La información económica de los líderes

R. Milán (Nunsys): “Industria 4.0 significa que la tecnología se ha democratizado”

2017-junio-nunsys-Roberto-Milan-1Roberto Milán, director de Industria 4.0 de Nunsys

“Una empresa, esté en el sector que esté y haga lo que haga, no puede evadirse de la transformación digital”.

Roberto Milán, director del área de Industria 4.0 de Nunsys, una de las mayores TIC de la Comunitat, se muestra así de rotundo. Pero, incluso desde su posición, mantiene la capacidad de asombro que podría tener cualquiera que siga el vertiginoso avance de la transformación digital. “Sigo viendo cosas que pensaba que la tecnología no podía hacer, como detectar cualquier componente que no se quiera que esté en un producto de alimentación. La Visión Artificial es muy interesante. Los Sistemas de Gestión de Plantas (sistemas MES, por sus siglas en inglés) permiten conocer en tiempo real cómo están todas las plantas de una compañía aquí, en China, en Brasil, donde sea. Proporcionan una información muy interesante sobre cuáles son las eficiencias de cada planta, línea, operario, turno o producto que se fabrique, de manera que se puedan calcular las rentabilidades con exactitud”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– Se tiene la sensación de vivir un cambio de época: de la crisis a la Industria 4.0.

– Es lo que veo todos los días desde hace un año o año y medio. Y a nivel de capacidad de inversión, presupuestos y proyectos realizados para mejorar el entorno productivo, desde hace menos, incluso.

Es muy poco tiempo…

– Industria 4.0 significa que la tecnología ayuda a hacer muchas cosas que antes no se podían hacer, y además se ha democratizado; es decir, lo bueno es que ya no es una excusa ser pyme para no ser competitivo: pueden ser muy competitivas e ir a grandes mercados.

Otra cosa que encuentro es que tampoco es excusa ser europeo. Ahora, cuando se automatiza una planta de producción, la mano de obra cada vez pesa menos y, por tanto, muchas empresas pueden seguir fabricando o volver a producir en Europa. De hecho, las fábricas tienden a ubicarse donde van a tener el consumo. Adidas acaba de abrir dos plantas en las que va a producir zapatillas fabricadas 100 % con impresión 3D y sus centros productivos están en Alemania y EE.UU. Por tanto, son grandes noticias para el sector industrial.

– ¿La velocidad va a seguir aumentando sin fin? ¿Se aventura a hacer esa predicción que nadie se atreve a hacer?

– Estoy seguro de que en 2030 echaremos la vista atrás a 2020 y nos parecerá que estábamos en el Pleistoceno. El 65 % de los niños que están hoy en la escuela van a trabajar en profesiones que ahora desconocemos. Son datos que dan a entender que la velocidad de la tecnología es superior a cualquier otra. Lo que incluye cambios en los modelos de negocio.

– ¿Es posible que, si no en 2030, en 2040, se estabilice la situación?

– Puede que a nivel de Industria 4.0 el mayor punto de aceleración sea ahora. No creo que se mantenga porque, en muy pocos años, se llegará a la fábrica automatizada, hiperconectada e inteligente. Una vez se llegue ahí, seguirá la evolución, como en todo, pero el modelo se habrá asentado.

2017-junio-nunsys-Roberto-Milan-2

Ayudar a que nadie quede atrás

– Hay cierto miedo entre un “gap” de personal que no se siente lo bastante joven para aprovechar este cambio ni demasiado mayor para que no le afecte negativamente. ¿Qué les diría?

– Es una realidad. Hay una brecha generacional en las personas que trabajan en las empresas. De hecho, diría que no solo industriales, sino que ese problema existe en cualquier empresa. La gente más joven aparentemente está más preparada para el uso de las nuevas tecnologías, y a los más mayores, cuando ejecutamos productos, les damos una formación para que se adapten y saquen el máximo rendimiento de las herramientas instaladas.

¿De ahí la condición de partner con que se autocalifica Nunsys?

– Sí, a nosotros nos gusta llamarnos socio tecnológico, como indica nuestro eslogan. Siempre vamos a largo plazo.

Incluso diría que somos especialistas en transformación digital. Como me gusta decir, el empresario que no tenga claro que tiene que apalancarse en las tecnologías de la información para ser competitivo, que venda la empresa hoy. Que no espere, porque no va a ser competitivo. Por eso, en Nunsys nos gusta ser el socio tecnológico: ayudar a esas empresas que tienen en el core del negocio a una serie de personas muy capacitadas para lo que hacen, pero que no son expertos en tecnología. Por eso necesitan un partner que les apoye para ejecutar sus proyectos. Es nuestro día a día.

Por otro lado, se habla de nativos digitales o millenials como si a los que somos más mayores no nos fuera a alcanzar la tecnología. Aunque nos hagamos mayores, la tecnología nos coge antes. Se empapa en todo lo que hacemos. Es imposible que no sea así.

– ¿Tiene Nunsys una metodología estándar?

– Sí. De hecho, yo dirijo otra área aparte de la 4.0, llamada Smart, en la que implantamos una metodología basada en un plan director. Planteamos una hoja de ruta a las compañías en la que identificamos los pasos que va a tener que dar y a qué subvenciones puede acceder y la dotamos, además, de especialistas que supervisan el éxito de su transformación digital.

Todo consiste en implantar las soluciones que consideramos que más rendimiento le van a dar al cliente y siempre con nuestro acompañamiento. Nunsys tiene en su ADN permanecer mucho tiempo con el cliente.

2017-junio-nunsys-Roberto-Milan-3– ¿Qué labores de vigilancia tecnológica lleva a cabo Nunsys?

– Tenemos acceso a algunas herramientas de análisis de mercado que utilizamos constantemente y entre ellas está el servicio de vigilancia tecnológica interna. Todo va a tal velocidad que, si ya nosotros debemos hacer un esfuerzo por estar al corriente, imagínese lo que le cuesta a un cliente. Tenemos que estar al día sobre lo qué va a ocurrir. Porque las cosas se democratizan más, todo es más económico y eso obliga a estar al corriente de qué soluciones asequibles se pueden dar a las compañías.

– ¿Nunsys desarrolla sus productos propios?

– Contamos con una cartera amplia de productos propios, desde Traceus para la gestión de rutas escolares, Run to the Moon para promover el deporte o WoW para potenciar la comunicación y la felicidad en la empresa. Ya dentro de I4.0 disponemos de soluciones propias de Visión Artificial para empresas de alimentación, cerámica o automoción. Por ejemplo, hemos ejecutado un proyecto de alimentación en el que indicamos si una avellana que se va a recubrir de chocolate está amarga o no. Por supuesto, detectamos en general cualquier proceso de cromado, pintado, defecto en pieza, etc. y todo de manera muy económica.

Inteligencia artificial y big data

Se dice que el próximo elemento en entrar en juego será la inteligencia artificial (IA) a partir del uso del big data, el volumen de información que se genera en internet: de nuevo, se acelerará todo aún más. ¿Nunsys está preparada?

-Creo que el big data y la IA son el futuro. Hemos integrado recientemente una empresa especialista en big data, son muy buenos y no hay compañía que pueda prescindir del big data en los próximos cinco años. Lo tengo clarísimo. Ni de la IA. Las máquinas que nos ganaban al ajedrez ya pasaron a la historia: ahora nos ganan al póker. El cerebro humano es una supermáquina con un ratio de aprendizaje muy rápido. Pues bueno, la IA ya aprende al 60 % de velocidad cerebral, cuando hace dos años no era ni al 1 %. En 2020 estará al 100 % o más. A pesar de nuestra gran capacidad de aprendizaje, es imbatible. Hay que asumirlo, aprovecharlo y sacarle el máximo rendimiento para las compañías.

Cuéntenos un caso de éxito que provenga de un reto particular por la tipología de empresa, por ejemplo, que exigiese un esfuerzo extra.

Las soluciones de Industria 4.0 son variadas, con un porfolio amplio. Cada una de ellas resolverá una serie de retos que suelen tener las empresas. Por ejemplo, implantamos soluciones de planificación y secuenciación de producción que permiten a nuestros clientes ser mucho más competitivos. Nuestras soluciones prevén cuál va a ser su demanda, con un módulo para ello, con lo cual planifican mejor sus compras y sus recursos humanos y productivos. Les permiten ser competitivos en unas condiciones de mercado, provenientes de la globalización, en las que uno no se puede permitir el lujo de no serlo. Esas soluciones que se están implantando en una gran variedad de clientes y son muy potentes, siempre mejoran el core de cualquier negocio: fabricar siendo eficientes.

Para ser más concretos, tenemos el caso de una pequeña empresa de Ibi a la que hemos planteado un cambio de modelo de negocio, que ahora les permite competir con los gigantes alemanes. Hacían robots y moldes para inyección de plástico, vendían las máquinas y no sabían qué pasaba con ellas. Ahora, gracias a la utilización de unos sensores saben en tiempo real el estado de todas las máquinas que han vendido, con lo que han pasado a vender servicios, ya no solo producto.

– ¿Y para sectores más tradicionales?

– No hay pyme que pueda permitirse no tener una transformación digital hoy en día. Hemos implantado una solución de gestión de producción en una empresa que hace encaje de bolillos, en Alborache. Gracias a ella, ahorra muchos costes y minimiza mermas. Es una empresa muy, muy pequeña. Industria 4.0 trae buenas noticias a todo el sector industrial español.   

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter