La información económica de los líderes

Ureta (Renta 4): “Los bajos tipos están produciendo complacencia con el riesgo y eso no es bueno”

2017-Oct-Renta4-Juan-Carlos-Ureta-2

Renta 4 Banco es miembro de la Bolsa de Valencia. La entidad gestiona en esta plaza financiera cerca de 500 millones de euros en activos a través de casi 6.500 cuentas en sus oficinas de Valencia, Castellón, Alicante, Cullera y Elche. Juan Carlos Ureta, su presidente, charla con Economía 3 sobre los cambios que sufrirá la asesoría financiera cuando entre en vigor Mifid II el 1 de enero de 2018 y también sobre las tendencias de los mercados de capitales y sus productos, la influencia de los tipos de interés sobre la actitud inversora y el riesgo y, cómo no, sobre la situación económica y la influencia de la política en esta.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– Recientemente afirmó: “El ahorrador se ha convertido en un inversor en España”. ¿Hasta qué punto están preparados los inversores de a pié para detectar el nivel de formación de un asesor financiero?

Si hablamos del ahorrador medio, no conoce el mundo de la inversión. Su primera experiencia suele ser, normalmente, ir a una entidad financiera para invertir porque el depósito no le da suficiente rentabilidad.

2014-marzo-Renta4-JC-Ureta-presidente02– ¿Esa es la razón por la que en España al inversor particular le cuesta pagar por la asesoría financiera? Se ha avanzado poco en la popularización y uso de esta función.

En España hay una cultura de no pagar por el asesoramiento financiero muy antigua. Siempre ha habido un modelo en el que la banca te ofrece un producto donde van todos los gastos juntos, a veces de forma transparente y otras no. Pero una cosa no tiene que ver con la otra. No creo que el cliente español estuviera dispuesto a pagar por una altísima cualificación en la asesoría financiera.

– ¿Qué implicación están teniendo los bajos tipos de interés para la evolución de la bolsa y las decisiones de inversión?

La principal la estamos viendo ya: creo que se ha perdido la sensación de riesgo y eso puede ser peligroso. Al ahorrador, lógicamente, el 1 % de rentabilidad le parece poco.

Eso está produciendo cierta complacencia con el riesgo por parte de todos; también de la propia industria. He oído decir a algún gran banco que su estrategia para este año era desarrollar productos estructurados y en 2008 estos productos parecían la madre de todos los problemas.

No tengo nada contra los estructurados, pero para comercializarlos en masa no los veo. Al final, vamos a repetir la historia que siempre se ha producido cuando ha habido mucho dinero y barato.

Ureta: “La desconfianza crea fragilidad financiera” 

Sentencias por malas prácticas

– ¿Cómo están afectando a los asesores financieros las abundantes sentencias judiciales por malas prácticas de los bancos?

Creo que a los tribunales a veces les llegan temas con opiniones ya formadas del Banco de España o de los supervisores, y otras, directamente. Hay una tendencia por parte de la opinión pública de echar la culpa a las entidades financieras. Eso deriva a veces de las malas prácticas de antes de la crisis.

Si el cliente tuviera más cultura financiera y se cumpliese la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (Mifid), los tribunales deberían entender que está mejor informado y, si se han cumplido esas normas, eso evitaría esa condena sistemática de las entidades que hay ahora.

– ¿A qué atribuye esa tendencia?

Es una tendencia de la opinión pública a partir de la crisis económica y que es muy negativa para la banca. Y los jueces no dejan de ser ciudadanos.

– ¿Ve cierta contaminación de los jueces?

Yo no le llamaría contaminación. Vives en el mundo, hablas con otros ciudadanos, lees la prensa y la opinión es muy negativa para la banca. Cuando un juez ve los casos de las cláusulas-suelo, por ejemplo, no deja de tener esa opinión en la cabeza.

2014-marzo-Renta4-JC-Ureta-presidente03– ¿Eso es extensivo a los asesores financieros no bancarios?

En general, sí. Hay una opinión negativa de todo lo financiero.

– ¿De qué va a depender que eso cambie?

De que las entidades financieras consigan restablecer su imagen de buenas prácticas, lo que va a llevar su tiempo. Y también de que se entienda que las entidades financieras tienen una responsabilidad y el propio ahorrador-inversor tiene la suya. No se si eso lo va a conseguir la Mifid II.

