La Diputación de Castelló obtuvo 15,8 millones de superávit en 2017

Javier Moliner (izquierda) con el diputado de Hacienda, Salvador Aguilella.

La Diputación de Castelló cerró 2017 con 15.863.328,58 euros de superávit, lo que le ha permitido cumplir con el objetivo de estabilidad presupuestaria y reducir además la deuda en 9,5 millones de euros. Una deuda que el equipo de gobierno de Javier Moliner ha rebajado en un 92 por ciento en cinco años.

La buena situación económica permite a la institución reducir la partida presupuestaria destinada a pagar los intereses a los bancos por los préstamos solicitados. Así, mientras en 2012 hubo que invertir 3,9 millones de euros al pago de los intereses de los 140 millones de euros que debía la corporación tanto a los bancos como al Estado, ahora esa obligación es de apenas 200.000 euros, tras reducir la deuda acumulada a 49,6 millones de euros.

El diputado responsable de Hacienda, Salvador Aguilella, apunta que la situación financiera de la institución es consecuencia de “gestionar bien los recursos nos permite invertir más en los pueblos y atender mejor las necesidades de los castellonenses”. De esta manera, la Diputación ha logrado este superávit sin incrementar las tasas y aumentando los servicios.

Aguilella destaca que los gastos corrientes crecieron el año pasado “un 4,52 por ciento» respecto al 2016 «y las inversiones un 2,96 por ciento”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter