La información económica de los líderes

AVA convocó una concentración de protesta para el viernes 14

El sector citrícola, dividido tras la reunión del pasado martes

"Debemos trabajar desde ya en una reestructuración del sector de cara al mercado global", anunció Rodríguez Mulero

 / 

El secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, preside la reunión sectorial del pasado martes. | E3

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) convocó el pasado miércoles una concentración de protesta ante las puertas de la conselleria de Agricultura para el viernes 14. La convocatoria se dio a conocer justo un día después de la reunión mantenida por el secretario de autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, con los representantes del sector citrícola.

AVA, junto a FEPAC y UVA- PV pretende visibilizar así a la dura crisis de precios que está arruinando a miles de productores valencianos durante la presente campaña. Economía3 realizó un seguimiento de las negociaciones del sector citrícola y pudo sondear la opinión de algunos de sus agentes más importantes; el secretario autonómico, la propia AVA y La Unió de Llauradors.

“El mundo de la citricultura no es el de hace 20 años”

Rodríguez Mulero declaró que “la situación de la campaña citrícola de este año no es especial. Esto es ya recurrente; llevamos 25 años diciendo que la situación es cada vez peor”.

“Otra cosa es la situación coyuntural de las campañas”, prosiguió Rodríguez Mulero. “cuando hay inclemencias meteorológicas. Antes de verano un problema de sequía que provocó calibres pequeños en las variedades tempranas, y luego una cuestión de pedrisco en sitios puntuales. Estas situaciones son específicas, hay veces que sí se dan y otras que no, y esta campaña ha afectado”.

El secretario autonómico remarca la necesidad del sector de encender las luces largas y planificar a largo plazo, sobre todo para hacer frente a la competencia procedente de países de fuera de la UE que las asociaciones han denunciado constantemente. “Por otra parte, el mundo de la citricultura no es el mismo que hace 20 años. Estamos en un mundo global, donde hay cítricos los doce meses del año, en cualquier sitio del mundo, y de eso no nos hemos querido dar cuenta. Hemos estado dejando pasar el tiempo, sin fijarnos que en otros países del mundo, como en el caso de Sudáfrica, en 3 años sean plantado 9 millones de plantones de mandarinas, por ejemplo. Se ha plantado el cítrico que ha considerado el mercado”.

“Esto no se soluciona de un día para otro”, advirtió Rodríguez Mulero. “Si nos ponemos a trabajar en serio, en 5-6 podremos reestructurar y empezar a generar una producción estable de entrada en el mercado. Pero eso requiere de una reforma de estructuras. El propio sector nos ha dicho que necesitamos reestructurar la productividad para hacerla viable. Hemos acordado crear una mesa de trabajo para que en un par de meses, como mucho, plantee cuáles son las principales condiciones que tenemos que abordar para que en un periodo de 5 años empecemos a tener una citricultura adaptada al mercado”.

Y todo eso sin descuidar la negociación abierta en Bruselas sobre la nueva Política Agraria Común (PAC) que se aplicará a partir de 2020. “No podemos tener unas condiciones diferentes a las de otros países que compiten con nosotros en el mismo mercado, que es fundamentalmente el europeo. Tenemos que exigir que las cuestiones de sanidad vegetal que debemos cumplir las cumplan también los países terceros que exportan a Europa, porque tenemos el riesgo cierto de que por otros puertos entren enfermedades”.

sector citrícola

Otra imagen de la reunión. | E3

AVA: Falta de medidas urgentes

AVA valoró positivamente la buena predisposición mostrada por la Conselleria, pero considera al mismo tiempo que “ante la gravedad de la situación que atraviesa la citricultura ya no bastan buenas palabras”, y señala que los únicos compromisos obtenidos se han limitado a facilitar préstamos bonificados, reclamar rebajas fiscales al Gobierno central y preparar un plan de reestructuración varietal, lo cual resulta insuficiente en su opinión.

La asociación no ve garantías de que se vayan a tomar las medidas que consideran necesarias para compensar a corto plazo las pérdidas sufridas en la campaña. Entre ellas se encuentran: Ayudas de mínimis; plan de reestructuración para las parcelas inundadas; retirada de 250.000 toneladas para aliviar el mercado en fresco; renegociación de los acuerdos comerciales, especialmente con Sudáfrica, y con los países del Cono Sur americano; establecimiento provisional de una cláusula de salvaguardia con los referidos países; reciprocidad de las normativas europeas en materia fitosanitaria y laboral respecto a terceros países; y potenciar el personal en Bruselas para que ejerza de lobby permanente en materia de comercio internacional.

Fuentes de AVA señalaron a Economíaque “los que han tenido la suerte de vender lo han hecho a peores precios que el año anterior. Eso se debe a que ha habido sobreproducción exterior y las distribuidoras se han aprovechado. Hay nerviosismo y los agricultores han tenido que malvender porque es un producto perecedero, y los precios de la industria, que van a zumo, son menos de la mitad que el año pasado. Se está aprovechando de la situación de manera inmoral al ofrecer precios de miseria. Ni siquiera cubre gastos”.

Coinciden con la visión del secretario autonómico de que las medidas a largo plazo son necesarias, “pero necesitamos soluciones inmediatas y urgentes, de ahí el acto de protesta. Hay que tener en cuenta que el agricultor que ahora arranca, hasta dentro de 4 o 5 años no vuelve a tener una producción viable. ¿Qué hacer mientras?”.

La Unió: “La administración autonómica tiene competencias mínimas”

Carles Peris, presidente de La Unió de Llauradors, declaró que ” en principio no vamos a respaldar la protesta porque pensamos que los problemas reales que tiene hoy la citricultura son estructurales, y la mayor parte de las dificultades del sector no son competencia autonómica, sino más del ministerio y Bruselas, donde nos estamos jugando el futuro de la citricultura. Ahí se negocian esos acuerdos tan perjudiciales para la agricultura mediterránea, con competencia desleal por parte de países terceros. Vamos a intentar coordinar a todas las organizaciones estatales para manifestarnos de forma más coordinada. Entendemos que la administración autonómica tiene mínimas competencias en este sentido”.

Al contrario que AVA, valoró positivamente la reunión del pasado martes, “siempre y cuando para las medidas estructurales que se han aprobado hayan suficientes fondos de la administración autonómica destinados, por ejemplo, al plan de la reconversión varietal. También para reforzar la oficina europea de la Comunitat para ejercer de lobby”.

Del mismo modo, Peris también se mostró moderadamente satisfecho con las mediadas tomadas en corto plazo tras la pérdidas de la campaña. “Las medidas coyunturales como la rebaja de los módulos fiscales, son cosas que se vienen haciendo los años que hay inclemencias meteorológicas. Normalmente están bien consensuadas, bien armadas y se aprueban. El IBI de los ayuntamientos también puede favorecer al productor, si a los ayuntamientos les compensa el estado, algo perfectamente asumible. En ese sentido, estamos bastante contentos”.

Como todos los demás, el sector citrícola deberá estar preparado para un entorno más global y cambiante. Al menos, todas las partes coinciden en que el cambio debe empezar desde ya: hay que subir el nivel de investigación e innovación para incluir nuevas variedades que duren todo el año. El esfuerzo no es pequeño.

 

Suscríbete a nuestra newsletter