La información económica de los líderes

La multinacional apostó por un país plagado de incertidumbres políticas, con un dictador en declive y una transición por hacer

Ford se erige en Almussafes y ayuda a consolidar la incipiente democracia

Todo ello en medio de la crisis del petróleo que afectaba directamente al automóvil

Juan Carlos I y Henry Ford II | Imagen: Archivo E3

Si la implantación de la factoría de Ford España en València tiene una importancia indiscutible en el plano meramente industrial, el estudio del momento político, económico, estratégico y social en el que se produjo la decisión nos habla, casi cinco décadas después, de unos valores muy relevantes. Ford apostó por un país plagado de incertidumbres políticas, con un dictador en declive y una transición por hacer, y todo ello en medio de una crisis, la del petróleo, que afectaba directamente al automóvil. Así y todo, se hizo…, y ayudó de forma decisiva a cambiar la economía valenciana.

Cuando termina el año 2018 se habla con ribetes de inquietud de las difíciles condiciones del mundo del automóvil y de las decisiones laborales que se están tomando en la factoría de Ford en Almussafes. La torpeza con que el presidente del Gobierno ha planteado el horizonte de cambios que sus sueños persiguen para el año 2040, está lastimando sin necesidad al sector industrial más importante de España.

Con ello, no hace otra cosa que dar más valor a las decisiones que hombres de otra generación mucho menos frágil tomaron en la década de los setenta, cuando se confiaba en la industria, había fe en la determinación de los mercados, todavía se aceptaba un mundo industrial con chimeneas y, sobre todo, se hacían apuestas financieras con decisión y coraje.

El caso de la instalación en Almussafes de la planta de montaje de Ford España merece mucho más que un reportaje. Y habla de la determinación de un personaje, Henry Ford II -nieto del legendario fundador de la compañía-. que tomó decisiones muy valientes, teniendo en el consejo, como tenía, a personas de las finanzas y la economía mundialmente relevantes.

Porque apostar como él hizo por un país en el que un dictador estaba envejeciendo a ojos vista, invertir cuando las incógnitas superaban a las certezas, fue muy valiente, pero Ford lo hizo. Henry Ford II lideró como presidente la multinacional norteamericana, tras la retirada definitiva de su abuelo, hasta 1980, y falleció de neumonía siete años después.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter