La información económica de los líderes

Entrevista a Felipe Sánchez, profesor de matemática financiera en Edem

Felipe Sánchez: “Una mayor integración redundaría en una rebaja del populismo”

El profesor de Edem señala que la solución a los retos que enfrenta la Unión Europea pasa por conseguir una mayor integración de los países al proyecto europeo

Recta final para las elecciones europeas del 26 de mayo y en Economía 3 hemos querido conocer de la mano de un experto cuáles son los retos que deberá afrontar en la próxima legislatura la Unión Europea. Hablamos con Felipe Sánchez, doctor en Economía Aplicada por la Universitat de València y profesor en la escuela de empresarios Edem. Para Sánchez, la solución a todos los retos de la UE pasaría por avanzar hacia una mayor integración de los países dentro del proyecto europeo.

-¿Qué retos enfrenta la economía europea?

-Hay muchos y muy variados. En el corto plazo tenemos el brexit y hacer frente al proteccionismo que está intentando desarrollar EEUU. En el largo plazo hablaríamos de una Europa más integrada, de mutualización de riesgos, por ejemplo, a través de los eurobonos o de la creación de un fondo de garantía de depósitos, una mayor integración fiscal. No sé si algún día llegaremos a ver a un ministro de Finanzas de toda la Unión Europea que tenga la potestad de decidir cuáles son los gastos y cuáles son los ingresos.

Luego también trabajar en la parte del cambio climático porque la agenda europea lo que busca es eso. Una Europa que sea más competitiva a través del desarrollo de investigación e innovación en la transición ecológica.

-Veo que no ha mencionado la desaceleración de las economías de la eurozona, ¿no lo considera un reto?

-Más que un reto es una consecuencia de un marco económico, de una estructura económica. Es decir, que ahora mismo Alemania haya estado a punto de entrar en recesión en el último trimestre es consecuencia de las políticas proteccionistas que está desarrollando la administración Trump y también de un pensamiento a largo plazo sobre qué va a pasar con el coche diésel. E Italia está en la quinta recesión en los últimos diez años, pero eso es por la baja competitividad de muchos factores industriales de la economía italiana. Es el marco económico en el que nos movemos.

-En este sentido, ¿qué logra Estados Unidos con el proteccionismo? Y, ¿qué postura debe tomar la Unión Europea?

-Lo que busca la administración Trump es reposicionar el papel que tiene Estados Unidos frente al resto del mundo y sobre todo frente a China. El aumento del proteccionismo no se ha de combatir con más proteccionismo. Creo que la diplomacia europea es más inteligente que la administración Trump en estos momentos y no está respondiendo con la fuerza.


“La diplomacia europea es más inteligente que la administración Trump en estos momentos y no está respondiendo con la fuerza”

Desde luego, la elevación de los aranceles es un problema. El proteccionismo está bien si quieres, en el corto plazo, para hacer fuerte a las bases que te han votado. Pero en el largo plazo, la competitividad global que tienes es la que te demuestra lo bueno que eres.

-¿Qué papel juega en Europa la transición ecológica?

-Dentro de la agenda europea es un asunto importante. Por ejemplo, en el caso español se habla que para el 2040 no habrá más matriculaciones de coches diésel. Yo creo que al final los países que empujen a sus economías hacia sectores centrados en la transición ecológica van a liderar en el próximo cuarto de siglo. Es decir, los países que se centran en hacer sus economías sostenibles y en la lucha contra el cambio climático. Invertir en la recuperación del medio ambiente y en una economía circular que sea eficiente en el uso de los recursos.

Estados Unidos, no obstante, yo creo que está quedándose atrás. El único bloque que está intentando liderar este segmento es Europa y tengo la sensación de que China también persigue lo mismo.

-¿Qué opina de establecer un impuesto paneuropeo a las empresas tecnológicas?

-Es una cuestión que no solo se está dando en la Unión Europea. En Estados Unidos, leía no hace mucho en el New York Times que Amazon en el último trimestre había ganado 10 mil millones y que tributaba menos del 1% en Estados Unidos. Creo que estos conglomerados lo que buscan es siempre paraísos fiscales o países con ventajas fiscales para establecer su sede y luego desde allí cobrar royalties a sus subsidiarias filiales.

Es decir, si yo tengo una filial Amazon operando en España y mi matriz está fuera, digamos en Irlanda, pues la matriz irlandesa lo que hace es cobrar una cantidad de royalties por el uso de la marca a la subsidiaria española. Evidentemente es un artificio contable que no refleja realmente la actividad económica que se está produciendo para eludir la base impositiva o los impuestos que se están aplicando. Cuando hablamos de retos en la Unión Europea yo creo que también pasa por esto. Pasa por una mayor integración fiscal entre todos los países de la UE. Es la asignatura pendiente que le quedaría a Europa.

-Apunta a una mayor integración de los países de la eurozona, sin embargo, la tendencia que vivimos parece señalar lo contrario con el auge de movimientos antieuropeístas…

-La Unión Europea es uno de los proyectos políticos y económicos más brillantes pero peor vendidos desde un punto de vista pedagógico. Las ventajas de la UE son palpables. Por ejemplo, compartimos una moneda única con lo que no hay problemas de tipo de cambio, un ciudadano europeo puede comparar precios en todo el ámbito de la UE. Desde luego somos un faro en cuanto a calidad de vida y en cuanto a derechos de los trabajadores europeos.


“Somos un faro en cuanto a calidad de vida y en cuanto a derechos de los trabajadores europeos”

Cierto que el populismo ha crecido, y ha sabido crecer debido a la crisis económica de 2008. Lo que hace bien el populismo es atacar a los estratos sociales que sienten que se han quedado atrás dentro de la globalización. Hay países que han ido entrando dentro de esa dinámica. Ese autoritarismo, ese nacionalismo con tintes racistas incluso, el ser antiestablishment.

Ese mensaje ha calado en esos segmentos que tienen una mayor inseguridad. La solución no creo que pase por un nuevo populismo, pasa por unas políticas que sean más sociales, y que las personas se den cuenta del gran proyecto que es la UE. Por supuesto, creo que una mayor integración y una mejor venta de lo que es el proyecto redundaría en una rebaja del populismo.

-Me ha hablado de la crisis económica, esta evidencio la división entre el norte y el sur de Europa, ¿qué se puede hacer para reducir esa separación? 

-Eurobonos, mutualizar el riesgo para conciliar el norte y el sur. A parte, crear un fondo de garantía de depósitos europeo. Hay algo que me sigue sorprendiendo, es difícil ver una fusión transfronteriza entre bancos. Avanzar hacia una unión bancaria a nivel europeo. Ceder más autonomía y ceder más soberanía a veces choca con lo que pretenden los nacionalismos y los populismos que es desintegrar el proyecto europeo y devolver poder político a los países.

-Por último, ¿qué está en juego en las próximas elecciones europeas?

-El proyecto europeo. Siempre que hemos ido a votar ha estado en juego una representación de lo que queremos ser como Europa. Está en juego esa agenda que persiga lo social, que persiga una economía sostenible, una economía circular y que se imponga a otras que lo que pretenden es desintegrar el proyecto europeo.

Suscríbete a nuestra newsletter