Los cultivos ecológicos de la Comunitat se duplican en los últimos cuatro años

Los cultivos ecológicos de la Comunitat se duplican en los últimos cuatro años

El último Informe Anual de la Producción Ecológica vuelve a ratificar las buenas tendencias del sector ecológico valenciano y sitúa a la Comunitat Valenciana como la autonomía que más crece del ámbito nacional en este modelo productivo. Sin ir más lejos, en los últimos cuatro años se ha duplicado el número de hectáreas dedicadas a este tipo de cultivos, que ya suponen un 13,9% del total de la superficie agraria, frente al 5,7% que representaban en 2015.

Además, el presidente de la corporación, José Antonio Rico, avanza que los datos disponibles del primer trimestre del año “permiten adelantar que probablemente la Comunitat Valenciana mantendrá el liderato del crecimiento a nivel nacional en 2019”.

Jose Antonio Rico

José Antonio Rico, presidente del Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana. Foto: Archivo E3.

Los resultados del análisis desarrollado por el Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana (CAECV) reflejan una transformación ecológica de la agricultura valenciana a un ritmo cada vez mayor. Muestra de ello es que el volumen de negocio de la agricultura ecológica de la región, con 480 millones de euros generados, ha supuesto el 25% de toda la facturación nacional del sector en 2018.

El CAECV, tal y como reconoce su presidente, pretende que este dato siga mejorando y se fija como referencias Andalucía, Cataluña y Murcia, líderes en este apartado con un 19,6%, un 18,8% y un 14,4% respectivamente.

Si nos ceñimos al año 2018, el aumento en el área de cultivo ha sido del 18,6%, por encima de la media nacional del 15%. Autonomías de referencia en producción ecológica como Cataluña o Baleares han crecido en superficie un 5% y un 11%, respectivamente.

superficie ecológica certificada

Fuente: Informe Anual de la Producción Ecológica del CAECV.

Operadores ecológicos

La cantidad de operadores ecológicos, entre los que se incluyen todos los agentes que aportan la certificación, desde los productores hasta las empresas y los importadores, es uno de los indicadores que sirve como medida del sector. En el periodo comprendido entre 2015 y 2018, la Comunitat ha aumentado este número en un 29%. 2018 se cerró con 2.904 operadores, lo que supone un incremento del 11% respecto al año anterior, el doble de lo que ha crecido el sector en el conjunto de España en el mismo periodo.

operadores-ecologicos

Fuente: Informe Anual de la Producción Ecológica del CAECV.

El crecimiento del número de operadores certificados se está acrecentando en lo que va de 2019, ya que hasta la fecha se han registrado 3.243 operadores. Eso significa que solo en los tres primeros meses del año se ha crecido más que en todo el ejercicio 2018, con 339 operadores de incremento frente a los 297 del año anterior. Esto se refleja también en la superficie ecológica certificada, ya que frente a las poco más de 18.000 hectáreas creadas el pasado año, en el primer trimestre de 2019 ya se han certificado 15.000.

Productores ecológicos

Por otro lado, el informe recoge que en 2018 los productores ecológicos de la región, categoría que comprende a agricultores, ganaderos, productores de material vegetativo y productores acuícolas, aumentaron un 8,8%, de 2.037 a 2.218. Si ampliamos el periodo a los cuatro últimos años, el crecimiento es del 22,6%, más que ninguna otra autonomía.

Tanto en operadores como en productores, es la provincia de Castellón la que más crece, con un 19% y un 18,9% de incremento respectivamente. Este dato afianza el predominio castellonense del crecimiento, que también encabezó el aumento en el conjunto de los últimos cuatro años.

productores ecológicos

Fuente: Informe Anual de la Producción Ecológica del CAECV.

Certificación ecológica de las empresas 

El número de empresas del sector ha aumentado en el último año un 19,1%, muy por encima de lo que ha crecido la media nacional, que se sitúa en un 11%. Si tomamos la evolución desde 2015, las empresas se han duplicado. Antonio Rico afirma que este dato es muy significativo, puesto que “las empresas toman la decisión de certificarse porque hay un mercado que le está demandando producto”. “Hay un interés por parte de las empresas en poder gestionar este modelo productivo”, agrega.

Además, el presidente de CAECV valora el esfuerzo que hacen estas empresas para obtener el certificado ecológico, ya que no tienen acceso a ninguna subvención más allá de la bonificación a la certificación, que cubre hasta un 70% de los gastos del procedimiento. Destaca asimismo que, además de la inversión económica, tienen que “presentar un proyecto ecológico propio y formarse para ello”.

empresas ecológicas

Fuente: Informe Anual de la Producción Ecológica del CAECV.

Principales cultivos

Los cultivos ecológicos que más superficie ocupan en la Comunitat son el viñedo para vino, que supera las 11.500 hectáreas; y los frutos secos, con 9.250 hectáreas. En un segundo escalón pero con una importante contribución se encuentran el olivar para aceite, que sobrepasa las 4.500 hectáreas; los cereales, con 3.600; y los cítricos, que sobrepasan las 3.000.

En términos relativos frente a la agricultura convencional, también son el viñedo y los frutos secos los que mejor dato obtienen, con un 18% y un 13,2% cada uno, respectivamente.


“Hay que incorporar la calidad al sector ecológico para conseguir una diferenciación del producto”.

Rico apunta que la agricultura presenta dos modelos productivos claramente diferenciados en la Comunitat Valenciana, el secano y el regadío. Por lo que respecta a la primera, señala que “por precio no puede ser nunca competitiva, pero sí por calidad” y que “hay que incorporar esta calidad al sector ecológico para conseguir una diferenciación del producto“. Del regadío, en cambio, apunta que es una agricultura muy productiva, más compleja pero con mucho potencial para reconvertirse al modelo ecológico.

Comarcas productoras

Por comarcas, el informe muestra que las que más peso tienen en el sector ecológico valenciano son El Baix Maestrat (Castellón); La Plana de Utiel y Requena (Valencia); y el Alt Vinalopó, el Vinalopó Mitjà y La Vega Baja (Alicante). De este modo, los cultivos ecológicos más producidos se concentran en las comarcas productoras que tradicionalmente han dominado la variante convencional.

mapa superficie ecológica certificad

Fuente: Informe Anual de la Producció Ecològica del CAECV.

Comercialización y exportaciones

La inmensa mayoría de las exportaciones se dirigen a la Unión Europea. A falta de tener los datos analizados, Rico estima que apenas un 15% de estos productos se quedan en el mercado nacional, de los que, eso sí, una proporción cada vez mayor se comercializa en la propia región valenciana. “Tenemos esa capacidad de llegar al comercio local“, destaca, y afirma que uno de los principios del sector es fomentar esa introducción del producto lo más cerca posible de donde se produce.

En este sentido, Rico propone dos ejes fundamentales: “llegar al consumidor final y promover el contacto directo entre el agricultor y el consumidor“, un contacto que, lamenta, se ha perdido a causa de la desvinculación entre el productor y el producto. “Cuanto más producto vendamos en casa, menos dependeremos del mercado global“, asegura.


“Las nuevas formas de venta permiten que los agricultores vendan su producto directamente a asociaciones de consumidores”.

Además, la tecnología está dando lugar a “nuevas formas de venta que permiten que los agricultores vendan su producto directamente a asociaciones de consumidores“, expone Rico. Esto refuerza a los productores porque de esta manera los precios no están condicionados por el mercado europeo.

El problema de los cítricos

Si bien la producción ecológica ha crecido de forma generalizada en todos productos agrícolas, a la fruta por excelencia de la región, los cítricos, le está costando más la conversión. Solo el 1,9% de de la superficie destinada a producción citrícola posee certificado ecológico.

Una de las razones de la lentitud del crecimiento se debe a que una parte importante de la producción de cítricos recae en personas de edad avanzada, más reacias al cambio, que supone un reto a nivel formativo y administrativo.

“El productor que quiere certificarse tiene que estar dispuesto a formarse y a cumplir unos requisitos legales“, afirma Antonio Rico, que también advierte que el proceso de conversión ecológica puede dilatarse hasta 3 años y requiere un proyecto de comercialización que no todo el mundo está en disposición de realizar.

El presidente del CAECV cita además como motivos de esta demora la dificultad propia de los sistemas de regadío y la ausencia de cooperativas (como en otros cultivos) que “arrastren a los agricultores” a pasarse al modelo ecológico. “Las cooperativas cuentan con asesores legales, relaciones institucionales y redes comerciales” que garantizan la certificación en las mejores condiciones, pero los cítricos están sobre todo “en manos de particulares“, explica.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.