La información económica de los líderes

Para una Comunitat Valenciana mejor

10 propuestas para mejorar la vida urbana en la Comunitat

 / 
Archivado en: 

En el entorno de la vida urbana, se ha consolidado el concepto de “ciudad inteligente”: respetuosa con el medioambiente, de crecimiento sostenible y con gran implantación tecnológica. ¿Las capitales de la Comunitat están listas para no quedarse atrás en el desarrollo de las ciudades del futuro?

01. En la actualidad, los operadores del sector inmobiliario se han dotado de los recursos y los procesos necesarios para evitar caer en los errores del pasado y se han implementado prácticas y medidas de actuación que buscan evitar los excesos que se cometieron hace unos años. Todos hemos aprendido la lección.

02. La Comunitat Valenciana tiene que ser un referente europeo en Smart City. Disponemos de plataformas muy potentes y una serie de aplicaciones y visores a disposición de la ciudadanía, que puede acceder a la información en tiempo real e interactuar con su Administración más cercana.

03. Debe garantizarse el presente y el futuro digital de los municipios de menos de 10.000 habitantes, y deben hacerlo las diputaciones o cualquier otro ente público.

04. En el medio y largo plazo, las viviendas serán de consumo energético cero, siguiendo las directrices europeas. Tendrán mayor personalización en cuanto a tamaño y distribución. Además, serán más caras debido a las dos razones anteriores y la excesiva burocratización del sistema.

05. Existe un consenso amplio entre los urbanistas a favor de la ciudad compacta con densidad media/alta. Esto no significa ciudades sin zonas verdes o equipamientos, sino un urbanismo en el entorno de las 100 viviendas por ha. , que permite un nivel de dotaciones suficiente y optimiza el uso del suelo y de las redes de servicios. La ciudad de baja densidad debe quedar limitada a zonas turísticas o a entornos metropolitanos con transporte público cercano.

06. El denominador común en transporte urbano colectivo será que los vehículos sean accesibles, cada vez menos contaminantes y dotados de medios tecnológicos propios de los sistemas inteligentes de transporte, que procuren una información veraz e inmediata a los usuarios y al control de la prestación de los servicios.

07. En la movilidad urbana, la prioridad es el peatón (dado que la mayoría de los desplazamientos se realizan caminando), luego el transporte público, después los vehículos no contaminantes y en cuarto lugar los contaminantes. Debe organizarse la ciudad según esta jerarquía.

08. Hoy no es aceptable que el 95 % de las mercancías se muevan en camión. Se debe apostar por un cambio en los modos de transporte incentivando el ferrocarril y el uso de los combustibles limpios en el transporte marítimo y terrestre.

09. Las adquisiciones de flota para el transporte colectivo o la progresiva instalación de puntos de recarga eléctrica en espacios públicos para vehículos particulares facilitarán la incorporación de unidades híbridas y eléctricas a la circulación.

10. El gran reto del transporte público es afianzarse como un modo de transporte capaz de dar un servicio de calidad, adaptado y flexible. Para ello, serán necesarios equipos de transporte grandes para dar respuesta a los flujos de demanda intensos y, a su vez, contar con unidades más pequeñas para recorridos más cortos y con una demanda más dispersa, que minimicen los tiempos de espera de los usuarios.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter