Campaña electoral

Isabel Bonig afirma que habrá un Consell del PP presidido por primera vez por una mujer

La candidata del PPCV a la presidencia de la Generalitat, asegura que en estas elecciones autonómicas no les "preocupa Vox ni ningún otro partido"

Bonig durante un acto del PPCV | Foto: Efe/J.C.Cárdenas/archivo

La candidata del PPCV a la presidencia de la Generalitat, Isabel Bonig, asegura que en estas elecciones autonómicas no les “preocupa Vox ni ningún otro partido”, pues están convencidos de que les “avala” su gestión y su “hoja de servicios”, en la que han hecho “cosas mal” pero también “muchas cosas buenas”.

“Salimos a ganar, a liderar el centro derecha”, asevera en una entrevista con la agencia Efe Bonig, quien destaca que en los comicios del 28 de abril “no hay nada ganado, hay partido”, y por ello “con mucha humildad y con mucho trabajo hay que pelearlo hasta el último día” de la campaña.

La dirigente popular adelanta que, por lo datos que maneja, tras estas elecciones no habrá un Consell donde ella sea vicepresidenta y el candidato de Ciudadanos, Toni Cantó, el president, sino “más bien al contrario: va ser el señor Toni Cantó vicepresidente de un gobierno presidido por la primera mujer”, del PPCV.

Bonig admite que el Gobierno andaluz es “un espejo” en el que se mira, porque el PP andaluz “prometió una bajada masiva de impuestos y lo primero que ha hecho en 200 días” ha sido aprobarla, lo que a su juicio da credibilidad al PPCV cuando afirma que eliminará impuestos como el de sucesiones y donaciones y el de Patrimonio.


El PPCV tiene unas “líneas rojas” y no pactará con quienes están “en contra” de la Constitución y del Estatuto de Autonomía, con quienes quieren “romper España”


Reivindica que, al igual que en el Pacto del Botànic en la Generalitat ha presidido la institución el partido que más votos obtuvo, en un posible Gobierno valenciano a la andaluza “obviamente quien saque más votos tiene que liderar”, por lo que “no tendría sentido” otra postura: “Política-ficción hay que hacer la justa”.

Insiste en que el PPCV tiene unas “líneas rojas” para pactos postelectorales, pues no pactarán con quienes están “en contra” de la Constitución y del Estatuto de Autonomía, con quienes quieren “romper España”, celebrar referendos “ilegales” o no admiten “la igualdad de derechos y obligaciones” de los españoles.

Además, adelanta que para el PPCV es “irrenunciable” la “bajada masiva” de impuestos, la libertad de los padres a la hora de elegir la lengua y la escuela donde educar a sus hijos, acabar con las listas de espera sanitarias con colaboración público-privada, defender los derechos sociales y establecer “nuevas fórmulas” de gestión.

La también presidenta del PPCV asegura que no le preocupa que los resultados electorales se puedan leer en clave de liderazgo interno, pues cree que sus compañeros “reconocen” que cogió el partido en un momento “muy complicado”, supo “mantener el pulso y reflotarlo” y hoy está en disposición de “arrebatarle la Generalitat y muchos ayuntamientos” al Botánic.


Es “irrenunciable” la “bajada masiva” de impuestos, la libertad de los padres a la hora de elegir la lengua, acabar con las listas de espera sanitarias, defender los derechos sociales y establecer “nuevas fórmulas” de gestión


Bonig afirma asimismo que el PPCV, tras una “dura travesía del desierto”, está “completamente movilizado” para esta “primera vuelta” que suponen las elecciones generales y autonómicas valencianas, cuyo resultado influirá en la “segunda vuelta”, las municipales y autonómicas en el resto de España del 26 de mayo. “Estamos todos alineados en que esta primera vuelta salga bien a Pablo Casado y al PPCV”, para que luego sirva “de acicate y referente para conseguir poder formar gobierno en muchísimos ayuntamientos de la Comunitat”, asegura.

A quienes dicen que hay que votar opciones progresistas para no volver atrás, Bonig replica: “El retroceso está en el Botànic, no en nosotros”. Y añade que “el progreso no es de izquierdas”, pues “nadie ha hecho progresar más a esta sociedad que el centro derecha”. Sobre el alto índice de indecisos, Bonig opina que “pueden ser indecisos de verdad, o gente que ya tiene decidido su voto y no quiere decirlo”, lo cual “suele favorecer al centro derecha”, y considera que esta “decisiva” campaña electoral será “básica para decantar el voto”, sobre todo los últimos días.

Suscríbete a nuestra newsletter