La información económica de los líderes

El capital internacional invierte en el sector cerámico

La firma escocesa Victoria PLC adquiere la cerámica Saloni por 97 millones

La firma británica asume también las obligaciones del pasivo de la azulejera castellonense y se compromete a mantener los 500 puestos de trabajo

 / 

La fima Saloni pasa a manos del grupo Victoria PLC.

El grupo escocés Victoria PLC abonará 97 millones por la adquisición de la empresa cerámica Saloni, de Mosaiq antigua Obinesa. Asimismo, la operación de compra conlleva que la firma británica se haga cargo de las obligaciones del pasivo circulante de la empresa, además comprometerse a mantener los 500 puestos de trabajo de esta empresa creada por la familia Batalla en 1971.

Saloni tiene sus instalaciones en Sant Joan de Moró (Castellón) y era parte de la constructora Lubasa a la que abastecía de baldosas para sus obras, sin obviar atender suministros a terceros.  

En 2017, en pleno proceso de reestructuración del Grupo Batalla,  el grupo inversor Atitlan se hizo con el 55 % de las acciones de Obinesa, la empresa que agrupaba a todo el conglomerado empresarial de la familia Batalla, al asumir parte de la deuda financiera del grupo. De esta manera, y mediante la unión de Obinesa y Atitlan se creó Mosaiq Grupo Empresarial, a quien Victoria PLC compra ahora Saloni.

Victoria PLC, dedicada hasta ahora, y de manera principal, a la fabricación de moqueta, quiere entrar en el sector cerámico y ya en 2017 adquirió la castellonesa Keraben y la italiana Ceramiche Serra.

En la actualidad, Saloni es una de las empresas más relevantes del sector azulejero español y comercializa sus productos en más de 100 países, en muchos caos a través de tiendas propias repartidas por España, Francia, Gran Bretaña y Portugal, en las que se ha centrado gran parte de su estrategia de crecimiento a nivel comercial. Además cuenta con unas instalaciones productivas de más de 270.000 metros cuadrados.

Según fuentes del sector, Saloni creció en el último año al implementar una línea de revestimiento que aumentó su capacidad productiva un 20 por ciento. Eso hizo que la facturación fuera un 9,1 por ciento más que en 2016, hasta situarse en 115 millones de euros.

La industria del azulejo era objeto de deseo de grandes grupos inversores internacionales, como corroboran informes de la consultora KPMG recogidos en este medio. Y las azulejaras de Castellón atraen la inversión de fondos de capital privados por su alta rentabilidad. La adquisición de Saloni por Victoria PLC es un ejemplo de esta situación.

Suscríbete a nuestra newsletter