José Antonio Pérez, jefe del Servicio de Financiación de la UPV:

“El Gobierno está incumpliendo el principio de lealtad presupuestaria”

La infrafinanciación eleva diez puntos la deuda de la Comunitat desde 2009

Archivado en: 

José Antonio Pérez, jefe del Servicio de Financiación y Presupuestos de la Universitat Politècnica de València, y Juan Pérez, ténico del Ivie, han cuantificado las consecuencias del sistema de financiación autonómico actual que el Gobierno está aplicando, durante el seminarioImpacto de la aplicación de sistema de financiación sobre los recursos de las CCAA”, organizado por el Ivie en colaboración con la Generalitat.

En el caso concreto de la Comunitat, esta ha ingresado un 13% menos de lo que le correspondería como consecuencia de la infrafinanciación que llega sufriendo desde 2009. “No se está cumpliendo el articulo nueve de la ley de estabilidad presupuestaria, que apunta al principio de lealtad, porque el Estado no está valorando que sus actuaciones puedan provocar problemas operativos sobre las CCAA“, ha manifestado José Antonio Pérez.

Los expertos también han querido alertar sobre el efecto que hubiera tenido su buena aplicación sobre la deuda autonómica. En general, entre el periodo 2009 y 2015 la deuda de las CCAA, que pasó del 9% al 25%, se habría reducido al 16,8%. En la Comunitat, por su parte, la deuda actual sería 10 puntos porcentuales inferior y en vez de suponer el 41% actual del PIB ascendería al 31%.

Analizando las causas concretas que han originada la infrafinanciación de las autonomías, la sobreestimación de la recaudación en 2009, en primer lugar, causa una distribución de 5 mil millones menos al año. “Por otra parte, los estímulos fiscales frenaron la recaudación de 40.354 millones y la incorporación de las comunidades forales a la recaudación estatal habría supuesto un incremento de 9.842 millones para el resto de autonomías de régimen común“, ha apuntado el técnico del Ivie.

Con ello y algunos cálculos adicionales derivados de desafortunada puesta en funcionamiento, el efecto global asciende a 84.518 millones que las CCAA han dejado de percibir. “Las CCAA tenemos discrepancias, pero son mucho menos sustantivas que los acuerdos. Sin embargo, es verdad que en el tema de cómo dividir o gestionar la deuda despierta controversia. Nosotros defendemos que al menos se tendría que compensar la deuda derivada de los problemas operativos“, ha concluido José Antonio Pérez.

Suscríbete a nuestra newsletter