El Parlamento Europeo se pronuncia contra una guerra comercial con EEUU

Archivado en: 

Inmaculada Rodríguez Piñero, eurodiputada valenciana

Los grupos políticos del Parlamento Europeo consideran que la UE no debe lanzarse a una guerra comercial, pero sí defender a sus ciudadanos. Así se han pronunciado los eurodiputados ante el aumento arancelario anunciado por Washington.

Los europarlamentarios califican de injustificadas las medidas del gobierno Trump de imponer nuevos aranceles al acero y al aluminio aduciendo motivos de seguridad nacional. En este sentido, los grupos se mostraron a favor de negociar una solución con el objetivo de eliminar el exceso de capacidad en el mercado del acero, así como poner coto al dumping que promueven algunos países.

En el debate se planteó que, si el diálogo no fructifica, la Comisión tome medidas firmes, pero proporcionadas con el fin de respetar la normativa comercial internacional, tal y como señaló la eurodiputada valenciana Inmaculada Rodríguez Piñero durante su intervención.

Otra de las propuestas fue instar a la UE a unirse con otros países afectados por la medida y luchar contra el proteccionismo, si bien algunos eurodiputados consideraron legítimo que Trump proteja mediante esta medida a los trabajadores metalúrgicos de Estados Unidos.

El vicepresidente de la Comisión, Jyri Katainen, mostró su confianza en que la UE quede excluida del aumento de aranceles, teniendo en cuenta que sus exportaciones no perjudican a la industria metalúrgica norteamericana. Añadió que ya se han iniciado las conversaciones con Estados Unidos para reducir el exceso de capacidad.

Por último, la responsable europea de Comercio, Cecilia Malmström, aseguró que la UE no desea una escalada, ni comparte la opinión de que las guerras comerciales son fáciles de ganar. Pero si las exportaciones europeas no quedan fuera de las restricciones estadounidenses, habrá “una respuesta firme pero proporcionada”.

Tres vías de acción
Sin embargo, según el último informe publicado por Cámara de Comercio de Valencia, la Unión Europea podría estar barajando tres vías de acción. La primera sería llevar a EEUU al tribunal de resolución de conflictos de la OMC. En segundo lugar, la UE podría establecer aranceles compensatorios sobre determinados productos estadounidenses.

La tercera y última consistiría en establecer aranceles temporales sobre el acero y el aluminio que entra en la Unión Europea, para prevenir la desviación de comercio de dichos productos procedentes de China y reducir su impacto en la producción nacional, sobre todo en Alemania e Italia.

El nuevo proteccionismo de Trump

La política proteccionista de la Administración Trump ha dado un nuevo paso con el establecimiento de forma unilateral de aranceles sobre las importaciones de aluminio y de acero, del 10% y 25% respectivamente.

El efecto neto de beneficios y costes de la aplicación de los aranceles es todavía incierta y solo se sabrá a medio plazo. No obstante, a medio y largo plazo, de seguir aumentando la tensión comercial internacional, las mayores perjudicadas van a ser las grandes empresas multinacionales estadounidense cuyo mayor porcentaje del negocio está fuera de Estados Unidos y podrían verse afectadas directamente por las respuestas de China, la Unión Europea y otros países a la medidas proteccionistas de Trump.

Asimismo, el mayor coste lo va a sufrir la credibilidad y capacidad de las instituciones internacionales que tratan de facilitar y estimular el comercio internacional para evitar las guerras comerciales de los años 30 del siglo XX, así como evitar la posibilidad de entrar en una espiral proteccionista, cuando otros países respondan a esta medida con decisiones proteccionistas similares.

Suscríbete a nuestra newsletter