Desde diferentes instancias se opina que el efecto de Mifid II se va a diluir y el inversor no va a notar grandes beneficios cuando entre en vigor en enero de 2018.

Parece que en nuestro país se están articulando dos posturas respecto a los nuevos requisitos de formación de los asesores financieros que exige la implantación de Mifid II: la de quienes quieren formación interna limitada y no certificada –la mayor parte de la banca–, y la de quienes quieren una formación de máximos y certificada externamente, como la mayoría de las firmas independientes.

– ¿Qué tendencia cree que se acabará imponiendo y cuál es la postura de Renta 4?

Nosotros estamos con la certificación externa. De hecho, en este momento más de un 70 % o 75 % de nuestro personal ya está certificado externamente con la ayuda del Instituto Español de Analistas Financieros y de otras entidades. Todo el mundo que atienda al público en Renta 4 tendrá certificación o no le asesorará. Quiero pensar que la certificación tenderá a ser externa. La autocertificación me parece algo extraño, con todos los respetos para quien la haga.

Servicios de inversión

– ¿Cómo ve la oferta y la demanda de servicios de inversión en relación al contexto europeo, desde la modernización legal de los mercados financieros hace ya 25 años?

Ha evolucionado mucho, pero todavía no es equiparable a los países de nuestro entorno. Se han ido creado gestoras ‘boutique’ e independientes, y otras más grandes, como las bancarias. También ha crecido la oferta en fondos internacionales: me atrevo a decir que somos el país más abierto en esto, con la proporción de uno nacional por cada tres internacionales. Eso es una muy buena oferta.

La conversión del ahorrador en inversor en España se ha visto este año de una forma más clara, con un crecimiento muy importante de los fondos. El hecho de que los depósitos den muy poca rentabilidad ha hecho que el ahorrador se vuelva hacia los activos financieros. De todos modos, también hay que decir que los depósitos en España están en máximos históricos: cerca del trillón de euros. Ha subido el ahorro y da para todo.

– ¿Qué opina de los “robo advisor”?

Como toda novedad, siempre es bienvenida aunque, en este caso, no lo es tanto: son carteras modelizadas de fondos para perfiles inversores concretos. Son un poco como el ‘low-cost’ de la inversión. Siempre lo equiparo al mundo de las aerolíneas, donde el ‘low-cost’ ha permitido a mucha gente viajar y eso es positivo. No viajas tan cómodo como en primera clase, pero puedes viajar.

Los “robo advisor” son una oferta paquetizada para una demanda masiva. Lo bueno de la inversión automatizada es que da más facilidad de acceso al ahorrador nuevo. Y si tienes un patrimonio pequeño, te ofrece un producto adecuado y barato. Y eso es bueno.

Proyecto de Renta 4 Banco

– ¿Cuáles son los proyectos a corto y medio plazo de Renta 4?

Ahora tenemos 62 oficinas en España, más tres en Chile, Perú y Colombia. Estamos creciendo muy bien en activos y gestionamos unos 18.000 millones. Las redes siguientes a las nuestras son bancarias y tienen más de 700 oficinas y están en esos niveles de activos.

El negocio va a ser muy digital, pero la presencia con oficina tiene un componente de marca y de imagen. No vamos a abrir muchas más, aunque siempre estamos mirando emplazamientos. Bilbao y Barcelona darían para alguna oficina más, por ejemplo. A lo mejor abrimos alguna el año que viene, pero estaremos en 70 o 75 oficinas como máximo.

– ¿Y en líneas de productos?

Nosotros ya nos hemos convertido en un banco de gestión de patrimonios desde el bróker que fuimos hace 25 años. Estamos reformulando toda la oferta teniendo en cuenta la Mifid, por razones normativas y de cambio del cliente. Tenemos que cambiar incluso el lenguaje con el cliente. Vamos a tener que ir a perfiles de cliente y a concretar mucho con el test de idoneidad y de conveniencia. Y tener clasificados todos los productos de acuerdo con los perfiles, con una etiqueta Mifid.

– ¿Eso va a aclarar el mapa de los operadores?

No lo sé, pero Mifid significa más costes y menos ingresos y, si lo haces mal, más sanciones. Eso apunta a un entorno más complicado.   

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter