Los consumidores se muestran divididos por el uso comercial de sus datos

Los consumidores se muestran divididos por el uso comercial de sus datos

Disponer de datos es imprescindible para los vendedores a la hora de proporcionar a los clientes lo que necesitan o desean. Sin embargo, los consumidores se muestran divididos sobre el uso comercial de sus datos, según concluye el informe de PwC Consumer Insights Survey 2018.

El estudio parte de la realización de 22.481 cuestionarios en 27 países, de los que 1.000 se han realizado en España. Los resultados señalan que el 37% de los compradores españoles dicen confiar de los retailers cuando recopilan datos sobre sus interacciones en el entorno online, porcentaje que sube al 41% en el entorno mundial. Los que, por el contrario, desconfían de ese uso, se elevan al 34%, un 30% en el mundo.

Respecto al uso de tecnologías que permiten a los retailers identificarles cuando estén cerca de sus negocios, el 30% de los españoles contesta que les parece bien, mientras que el 41% se muestra en desacuerdo.

La confianza en la marca importa
Respecto a qué factores motivan la compra, a parte del precio, el 38% de los consumidores en España -35% en el mundo- señala la confianza en la marca como la principal razón que les hace decantarse por uno u otro retailer. Le sigue el que vendan cosas que no pueden encontrar en otro lugar -33%- y que tengan lo que quieren en stock -31%-, por un 27% y 37%, respectivamente, a nivel global.

uso comercial

De hecho, estos tres factores arriba mencionados desbancan del podio a la ‘buena localización’ del negocio, que tradicionalmente ha sido una de las principales razones a la hora de escoger un retailer determinado. A la hora de encontrar inspiración antes de la compra, el estudio refleja el peso de las redes sociales y el entorno online: el 48% de los consumidores se fija en las redes sociales, tanto en las tradicionales como en las visuales, y el 31% en las web multimarca, señala el informe de PwC

Los posibles riesgos de la compra online
El informe concluye que los consumidores españoles están preocupados por todo lo relacionado con la seguridad de sus compras online. Para evitar sustos toman las siguientes medidas: el 59% elige métodos de pago de confianza al adquirir sus productos en Internet; el 49% navega solo a través de páginas fiables o legítimas y el 40% usa tarjetas de crédito con seguro de compra protegida. Otras precauciones, aunque menos habituales, son disminuir la cantidad de datos que se aportan al comprar o evitar la utilización de dispositivos de Inteligencia Artificial (como puede ser Amazon Echo).

La entrega

La encuesta señala que a los consumidores les preocupa más la forma y la velocidad de las entregas que quién la realiza realmente. Cuando se les interroga sobre la posibilidad del uso de drones para la entrega en un futuro próximo, el 35% de los encuestados en España no considera esta opción; mientras que el 20% lo tiene en mente pero para productos de poco valor y solo un 16% para cualquier artículo.

Durante los últimos años, el comercio minorista ha estado explorando nuevas formas de proveer servicios y productos relacionados con la salud. Así, empresas no relacionadas tradicionalmente con este sector se han ido introduciendo y la confianza de los consumidores en ellas se va incrementando año a año.

En España, por ejemplo, un 44% de los consumidores confiaría en un proveedor no tradicional de salud para una consulta médica, vacunarse y ponerse inyecciones o para obtener algún tipo de consejo en relación a su dieta. Por el contrario, solo el 26% confiaría en estos establecimientos para hacerse resonancias magnéticas, pruebas de rayos X o de ultrasonidos.