La información económica de los líderes

Las cinco claves del éxito empresarial (4)

La estrategia (3)

Coach Ontológico
Logo firma
Archivado en: 

Si decíamos en artículos anteriores que sin estrategia no hay futuro, peor es decir que sin colaboradores implicados, sí que hay trabajo, pero no hay ni crecimiento, ni creatividad, ni imaginación, ni innovación, ni talento, ni compromiso, ni comunicación. Por lo tanto, tenemos “empresas ni–ni”, lo que conlleva al fracaso más estrepitoso, al RIP, al Descanse en Paz.

Nuestra querida empresa ha fallecido “víctima” de inadaptación al cambio, mirarse el ombligo, no ser competitiva, no invertir en conocimiento, etc. Sus restos mortales descansan fosilizados en el Parque Jurásico del Paseo de la Calma, 13, del que, en el fondo, nunca se llegaron a mover.

Entonces, me pregunto, una vez realizado el proceso de reflexión estratégica donde se ha definido el Propósito Corporativo de la empresa, ¿cómo se implica a las personas para que se sientan parte de la empresa dónde trabajan? ¿Cómo consigo colaboradores implicados que hagan posible el desarrollo de la estrategia definida?

La respuesta es sencilla y compleja a la vez. Haciéndoles partícipes en el Proyecto de Futuro, teniendo información de lo que se pretende alcanzar, pidiéndoles opinión de su trabajo, de cómo mejorarlo. Creando grupos de coordinación de la información, grupos de mejora, donde aporten soluciones a los problemas cotidianos del día a día.

Se trata de formar equipos que encuentren el sentido a su trabajo, al porqué y para qué de su esfuerzo físico, intelectual y emocional. En definitiva, se trata de crear organizaciones que cuenten con todas las personas, porque son personas y no recursos.

Todo lo señalado anteriormente viene a describir lo que denominamos Proceso Intratégico; un proceso vital para lograr que las personas de la empresa estén comprometidas con su Proyecto de Futuro.

Y, ¿cuál sería el método más adecuado para lograrlo? En nuestro Programa de Desarrollo Organizacional y Personal (DOP), hemos creado una herramienta de comunicación específica para tal función: Guion base para destilar el Propósito Corporativo. Vamos a describir la herramienta con un texto idéntico al que utilizamos en las empresas que han desarrollado nuestra metodología.

Las personas, que están participando en el Programa DOP mediante la herramienta Coaching Ontológico Empresarial, tienen la responsabilidad de facilitar, comunicar y compartir con sus compañeros y compañeras de trabajo el Propósito Compartido de la compañía en la que trabajan.

Tenemos que motivar a los demás, para que comprendan todo el trabajo que estamos realizando y sientan, vivan y abracen nuestra Visión y Valores. Pero es muy importante tener convicción en lo que hacemos y decimos, ser honestos con nosotros mismos y creer en lo que estamos construyendo. De lo contrario, estaremos realizando un acto de incoherencia con nosotros, hacia los demás y hacia la Organización.

Para realizar adecuadamente el proceso de comunicación e interiorización del Propósito Compartido y para no caer en la tentación de dispersarse en diferentes argumentos, creando confusión y poca claridad, os recomendamos que nos centremos en los siguientes puntos a tratar. Por favor, respetad los puntos que os recomendamos a continuación, pero ser vosotros mismos, utilizad vuestro propio estilo, ser auténticos y espontáneos en las conversaciones: ser creíbles.

1. En grupo y a nivel general

1.1. ¿Quiénes somos? Somos un grupo de personas que compartimos una finalidad común y deseamos: ¿Tener un futuro común? ¿Seguir creciendo personal y profesionalmente? ¿Estar satisfechos con el trabajo realizado? ¿Una vida mejor, con un buen ambiente de trabajo y estar a gusto día a día?

1.2. ¿Qué pretendemos? ¿Mostrar a la gente en lo que creemos? ¿Que nuestra Visión y Valores cobren vida en las acciones cotidianas, día a día? ¿Que las personas vean respeto, honradez y aprecio en nuestras relaciones diarias? ¿Qué entendamos que nuestra prioridad principal es el Cliente, que es quien nos paga la nómina y que nuestro producto es el Servicio? Clarificado lo anterior, este es el momento de plasmar la Misión.

1.3. ¿Hacia dónde vamos juntos? Con nuestro compromiso, con nuestra participación, con nuestra iniciativa, con nuestra actitud positiva y con personas comprometidas que trabajen en equipo, lograr nuestro futuro con ambición ética a través de la Visión.

1.4. ¿Pero qué factores son esenciales para que nuestra empresa tenga futuro y sea viable? Hay que establecer los Factores Críticos de Éxito en nuestra compañía.

1.5. ¿Con qué actitudes y valores vamos a conseguir nuestro Propósito Compartido? Siendo éticos, respetando el conjunto de costumbres, normas y valores que rigen y valoran el comportamiento humano de las personas que constituyen la comunidad. Con Valentía, imprescindible para tomar decisiones, hablar y no callar ante conductas y comportamientos no acordes con los valores consensuados. Predicando con el ejemplo. Las acciones hablan más que las palabras y más que los carteles pegados en las paredes. En suma, aplicando en nuestras relaciones diarias nuestros Valores.

2. A nivel individual

2.1. ¿Por qué es importante tu opinión? Porque eres parte de este proyecto, porque tienes conocimientos y experiencias que aportar, porque necesitamos tus ideas para tener más certeza de lo que tenemos que cambiar y poder ser mejores, porque todos aprendemos de todos, porque necesitamos tu compromiso.

2.2. ¿En qué consiste tu trabajo? Una descripción de las tareas que realiza a diario según su interpretación.

2.3. ¿Qué importancia tiene tu trabajo para ti? Valor que le da a su trabajo, significado del trabajo, necesidad para vivir, una obligación o le gusta.

2.4. ¿Cómo lo estás haciendo?, ¿Estás satisfecho? Bien, regular, mal. Satisfecho o insatisfecho, ¿por qué?

3.5. ¿Hacia dónde puedes progresar? Motivación e ilusión por mejorar su trabajo. Ambición ética por crecer y ser mejor.

3.6. ¿Qué puedes hacer para progresar? Qué cambios propones para mejorar en tu trabajo. A nivel personal, qué cambios te propones para crecer a nivel profesional.

Una empresa donde el conjunto de las personas que la componen no cree ni se identifican con un Proyecto Común, no es empresa y, por lo tanto, no tiene futuro.

Suscríbete a nuestra newsletter