La información económica de los líderes

Ciclo de conferencias "Más Europa"

Borrell apuesta por una política industrial europea para “no perder el tren” tecnológico

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones aseguró en Alicante que es compatible el cargo en el Gobierno con la candidatura a las elecciones europeas

Josep Borrell, ayer durante su conferencia en Casa Mediterráneo. | Foto: Efe/Pep Morell

Si el futuro se mide por los avances tecnológicos, Europa tiene un grave problema. El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, demostró ayer ser un europeista convencido por muchos motivos e hizo un llamamiento a la unión entre los países europeos para “no perder el tren tecnológico”. “Necesitamos una política industrial a nivel europeo. Hay que preguntarse por qué no hay ninguna empresa europea entre las 15 primeras” de la nueva era digital.

Entre los muchos temas que abordó anoche el titular en Casa Mediterráneo en Alicante, la transformación digital estuvo presente en el discurso del ministro que abogó por una “acción determinada” en política industrial ante los avances que registran los países orientales. En este sentido, Borrell se mostró “convencido de que la competitividad no depende de la capacidad fiscal”.

“Creo que la falta de innovación no depende de la presión fiscal”, indicó en respuesta a la posible creación de un impuesto a las empresas tecnológicas. El ejemplo que citó fue Huawei. La multinacional china “no existía hace 30 años y es la empresa puntera en 5G”. Ante el más de centenar de asistentes, el ministro en funciones indicó que “puede que estemos poniendo en riesgo nuestro futuro tecnológico, porque no estamos innovando al ritmo que debiéramos”.

No quiero alarmarles en exceso“, continuó. “Los europeos no tenemos más remedio que unirnos más, si queremos preservar nuestra civilización”, concluyó el ministro en la conferencia organizada por el diario Información junto a la colaboración de entidades como la Universidad Miguel Hernández de Elche, la Cámara de Comercio de Alicante, la Euipo y la Generalitat Valenciana.

Seguridad militar

Frente a esa situación de pérdida de liderazgo tecnológico, Josep Borrell puso encima de la mesa el complicado momento que vivimos los países europeos y expuso con total claridad que frente a las tres cosas que “dan sentido y dignidad a la vida -libertad, progreso y solidaridad”, hay muchos problemas, grandes problemas que sólo pueden ser abordados desde una perspectiva global.

 

borrell

Josep Borrell. | Foto: AJ

Entre los asuntos que más cito está la seguridad. Borrell subrayó que “los europeos tendremos que asegurar nuestra propia seguridad”. En línea con las palabras recientemente pronunciadas por Merkel, el ministro español cree que la inversión en seguridad militar no es un tema menor. El aviso realizado por la administración Trump no es baladí para el titular en funciones, pues los conflictos están latentes incluso dentro de la propia Europa. “El estado natural del mundo es el conflicto”, apostilló.

Este hecho, la política migratoria, el desempleo o el cambio climático abocan a la UE a una unión en distintas velocidades. Borrell puso como ejemplo el euro y la apertura de fronteras dentro del territorio Schengen. “Unirse más”, es la palabra clave que utilizó el ministro en esta charla que dio bajo el lema “Más Europa”.

La crítica abierta del mandatario español en Casa Mediterráneo vino a dibujar un panorama pesimista dentro y fuera de la UE. Pero en el campo exterior, Borrell apuntó directamente al nuevo equilibrio mundial que se presenta con una pugna ya abierta entre China y Estados Unidos “en la que Europa se puede ver apriosionada”. 

Brexit como medicina

A pesar de las discrepancias internas, Borrell se preguntó “qué peso tendríamos en el mercado mundial” si Europa no asistiera como única voz a la OMC. La potencia en población y en otros muchos aspectos de países como India, China o Corea, dejan expuestos a los países europeos. En este caso, el ejemplo del brexit fue el ejemplo perfecto.

borrell

Josep Borrell, en Casa Mediterráneo. | Foto: AJ

El ministro de Asuntos Exteriores reiteró que, a los británicos, “de momento les va tan mal que no encuentran la puerta de salida”. “El brexit ha servido para darnos cuenta  de que no es tan fácil. Creo que más bien ha sido la vacuna”, afirmó.

Ministro y candidato

Durante su intervención, Borrell habló en calidad el ministro de Asuntos Exteriores en funciones. La aclaración vino a cuenta de la problemática que se ha levantadao estos días sobre el hecho de ser candidato número uno de las listas del PSOE a las elecciones europeas. Antes de empezar la charla y ante los periodistas, el socialista dijo que ve “perfectamente compatible” compaginar su cargo en el Gobierno con el de candidato hasta el próximo 26 de mayo.

“Todos los ministros que han sido candidatos a las Generales han permanecido como ministros en funciones, y no veo por qué no puedo hacer lo mismo en un Gobierno en funciones: Es perfectamente compatible“, apuntó. Preguntado por los antecedentes de los populares Miguel Arias Cañete y Loyola de Palacio, que sí dejaron el cargo para la campaña de las Europeas, Borrell respondió que “ellos sabrán por qué lo hicieron“, antes de añadir que “quizá en ese momento el Gobierno no estaba en funciones”, como sí ocurre en esta ocasión.

En este sentido, incidió que “éste es un caso particular” dado que el Ejecutivo “está en funciones y eso hace que la tarea que tenía que hacer un ministro sea perfectamente compatible con ser candidato, como acabamos de ver hace una semana” con sus compañeros del Consejo de Ministros como aspirantes a los comicios a las Cortes Generales del 28 de abril.

La ley Helms-Burton provocará una una “enorme litigiosidad”

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha vaticinado una “enorme litigiosidad” que cree que no llevará “a nada” a partir de la aplicación de Estados Unidos de los polémicos títulos III y IV de la ley Helms-Burton. Borrell ha opinado que “los únicos que van a salir ganando son los bufetes de abogados internacionales porque va a ver una enorme litigiosidad que no creo que conduzca a nada”.

“Pero defenderemos los intereses de las empresas españolas, claro“, ha proseguido el titular de Exteriores, quien ha recordado que desde Europa se advirtió a las autoridades norteamericanas de que la aplicación de la ley Helms-Burton “iba a crear muchos problemas”. “Vamos a acudir a la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, según subrayó el titular de Exteriores. (EFE).

Suscríbete a nuestra newsletter