en las tiendas, e implementar decisiones sobre el surtido y sobre el espacio de venta. De ahí su alta tasa de éxito en el lanzamiento de las novedades –el 82 % de los productos–.

Romero se ha referido también a la apuesta por “avanzar en la mejora del acto de compra” haciendo participes a los cincos competentes de su modelo de calidad: “el jefe”, el trabajador, el proveedor, la sociedad y el capital. De este modo para cualquier acto de innovación no solo se cuenta con el cliente, sino también con el resto de actores, así ha ligado la innovación en procesos –entre otros la automatización de sus bloques logísticos– a la mejora de las condiciones del trabajador, y en cuanto a innovación social, ha señalado que en sus tiendas, Mercadona ha instalado murales de trencadís realizados por discapacitados y ha creado cubiertas ajardinadas para mejorar el entorno de los vecinos de los supermercados.

Este centro de coinnovación forma parte de la red de 19 centros de coinnovación que la enseña de Juan Roig tiene en España y Portugal, la gran mayoría especializados en categorías de productos. “Esto nos permite captar necesidades concretas y  ofrecer soluciones acertadas, tanto por medio de mejoras, como a través de nuevas referencias en todas y cada una de las secciones”, ha concretado Romero.

Entre los veinte avances más significativos realizados por los agentes del sector agroalimentario que se incluyen en este informe destaca también el del interproveedor de Mercadona, Dulces Olmedo que ha puesto en los lineales de la cadena las mini barritas de chocolate Hacendado con crujiente de semillas (sésamo y lino marrón) y galleta “por su novedosa y saludable mezcla de ingredientes”.

Otra iniciativa valenciana destacada es el proyecto de monitorización de manantiales de agua de San Benedetto en colaboración con la startup de la Ciutat Politècnica de la Innovació (CPI) Nespra.

De izq. a dcha. David Salvador, Juan Francisco Cereco, Antonio Romero, Alberto Palacios, Juan Francisco Julià, Carlos Cabrera, Jordi Martínez y Salvador Coll

Se trata de una aplicación “Smart Water 4.0” que mediante tecnología 4.0 y el internet de las cosas (IoT) conecta los pozos de agua y monitoriza las lecturas de los manantiales en remoto, con lo que se consigue facilitar la gestión de los datos tratados en el proceso productivo de San Benedetto.

La aplicación, que ya funciona en el 50% de los manantiales de la compañía en España, transfiere la información a sus plantas de Requena y  Granada, evitando los desplazamientos físicos hasta los pozos y disminuyendo el impacto ambiental de las travesías de los vehículos. “Además con ello se han minimizado los errores en la captura de datos y se ha aportado inmediatez en la toma de decisiones”, ha apuntado Juan Francisco Cerezo, CIO de Agua Mineral San Benedetto.

Cerezo ha subrayado la apuesta de la compañía por aplicar políticas de sostenibilidad y respeto al medioambiente de ahí su prioridad por los envases ligeros, el PET reciclado y los vertidos cero, “además de optimizar ahora la captura de datos para poder aplicar políticas predictivas y de mejora gracias a la disponibilidad de la información”.

De hecho el cofundador de Nespra, David Salvador, que ha ayudado a San Benedetto en este proyecto ha asegurado que los datos son “el oro negro del futuro” y a partir de ellos se pueden crear nuevos modelos de negocio. Asimismo  ha remarcado “la importancia de la cooperación entre empresas de cara a generar innovaciones en cualquier ámbito”.

Otra firma destacada en el informe ha sido Farmidable, una plataforma que permite en 24 horas llevar los productos del campo a casa o incluso a los centros educativos (con el fin de evitar trayectos innecesarios) y cuya operativa que se centra por ahora en Madrid tiene previsto expandirse a Valencia, Barcelona y Sevilla.

Su CEO, Alberto Palacios ha descado que además del respeto por el medio ambiente y el compromiso por la sostenibilidad (no solo impulsando el desarrollo de los productores locales sino utilizando distribución sostenible en la última milla) esta startup, que ha tenido que recurrir a otros países para financiarse, aplica medidas de impacto social como el acuerdo con Cruz Roja para dar empleo a mujeres mayores de 45 años (tiene contratadas a cinco).

Otras iniciativas innovadoras que recoge el informe son el proyecto Olivo de Heineken que cultiva cebada entre olivos; Lanjaron Red, la botella 100% reciclada y reciclable; el programa Nutriplato de Nestlé basado en la educación nutricional  o la nueva incubadora de startups de Citibox.

Por otro lado, algunos de los retos apuntados en el informe para el sector agroalimentario que representa entre un 17 y un 18 % del PIB español son además de la digitalización y la capacidad de atraer talento, la necesidad de adaptarse a los nuevos hábitos y dietas de los consumidores, la urgencia por resolver el transporte de última milla y la necesidad de promover la innovación social a lo largo de toda la cadena. Así lo han puesto de relieve Carlos Cabrera, director general del Institut Cerdà, y Juan Francisco Julià, catedrático de Economía Agraria de la Universitat Politècnica de València.

Suscríbete a nuestra newsletter